Inicio Hablemos de sutilezas

Hablemos de sutilezas

Por Fabiola Calvo

Me llamó la atención el resultado de un trabajo sobre la feminización de la medicina en España. ¡En hora buena! Pero esa mitad de tituladas y ese 70 por ciento de mujeres estudiantes que eligieron y quieren el juramento hipocrático, han optado por bioquímica clínica, rehabilitación, análisis clínicos, geriátricos o medicina de familia.

¿Por qué menos del 20 por ciento decidió estudiar urología, cirugía toráxico, traumatología, ortopédica, neurocirugía o cirugía maxilofacial.

Podríamos preguntarnos ¿cuántas mujeres dirigen diarios económicos, cuantas están en la tecnología punta o cuántas son jefes de Estado?

Parece como si aún estuviese en la vida profesional y social, la proyección de la mujer como ama de casa y no porque ello en sí sea negativo, sino porque la elección profesional debe hacer parte de una realidad con incentivos y posibilidades y no una trampa sutil.

Así como las citadas cifras, leo o escucho acerca de otros estudios que señalan la masiva participación de mujeres en diferentes profesiones que llegan a superar la participación masculina.

En múltiples congresos, conferencias o documentos escuchamos y leemos cifras sobre el bajo porcentaje de mujeres en espacios de poder, en cargos de responsabilidad, en los que se toman las decisiones de trascendencia.

Ambas situaciones están llenas de trampas que obligan no sólo a continuar con las investigaciones y las cifras sino a una profundización y difusión de estudios y elaboraciones teóricas que apunten con propuestas a un cambio real y para que con las nuevas exigencias se implique aún más a los Estados, gobiernos y empresa privada en la inversión de programas sociales, elaboración de políticas que conduzcan a resultados cuantitativos y cualitativos en ese salto de la mujer.

A veces el discurso sobre estos temas sugiere que la decisión de estudiar una u otra carrera, optar por un oficio o aceptar un cargo es una decisión meramente individual. No, no es cierto porque en escena aparece el ambiente social, la cultura, la religión, la familia y las condiciones del mercado.

Así que muy bien que muchas mujeres seamos partícipes de la vida económica, social, política, cultural y científica, sin embargo la madre naturaleza nos ha permitido quedar embarazadas, tener hijos, amamantarlos y de ahí en adelante mucho más.

Estamos, claro está que en una pequeña porción del planeta, en libertad de vivir en pareja o solas, ser madres solteras o no, además estamos en constantes cambios hormonales (esto sí en todo el planeta).

Esta realidad sencilla es parte de la vida misma pero ¿la tiene en cuenta las empresas privadas, las instituciones oficiales y hasta nuestros compañeros de trabajo?

La mujer embarazada, la que lacta y en general la madre que trabaja, tiene un apoyo cuando se cumple la normativa laboral, pero que aún está lejos de satisfacer las necesidades. Es necesario ver las necesidades particulares, aumentar el número, revisar los horarios y las distancias.

Ver a las madres, con sus pequeños hijos o hijas antes de salir el sol, corriendo para dejarlos en otra casa y en el mejor de los casos en una guardería es parte de las estampas cotidianas.

Ver a algunas de nuestras compañeras de trabajo con hijos, molestias menstruales o de menopausia o conflictos familiares, es desde el punto de vista empresarial, un incordio para la buena marcha de la empresa o la productividad.

Entonces lo que es naturaleza y diferencia, el mercado lo convierte en obstáculo que no obstante cuando le interesa, lo convierte en beneficios: medicamentos, compresa o toallas higiénicas, leche en polvo y todo producto que sea posible sumar, ganar y competir en la bolsa.

*Periodista colombiana residente en Madrid, premio 2003 La Mujer en la Unión Europea

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content