Inicio » Estadísticas inadecuadas inciden en morbilidad materna

Estadísticas inadecuadas inciden en morbilidad materna

Por la Redacción

El Estado no registra de forma correcta las cifras de morbilidad materna (enfermedades y lesiones durante el embarazo y el parto), lo que implica que hay limitaciones para mejorar los servicios obstétricos y la calidad de vida de las mujeres tras un parto.
 
La demógrafa Guadalupe Fabiola Pérez y la antropóloga Ángeles Sánchez aclaran que no todas las complicaciones en el embarazo concluyen en muerte materna, sin embargo hay que medirlas porque pueden tener consecuencias en la calidad de vida de las mujeres.    
 
En un artículo publicado en la revista “Coyuntura Demográfica”, editada por la Sociedad Mexicana de Demografía (Somede), las autoras apuntan que las unidades médicas carecen de fuentes de datos para conocer la prevalencia, incidencia y secuelas de la morbilidad materna.
 
Según este análisis, la Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica (Enadid) es una de las escasas fuentes para este tema. Por ejemplo, con la información de la Enadid 2009 se estima que el 63 por ciento de las encuestadas (27 mil 552 mujeres) presentó síntomas de morbilidad materna en el embarazo y 42 por ciento en el parto.
 
Con esta encuesta elaborada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) se sabe que más de un tercio de las entrevistadas declararon que durante el embarazo padecieron hinchazón de piernas o cara, una cuarta parte se quejó del dolor de cabeza, visión borrosa, “lucecitas” o zumbido de oídos.
 
La Enadid también reveló que más del 20 por ciento de las mujeres dijo haber tenido sangrado vaginal, lo que –dependiendo del periodo de la gestación– puede ser señal de un aborto, un embarazo ectópico (afuera de la matriz) o uno molar (cuando el óvulo crece anormalmente), mientras que otra proporción similar se refirió a contracciones antes de tiempo
 
Esta información indica además que durante el parto 13 por ciento de mujeres declaró haber tenido sangrado abundante, otro 13 por ciento padeció presión alta, y 13.9 por ciento señaló que antes de sentir dolores se le rompió la fuente.
 
Si bien se cuenta con estos datos, las expertas afirman que no es posible medir la incidencia y prevalencia de la morbilidad materna porque la información sólo muestra la proporción de síntomas, pero no está acompañada de documentos clínicos.
 
Guadalupe Fabiola Pérez y Ángeles Sánchez consideran que en la encuesta se podrían integrar preguntas sobre enfermedades hipertensivas del embarazo y afecciones uterinas, placentarias y del canal del parto, lo que ayudaría a medir la prevalencia de la morbilidad obstétrica.
 
Otro propuesta de las autoras es incluir preguntas sobre la presencia de dolor abdominal después de la semana 20 de gestación, porque esto es una señal que asociada a otros síntomas puede ser indicio de preeclampsia (hipertensión arterial provocada por el embarazo).
 
La intención de mediciones útiles es tener información para desarrollar estudios epidemiológicos y de caso que deriven en mejores servicios obstétricos, y por tanto en una mejor calidad de vida para las mujeres durante y después de la gestación.
 
Por otra parte, cabe destacar que los padecimientos en el embarazo no atendidos de forma adecuada pueden terminar en muerte materna, un tema que aún es preocupante porque para 2009 la razón de muerte materna fue de 62.2 por cada 100 mil nacidos vivos.
 
13/RED/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: