Inicio » Grave violación laboral en maquiladora Monclova Internacional

Grave violación laboral en maquiladora Monclova Internacional

Por Lourdes Godínez Leal

Trabajadoras de la maquiladora Monclova Internacional, de la empresa transnacional Sara Lee, denunciaron la violación de sus derechos humanos y la disminución de salarios en un 50 por ciento, así como aumentos en la producción de hasta un 30 por ciento.

En conferencia de prensa en el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (PRODH), Martha Barragán, Alicia Ramos y Marcela Miranda, trabajadoras de esta maquiladora, dieron testimonio de las precarias condiciones laborales en las que se encuentran que ya han empezado a mermar en la salud de algunas de sus compañeras trabajadoras.

PRECARIAS CONDICIONES LABORALES

Esta maquiladora se dedica principalmente a la confección de ropa: playeras, sudaderas, pants y tiene un departamento de bordado. En la empresa trabajan, según datos de estas trabajadoras, mil 800 personas, de las cuales calculan, aproximadamente el 60 por ciento son mujeres.

La maquiladora Monclova Internacional, tiene varias áreas, una de ellas es la que se dedica a hacer las mangas, justo el área a la que pertenecen Martha, Alicia y Marcela y donde calculan trabajan poco más de 100 mujeres de entre 35 y 45 años de edad.

Trabajan de lunes a viernes de 7 de la mañana a 5 de la tarde, tienen tres recesos, uno de 20 minutos, uno de media hora y otro de diez minutos y percibían un sueldo de 800 pesos semanales, pero ahora con la disminución del salario bajó a 400 pesos semanales.

A diario, tienen que producir un total de 114 docenas de mangas por hora (lo que equivale a mil 599 piezas por hora), con la nueva medida impuesta por la empresa la producción tiene que aumentar a 144 docenas por hora (dos mil 96 piezas por hora) por el mismo sueldo.

Estas mujeres trabajan diez horas frente a una máquina de coser y bordar con sólo “una hora de descanso” que ni siquiera se completa porque cinco minutos antes de que concluya cada receso receso tienen que regresar a sus lugares de trabajo.

VIOLACIÓN AL DERECHO A LA SALUD

Aunque cuentan con las “prestaciones de ley” entre ellas el Seguro Social, en la práctica, la violación al derecho a la salud laboral es una constante toda vez que las mujeres que padecen enfermedades ocasionadas por el trabajo no reciben una atención de calidad ni las remiten al especialista para tratar sus padecimientos, según denunciaron las mismas trabajadoras.

Entre las enfermedades más comunes de estas mujeres se encuentran dolores musculares y sofocación por falta de aire, muchas de ellas ya tienen deformaciones en las manos por los movimientos repetitivos, algunas han presentado hernias de disco en la columna y desgaste en varias partes del cuerpo como espalda y hombros.

Otras enfermedades asociadas con este tipo de trabajo son los problemas respiratorios por la pelusa de la ropa a la que están expuestas y, en consecuencia, padecen dolores de garganta. “Ha habido casos en los que a las mujeres les han tenido que abrir la nariz para sacarles las bolas de pelusa que se les acumulan cuando respiran”, denunciaron.

UN TRABAJO MECÁNICO

La hora de entrada a la maquila es a las 7 de la mañana y la salida a las 5 de la tarde con doce minutos, ni un minuto más, ni uno menos, refieren las tres trabajadoras.

Marcela es madre de un hijo de 14 años. A diario se levanta a las cuatro de la mañana para alistar sus cosas en casa y para ir a trabajar porque el autobús pasa a las cinco para iniciar el recorrido en varias colonias para llevar a las mujeres a la maquila.

Con 14 años de trabajo en Monclova Internacional, los estragos del constante movimiento al coser las mangas y cerrarlas, desde hace cuatro años la aqueja un dolor en las manos que no la deja realizar ningún movimiento después de que sale de trabajar.

“Mamá de azúcar”, como la llama su hijo, porque no puede ni tocarla por el intenso dolor que presenta en sus brazos y manos pero cuando va al Seguro Social, comenta, lo único que le dan es diclofenaco que ya no le surte tanto efecto.

Martha también trabaja en esta área, tiene 34 años y 8 laborando en la maquila. Ella comenta que hace poco perdió a su bebé, tenía 4 meses de embarazo y también perdió un ovario y parte de la matriz. La empresa sólo le dio tres semanas de incapacidad.

Las tres mujeres se encuentran temerosas de perder su trabajo porque se han atrevido a denunciar sus condiciones laborales, hasta ahora nadie habla del tema porque a quienes lo hicieron las han corrido.

06/LG/LR/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: