Inicio » Escaso uso de fármaco especializado para prevenir muertes maternas

Escaso uso de fármaco especializado para prevenir muertes maternas

Por la Redacción
embarazo01prensalatina

Los servicios médicos de México desconocen sobre el uso de medicamentos como el sulfato de magnesio para prevenir la eclampsia y preeclampsia (hipertensión arterial) durante el embarazo, indica un estudio del Population Council.

De acuerdo con una publicación de 2013 del centro estadounidense de investigaciones biomédicas sobre el uso de sulfato de magnesio para prevenir trastornos hipertensivos durante el embarazo, a menos de la mitad de las mexicanas que fallecieron por esta causa se les administró el medicamento como parte del tratamiento.  

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha indicado que los Estados pueden prevenir la eclampsia y preeclampsia asegurando la distribución del sulfato de magnesio en los servicios médicos, ya que estos trastornos son la segunda causa de muerte materna en el mundo.

Se ha demostrado que el sulfato de magnesio tiene efectos benéficos para las mujeres gestantes: reduce el riesgo de fallas renales, accidentes cerebrovasculares, falla hepática y mejora el control de presión sanguínea. También tiene beneficios para los recién nacidos y reduce el riesgo de parálisis cerebral para los que nacen con bajo peso.

Como parte de la investigación, el Population Council revisó el historial clínico de mexicanas que fallecieron en 2005 como consecuencia de trastornos hipertensivos durante el embarazo. Encontraron que 38 por ciento de las mujeres con preeclampsia severa y 48 por ciento con eclampsia no fueron tratadas con sulfato de magnesio.

Tras entrevistar al personal médico para conocer las razones por las cuales no utilizan este fármaco, detectaron cuatro posibles barreras: la falta de conocimiento sobre este tratamiento; miedo a los efectos adversos o administrarlo de forma correcta; el monitoreo o supervisión inadecuada; y la resistencia a los cambios de regímenes, arrojó la investigación.

Además de este análisis a nivel nacional, el grupo de investigadores de la organización analizaron el uso de sulfato de magnesio en el estado de Oaxaca y la Ciudad de México.

En el caso de la capital del país examinaron los expedientes médicos de 91 mujeres que murieron por eclampsia de 2005 a 2017. De ellas, el sulfato de magnesio sólo se prescribió a poco más de la mitad (51 por ciento) y en 15 por ciento de los historiales clínicos no se especificó el tipo de tratamiento.

En Oaxaca se revisaron los registros médicos de 493 mujeres con preclamsia y eclampsia que fueron tratadas en hospitales públicos y sobrevivieron, asimismo de 13 mujeres que fallecieron.

En la averiguación observaron que 50 por ciento de las mujeres sobrevivientes con preeclampsia y 82 por ciento de las que padecían eclampsia, si bien recibieron medicación adecuada, el uso de sulfato de magnesio no era utilizado.

Nuevamente a partir de pláticas con el personal de los servicios sanitarios de Oaxaca, las y los expertos hallaron que hay una tendencia por utilizar prácticas “basadas en la experiencia”, en lugar de prácticas médicas seguras recomendados por los altos estándares debido a su eficiencia.

A ello el estudio precisa que en Oaxaca, al ser una de las zonas con mayor pobreza en México, hay escasez de recursos humanos y materiales disponibles en los niveles de atención primaria.

Tan solo en 2015 el Observatorio de Mortalidad Materna en México registró 778 muertes maternas; 21 por ciento a causa de enfermedades hipertensivas, siendo la segunda razón de estas defunciones.

OTROS PAÍSES

Además de México, el Population Council analizó la implementación del sulfato de magnesio para prevenir la muerte materna en Nigeria y Bangladesh.

Para Nigeria, país ubicado al occidente de África, el Population Council analizó la aceptación del sulfato de magnesio entre el equipo médico de hospitales y desarrolló un plan para que los proveedores de los servicios de salud lo prescribieran. Según el reporte los resultados fueron positivos, en los 10 lugares donde se llevó a cabo el proyecto, hubo una reducción del 40 por ciento de la mortalidad materna y bajo 68 por ciento la eclampsia.

Con ello se distribuyó en 40 hospitales de atención primaria el fármaco y se creó un manual de capacitación sobre el cuidado de las mujeres embarazadas con eclampsia.

Mientras en el país asiático, Bangladesh, se capacitó a personas que brindan servicios de salud en las comunidades del uso de sulfato de magnesio para que recomienden dosis a las mujeres gestantes con hipertensión y después las canalicen a los servicios médicos de este país.

17/HZM

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: