Inicio Esposas de políticos de PAN Y PRI acceden a diputaciones

Esposas de políticos de PAN Y PRI acceden a diputaciones

Por Benny Cruz Zapata/corresponsal

Gracias al pasado de sus esposos, mujeres ajenas a la política han sido tomadas en cuenta por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y por el Partido Acción Nacional (PAN) para ocupar un escaño como diputadas.

En este contexto ya no solo Sara Gabriela Montiel Solís, esposa de Salomón Rosas, delegado del PRI en Tamaulipas, tiene una posición de privilegio en la designación de candidaturas plurinominales, en el lugar número siete.

La misma suerte llegó a esposa de Gustavo Cárdenas Gutiérrez, Mónica Dávila, esto por parte del PAN, quien ha dado a conocer a sus prospectos las diputaciones federales por esta vía.

NO HAY QUE CRUCIFICARLAS: PRI

El PRI, a través de su diputada Martha Guevara de la Rosa, aprueba las circunstancias que hoy mantienen a las esposas de los políticos en el ojo de la opinión pública:

Históricamente, los hombres, políticos y no políticos, siempre negaban a las mujeres la posibilidad de participar en política; más allá de la forma. En el hecho estamos hablando de que ya hay hombres que impulsan la participación de las mujeres en la política, y esto es de aplaudirse, de valorarse; en lugar de criticarse, señala la legisladora. Desde mi punto de vista es estupendo, este cambio de actitud.

Añade que en el caso de la esposa de Salomón Rosas, el hecho de que no se le conozcan antecedentes ni trabajo político partidista no significa que no vaya a desempeñar un buen papel como diputada federal, porque en estos tiempos en donde incluso la imagen del político está más que desgastada, se requieren caras nuevas, mujeres y hombres con compromiso social.

En el caso de Mónica Dávila de Cárdenas Gutiérrez, porque la conozco, comenta, sé que además de ser la esposa de Gustavo Cárdenas, es una mujer con compromiso social, con valores humanitarios que ya quisieran muchos políticos.

Y enseguida se pregunta: ¿Cuántas veces la gente no reclama a sus representantes populares su escasez de humanidad, el olvido de sus compromisos con los que menos tienen?

Se debe de admitir que nadie llega “enseñado” a ningún puesto, y depende de la capacidad de aprendizaje de cada uno, de prepararnos, dice. “En mi caso, todavía me acuerdo que cuando las circunstancias me llevan a delegada sindical en
Colegio Nacional de Educación Profesional Técnica (Conalep), no sabía ni el significado de la palabra sindicato y en un año me metí de lleno al aprendizaje, esto es lo que aplica en este tipo de situaciones”, recuerda Guevara de la Rosa.

Guevara de la Rosa asegura que las mujeres del PRI no se sienten desplazadas, porque el hecho de que una cara nueva llegue, y más siendo mujer, es para aplaudirse, pues en la política las mujeres siempre vamos a la zaga.

VOCACIÓN Y ESPÍRITU DE SERVICIO

En opinión de la diputada del Partido de la Revolución Democrática (PRD) Diana Chavira Martínez, la inclusión de las esposas de los políticos en las candidaturas plurinominales se da en un momento en que la política está en crisis y la credibilidad de los políticos va a la deriva.

Chavira comenta que el surgimiento de nuevas caras es positivo, más si detrás de las elegidas hay vocación y espíritu de servicio como puede ser el caso, porque al final de cuentas detrás de la política, en lo ideal, está el servir a los intereses colectivos, cumplir los anhelos ciudadanos y para hacerlo no se requieren necesariamente títulos ni trayectoria partidista.

Para Chavira Martínez, criticable sería que detrás de este tipo de designaciones estuvieran los perversos intereses de los cónyuges.

Eso no sería válido ni para ellas mismas, pero si son mujeres que han tenido la suerte de ser elegidas como candidatas, y más allá de las circunstancias bajo las cuales alcanzaron ese privilegio, tienen la convicción de prepararse para servir y el espíritu que se requiere para representar los intereses del colectivo; pues bienvenidas sean las candidaturas de este tipo, comenta.

SARA Y MÓNICA

La diputada del PAN Leonor Sarre Navarro, afirma que la consideración de Sara Gabriela Montiel, esposa de Salomón Rosas y la de Mónica Dávila, esposa de Gustavo Cárdenas, no es criticable.

Si hubieran hecho valer la suerte de sus consortes, eso sería llamado tráfico de poder y no sería válido, sin embargo si detrás de sus candidaturas está un proyecto de servicio social, de representar intereses colectivos, pues bienvenidas sean, si de algo está necesitada la política es de caras nuevas con ánimos de jugar un buen papel, en este caso como diputadas federales, dice.

— ¿Considera que estas designaciones se dan en cualquier parte del mundo?

— Se han dado en Tamaulipas, tenemos a un Genaro de la Portilla y a su esposa Ramona, así que si tienen vocación de trabajo, no hay que criticarlas ni ensañarnos con ellas, porque sin saber nada de política se puede desempeñar un buen papel, siempre y cuando estén en el ánimo de aprender y capacitarse.

09/BCZ/LAG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content