Inicio Gobierno sandinista deja en la indefensión a trabajadoras de la maquila

Gobierno sandinista deja en la indefensión a trabajadoras de la maquila

Por José Adán Silva

Vaya tranquila, su puesto la espera, aseguró la supervisora a Lorena Castillo cuando ella pidió permiso para ir al ginecólogo. Hacía seis meses que trabajaba en la empresa textil y era la primera vez que solicitaba un día libre. Y resultó ser el último.

Al día siguiente, Castillo fue despedida. Los vigilantes del complejo industrial Las Mercedes, en la capital de Nicaragua, le impidieron ingresar a las instalaciones y le entregaron una carta de despido. Aguardó fuera toda la jornada a la supervisora que le garantizó que su puesto de lavado, planchado y teñido de telas la estaría esperando. Cuando finalmente salió, la mujer le explicó, nerviosa: No pude hacer nada; despidieron a otras 12 más porque creyeron que estaban embarazadas.

El despido fue en diciembre de 2008, y en marzo de 2009 la empresa cerró sus puertas y mandó a la calle a otras 900 personas, más de 85 por ciento mujeres, que operaban máquinas industriales textiles.

Ninguna recibió las prestaciones laborales de ley. Por eso crearon una comisión para intentar que el gobierno de izquierda, presidido por el sandinista Daniel Ortega, exija a la empresa maquiladora el cumplimiento de su obligación. Para ello, las despedidas buscan la intermediación de la progubernamental Central Sandinista de Trabajadores.

Castillo, de 32 años y madre de dos hijos, es una de más de 27 mil empleadas despedidas en el último trienio por empresas que operan en la Zona Franca de Nicaragua; se calcula que la cifra ascenderá a 30 mil mujeres al concluir 2009, dijo a IPS Sandra Ramos, directora ejecutiva del no gubernamental Movimiento de Mujeres Trabajadoras y Desempleadas, María Elena Cuadra.

En abril, la organización determinó que en Nicaragua la mano de obra femenina ha sido la más golpeada por el impacto de la debacle financiera mundial; esa fue la conclusión del estudio titulado Comportamiento del empleo en las empresas textil-vestuario de las zonas francas frente a la crisis económica y el impacto en la vida de las mujeres.

Entre fines de 2006 y comienzos de 2009 cerraron total o parcialmente 29 empresas maquiladoras y, desde 2008, se perdieron algo más de 25 mil empleos en el sector. De ese total, 85 por ciento eran trabajos realizados por mujeres; peor aún, 38 por ciento de ellas eran madres solteras y cerca de 70 por ciento eran jefas de familia.

En 85 por ciento, las mujeres despedidas no recibieron los beneficios acumulados y sus derechos laborales fueron violentados sin que hasta ahora las instancias oficiales las hayan amparado o forzado a los empleadores al cumplimiento.

EL PESO DE LAS MAQUILAS

El sector textil nicaragüense genera cerca de 90 mil empleos directos y diez mil indirectos, lo que equivale a 30 por ciento de la ocupación formal, según el Ministerio del Trabajo y la empresarial Corporación de Zonas Francas. Las llamadas zonas francas son complejos industriales de manufacturas, que reciben exoneraciones y exenciones fiscales especiales.

Algunos países pobres, como Nicaragua, han impulsado estas zonas francas para atraer inversiones extranjeras a su territorio. En general, las empresas establecidas bajo ese régimen son asiáticas y estadounidenses y se caracterizan por explotar a sus trabajadores con bajos salarios, jornadas extenuantes y el incumplimiento de derechos laborales nacionales.

Para Nicaragua, las maquilas generan el mayor empleo privado, pero son también la principal fuente de denuncias por violación de derechos y compromisos laborales desde su instalación masiva en el país en 1991. En los últimos cinco años se han producido 100 mil denuncias, dijo Ramos. El abuso, precisó, abarca los derechos humanos, además de los propiamente laborales; con la excusa de la crisis, las empresas aprovechan para deshacerse de mujeres embarazadas y de personal con enfermedades.

La crisis económica internacional vapuleó la producción de las maquilas. Las exportaciones desde las zonas francas representan 37 por ciento del total de las ventas al exterior del país. Durante el primer cuatrimestre del año sumaron 243 millones de dólares, 15 por ciento menos que en el mismo periodo de 2008.

Roberto González, dirigente de la Central Sandinista de Trabajadores, resumió a IPS la causa del impacto de una crisis aparentemente lejana. Estas empresas confeccionan ropa de grandes marcas para el mercado de Estados Unidos y allí la demanda de vestimenta cayó 40 por ciento por el hundimiento del consumo, explicó. Y la crisis no acaba. Cuatro maquiladoras más amenazan con cesar sus operaciones antes de concluir el año, lo que supondría otros ocho mil quinientos empleos destruidos.

El gobierno proyecta que en 2009 se perderán casi 29 mil plazas en la economía formal e informal y el Fondo Monetario Internacional calcula que al final del año podría haber en el país 52 mil 600 desempleados. Por su parte, la privada Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social anticipa que entre 33 mil y 64 mil personas se volverán pobres este año en un país donde 47 por ciento de la población vive con menos de dos dólares al día, según las Naciones Unidas.

Nicaragua tiene 5.7 millones de habitantes, algo más de la mitad mujeres, y la población económicamente activa alcanza a 3,7 millones. Las mujeres representan 39 por ciento de las personas ocupadas en el sector formal y 45 por ciento de las que subsisten en la economía informal, según datos del Banco Central.

La tasa oficial de desempleo es de nueve por ciento, pero otras estimaciones la sitúan en al menos 14 por ciento. La ministra del Trabajo, Janet Chávez, tiene una visión optimista sobre el empleo en las maquilas, a contracorriente de estudios y analistas. Rebajó la pérdida de empleos desde comienzos de 2008 a 15 mil puestos y resaltó que no sólo hay cierres. Ocho empresas se instalaron en ese periodo y tres más lo harán hasta fines de 2009 para generar, en total, ocho mil 500 nuevos puestos, aseguró.

DESAMPARO DE LAS MUJERES

Evelyn Flores, de la no gubernamental Fundación Puntos de Encuentro, denunció que el Estado no protege las condiciones y derechos de las mujeres en las maquilas en un momento de despidos masivos en el que ellas son protagonistas No hay políticas de empleo para las mujeres por parte del Estado y ellas siempre han aceptado empleos precarios por falta de opciones y por ser jefas de familia. El resultado son trabajos sin derecho a seguro social, con largas jornadas y falta de respeto a su condición de género, precisó Flores.

Una demostración de la falta de voluntad del gobierno para enfrentar la situación, explicó, es que no hace nada para que se aplique la Ley de Igualdad de Derechos y Oportunidades, que en teoría obliga al Estado a garantizar la igualdad de condiciones laborales de varones y mujeres en todos los ámbitos, incluidas las maquilas.

El secretario general de la Confederación de Trabajadores de las Zonas Francas, Pedro Ortega, coincidió en que existe mucha desprotección a los derechos de las obreras de las maquilas, pero aseguró a IPS que se está luchando por revertir eso.

Ortega recordó que en marzo los sindicatos lograron que el Ministerio de Trabajo suscribiese un acuerdo de emergencia económica y laboral con las maquilas, garantizado por la estatal Comisión Nacional de Zonas Francas, que tiene como propósito ayudar a sostener el empleo y la estabilidad laboral en el sector. El acuerdo fijó para las maquilas un aumento del salario mínimo de ocho por ciento este año y de 12 por ciento en 2010. Además, estableció mejores condiciones laborales y mayor respeto a los derechos de los trabajadores.

El salario mínimo en el sector es de unos 118 dólares mensuales, el más bajo de América Central, donde oscila entre 164 dólares en El Salvador y Guatemala, y 416 dólares en Costa Rica.

EL IMPACTO EN AMÉRICA CENTRAL

El aumento del desempleo femenino va a extenderse por toda América Central, según un informe presentado en mayo por la Organización Internacional del Trabajo, la cual que pronosticó que, en conjunto, este año el desempleo afectará a medio millón de personas en esta subregión y República Dominicana.

Las mujeres representan 40 por ciento de la fuerza laboral, pero cargarán con la mayor parte de la pérdida de empleos debido a la discriminación histórica que soportan, informó el estudio.

Como resultado, la tasa de desempleo femenino en la subregión subirá a 14 por ciento, mientras la tasa general será de nueve por ciento.

Cabe resaltar que la Red Centroamericana de Mujeres Solidarias con las Trabajadoras de la Maquila calculó en mayo que en el istmo las personas que trabajan en las zonas francas suman 411 mil 502. Asimismo, informó que casi 52 mil mujeres fueron despedidas en las maquilas desde comienzos de 2008 en Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua.

09/JAS/YT /LGL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content