Inicio Fevintra debe atraer casos de mujeres víctimas de Atenco: Prodh

Fevintra debe atraer casos de mujeres víctimas de Atenco: Prodh

Por Gladis Torres Ruiz

La comisión investigadora de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) de los hechos ocurridos en Texcoco y San Salvador Atenco, el 3 y 4 de mayo de 2006, presentó hoy su informe preliminar ante el Pleno de esta instancia en el que documentó posibles abusos de autoridades y detenciones arbitrarias durante los hechos del año pasado.

Los magistrados Jorge Mario Pardo Rebolledo y Alejandro Sergio González Bernabé notificaron al pleno de la Corte, que se analizaron las actuaciones de diversas autoridades, a fin de establecer si pudieron haber cometido violaciones graves de garantías individuales, pero sin calificar la legalidad de lo actuado.

Teniendo como resultado de la investigación un expediente de 205 mil 600 fojas conformado por diversos tomos y anexos en diversos rubros, en los que se analiza la participación de corporaciones policíacas federales y locales, así como la forma histórica de actuar del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra (FDPT), en sus reclamos sociales.

El documento no constituye una propuesta de conclusión sobre posibles violaciones a derechos humanos, sino los resultados de las indagatorias. Con la presentación del informe preliminar, la comisión concluye su trabajo, y corresponde ahora al ministro Gudiño Pelayo preparar el dictamen en que será sometido a la consideración del Pleno del Alto Tribunal.

A casi dos años del ingreso de la fuerza pública a San Salvador Atenco, Estado de México, para detener a simpatizantes e integrantes del FDPT, la justicia no ha llegado para las mujeres que fueron agredidas física y psicológicamente por los elementos policiales que participaron en dichos operativos del 3 y 4 de mayo de 2006, señaló el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Prodh).

Por ello, el FDPT anunció que este 14 de marzo, a las 11:00 horas, en San Salvador Atenco se llevará acabo el Concierto por la Libertad y la Defensa de la Tierra. Los fondos recaudados serán destinados al seguimiento de la lucha por la libertad de todas y todos los compañeros y demás presas y presos políticos del país.

Según un comunicado, en el concierto participarán diferentes bandas: Panteón Rococo; Antidoping, La Resistencia de México, Proyecto Maconha, Unidub Estación, Barricada Sur, Salón Victoria, Los de Abajo, Zona Norte, Cien Pies, Rastrillos e Intimada, entre otros.

En este contexto, el Prodh solicitó a la fiscal especial para Delitos de Violencia contra las Mujeres y Trata de Personas (Fevimtra), María Guadalupe Morfín Otero, atraiga las averiguaciones previas que continúan abiertas de las mujeres que fueron agredidas física y psicológicamente en Texcoco y San Salvador Atenco en mayo del 2006.

En el marco del 8 de marzo Día Internacional de la Mujer, el Prodh señaló a través de un comunicado de prensa que poco tienen que celebrar las mujeres que fueron agredidas y torturadas en San Salvador Atenco, pues la justicia no ha llegado para ellas a pesar de haber transcurrido ya casi dos años de estos hechos.

Para las mujeres que fueron violentadas por los elementos policiales que participaron en los operativos de 3 y 4 de mayo de 2006 las huellas físicas y psicológicas no desaparecen, mientras continúan sin obtener justicia integral, apunta.

Para el Prodh, la falta de voluntad de las autoridades de impartir justicia en este caso queda confirmada con el reciente acuerdo tomado por el Juez Primero Penal de Texcoco, Estado de México, en el que declina la competencia a favor de un juez federal dentro del proceso que se sigue contra los detenidos del caso Atenco.

Sin embargo, con esta determinación, detalla, se proporciona la ocasión para que la Fevimtra atraiga los casos de las mujeres víctimas de violaciones a sus derechos humanos, pues queda confirmado que el caso es competencia del fuero federal.

Por ello el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez solicita una vez más a la Fiscal María Guadalupe Morfín Otero que atraiga las averiguaciones previas que continúan abiertas.

Así como los procesos penales que se siguen ante el Estado de México a fin de que las mujeres obtengan una reparación integral del daño, lo cual implica ineludiblemente una investigación seria y efectiva que conduzca a la sanción de los responsables.

A la fecha, quince policías ya fueron exonerados. Hoy por hoy sólo seis elementos policiales –estatales o municipales– enfrentan proceso. No obstante aún se espera que la Fevimtra pueda consignar a más responsables dentro de la indagatoria 03/05-2006 por el delito de tortura con modalidad sexual.

Resulta preocupante que al día de hoy varias de las mujeres victimas sufran secuelas físicas y psicológicas que merman su salud y que no reciban la atención adecuada con fundamento en la fracción III del Artículo 20 constitucional.

Además de estos aspectos médicos, debe considerarse la situación jurídica, caracterizada por el hecho de que no se ha procesado a los responsables por el delito de tortura, puntualiza el Prodh.

Cabe señalar que, a pesar de que las mujeres quisieron denunciar los abusos de los que fueron víctimas desde el primer momento que tuvieron contacto con el Ministerio Público, esto no les fue permitido y tuvieron que esperar algún tiempo para dar su versión de los hechos delante del Ministerio Público de la Procuraduría General de Justicia del Estado de México y la entonces Fiscalía Especial para los Delitos de Violencia contra las Mujeres (FEVIM).

Una vez integrada la averiguación previa TOL/I/466/2006 del fuero común, únicamente se consignó a 21 policías pero no por el delito de tortura sino por el de abuso de autoridad y sólo a uno por actos libidinosos.

LA TORTURA DE ATENCO

Hace más de medio siglo, la Convención de Ginebra prohibió la violación en tiempos de guerra, “las mujeres serán especialmente protegidas… contra la violación, la prostitución forzada y todo atentado a su pudor” (Cuarto Convenio de Ginebra, Artículo 27).

En 1979 se firmó la Convención sobre la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW por sus siglas en inglés), que establece la obligación de los Estados Parte –entre los que está México– de tomar todas las medidas apropiadas, incluyendo las de carácter legislativo, para asegurar a las mujeres el ejercicio y goce de los derechos humanos y las libertades fundamentales en igualdad de condiciones que el hombre.

En 1992, la CEDAW emitió la Recomendación General 19, en la que se establece “la violencia basada en el sexo como aquella violencia dirigida contra la mujer porque es mujer o que la afecta en forma desproporcionada”.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) sentó jurisprudencia en 1998 sobre hechos similares a los ocurridos en San Salvador Atenco, considerando la violencia específica por condición de género como violación del Artículo 24 de la CIDH.

El Protocolo de Estambul constituye el tratado internacional más acabado hasta ahora en lo que se refiere a tortura. Javier Enríquez, del Colectivo contra la Tortura y la Impunidad AC, explicó a Cimacnoticias el 23 de octubre del 2006, que este Protocolo es importante en el caso de los hechos de violación y torturas sexuales registradas en el operativo de las fuerzas de seguridad en San Salvador Atenco.

Lo es sustancialmente en una serie de principios, cuestiones legales, conocimientos técnicos, “una prueba medico-psicológica que permite precisar con certeza si hubo o no hechos de tortura, y en ese sentido es una de las pruebas más útiles, de las más importantes para demostrar que hubo o no tortura”.

El Protocolo de Estambul puntualiza que la tortura sexual empieza por la desnudez forzada, que en muchos países es un factor constante de toda situación de tortura.

“Nunca se es tan vulnerable como cuando uno se encuentra desnudo y desvalido. La desnudez aumenta el terror psicológico de todo aspecto de la tortura pues abre siempre la posibilidad de malos tratos, violaciones o sodomía”, señala.

Amenazas, malos tratos verbales y burlas sexuales forman parte de la tortura sexual pues incrementan la humillación y sus aspectos degradantes. Para la mujer, el hecho de que la toquen forzadamente es traumático en todos los casos y se considera como tortura, de acuerdo con este Protocolo.

08/GT/GG/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más