Inicio Encarcelaron a dos madres y un padre por denunciar abuso a sus hijas e hijos

Encarcelaron a dos madres y un padre por denunciar abuso a sus hijas e hijos

Luego de que madres y padres de familia denunciaron que en el preescolar de la escuela católica Guadalupe, en Ocotlán de Morelos, sus hijas e hijos fueron víctimas de pornografía infantil por parte del fotógrafo Norberto Dionisio Martínez Luis, el presunto responsable del delito acusó a progenitores de sus víctimas de robo y algunos fueron encarcelados.

El fotógrafo había sido acusado por las madres y padres ante la Fiscalía Especializada en Delitos Sexuales y contra la Mujer, por lo que se inició la averiguación previa, 182(DS)/2008, en donde se indica que Norberto Dionisio Martínez Luis tomó imágenes de las y los niños de cuatro años de edad, parcialmente desnudos, con la ayuda de una señora de nombre Minerva Díaz Torres, en un aula de la sección de preescolar del colegio Guadalupe, administrado por las Hermanas Mercedarias del Santísimo Sacramento.

Sin embargo, de acuerdo con el abogado de las víctimas, Alfredo Peralta Orozco, la Fiscalía Especializada en Delitos Sexuales y contra la Mujer no ha podido consignar la averiguación previa porque el fotógrafo interpuso un amparo en el Poder Judicial Federal al ser rechazada su petición de requerir la intervención de un psicólogo para examinar el estado mental de las y los niños.

Sí, en cambio, el fotógrafo acusado de pornógrafo denunció que le fueron robadas pertenencias, como una computadora y su cámara, y de inmediato el agente del Ministerio Público, Julián Caballero, consignó el 21 de agosto pasado la averiguación previa por el delito de robo al Juzgado Mixto de Primera Instancia de Ocotlán de Morelos.

Y en menos de tres horas, elementos de la Agencia Estatal de Investigación (AEI) detuvieron a las señoras Guillermina y Verónica, y el señor David la semana pasado y de inmediato los encarcelaron durante tres días en el penal de Santa María Ixcotel, en la ciudad de Oaxaca.

Se les dictó ya auto de formal prisión en el Juzgado Mixto de Primera Instancia de Ocotlán de Morelos, de acuerdo con el expediente 47/2008. Pudieron salir con el pago de una fianza de 128 mil 769.75 pesos.

De esta forma, dice el abogado Peralta Orozco, pasaron de ser acusadores a perseguidos y algunos están acusados también por presunto tráfico de influencias. Hay además once órdenes de aprehensión en contra de igual número de padres de familia, pero éstos ya se ampararon, informó.

TESTIMONIOS

De acuerdo con la señora Verónica M., el 28 de mayo pasado la directora de preescolar, Bernardita Hernández informó en una circular a madres y padres del alumnado del único grupo de preescolar que atiende el plantel (donde también se imparte primaria, secundaria y preparatoria) que sus hijas e hijos deberían ir vestidos “de gala” al día siguiente porque iban a ser fotografíados y que deberían llevar también 40 pesos para pagar el servicio.

Los niños se quedaron con la educadora Magdalena Evangelina Vásquez y la auxiliar Ricarda Magdalena Altamirano Aguilar, como todos los días; pero, cuando Norberto les tomó las fotos, a cada uno en un salón anexo, los pequeños iban solos porque nadie los acompañó. Ninguna de las dos mujeres responsables vigiló la sesión de fotografías, contó la madre de familia.

Los testimonio de las victimas coinciden en que el fotógrafo, propietario de Foto California, comercio situado en el centro de la localidad, fue auxiliado por la señora Minerva Díaz Torres. Ambos obligaron a los niños a quitarse los pantalones y la trusa. Y a las niñas les subieron la falda y les bajaron las pantaletas. Un niño contó que fue lastimado del pene.

Mi hijo me contó lo sucedido cuando lo acompañé al baño. Empezó a llorar, inconsolable, dijo Verónica. Mami, el señor que nos tomó las fotos me quitó el pantalón y mi trusa. Me tomó fotos en un cuarto. ..No quiero que me vuelvas a dejar solito, le dijo.

No dudé de la palabra de mi hijo por lo que acudí ante el agente del Ministerio Público de Ocotlán de Morelos, Benito Julián Caballero, para presentar una denuncia, pero se negó porque no tenía personal y, me propuso entrevistarme con la directora del colegio, para a ver a qué acuerdo llegaba con ella.

Al día siguiente, relató la señora Verónica, me propuse convocar a los padres de familia, pero no fue necesario, había un gran alboroto; llegaron madres llorando y los padres enfurecidos.

La madre superiora María Guadalupe Castellanos y la directora de preescolar –también monja– invitaron a pasar a madres y padres al auditorio del plantel. Eran trece en total y las religiosas escucharon.

En ese momento, pareció que la madre superiora sí nos creyó, pues ella siempre había dicho que los niños dicen la verdad. Pero, horas más tarde cambio su versión y dijo que los niños eran mentirosos, contó Guillermina E.

Ante la indignación de las y los ofendidos, la superiora llamó al fotógrafo, quien es además esposo de la regidora de Hacienda del Ayuntamiento de Ocotlán, Gema Oliva Díaz Maldonado. El inculpado rechazó las acusaciones y puso a disposición de las y los progenitores su equipo fotográfico.

Fuimos con él a su estudio y ahí nos entregó la cámara y los rollos para demostrar su inocencia. Después nos trasladamos a ver al agente del Ministerio Público, Julián Caballero, quien se negó a ‘tomarnos’ la denuncia, aseguró.

Ante ello, el grupo de madres y padres fueron a la capital del estado ante la Fiscalía Especializada en Delitos Sexuales y contra la Mujer, donde entregaron el equipo del fotógrafo, como fue asentado en la averiguación previa.

Sin embargo, el fotógrafo interpuso posteriormente una denuncia penal ante el agente del Ministerio Público, Julián Caballero, por robo de una computadora portátil, un reloj digital, una impresora y una cámara fotográfica, cuando él mismo lo entregó a uno de los padres de nombre Arturo Picazo.

El abogado Alfredo Peralta Orozco señala que no es posible que las y los progenitores hayan pasado de parte ofendida a inculpados en un proceso penal sólo por defender los derechos de sus hijas e hijos. Y aclara que sus defendidas y defendidos son de solvencia económica por eso confiaron a sus hijas e hijos a una escuela privada. Algunos son comerciantes en pequeño, otros profesionistas y no tiene ninguna necesidad de robar.

Explica el abogado que el agente del Ministerio Público, Julián Caballero, habría actuado contra las madres y padres de las y los niños porque el fotógrafo es esposo de la regidora de Hacienda y porque lo defiende el abogado Efraín Meraz Concha, hermano del presidente municipal de Ocotlán, Sergio Meraz Concha, militante del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y relacionado con la clase política de la entidad. Tráfico de influencias, dice el litigante.

LAS Y LOS NIÑOS
La vida de Verónica, Guillermina y José David, estos últimos esposos, cambio radicalmente, dicen.

Mi hijo sólo estuvo dos días más en el kínder. Dejé de llevarlo porque las maestras y la directora de preescolar lo marginaron, asentó Verónica.

Dejé de llevar a mis hijos a la escuela, dejaron de ir a la escuela. Los tengo escondidos. El pequeño es atendido por un sicóloga en una clínica privada, señala Guillermina.

Exijo justicia para mi hijo. Por defenderlo llegué a la cárcel, pero, eso no va a desanimar, sostuvo David, de profesión veterinario y quién estuvo encarcelado tres días.

08/PB/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content