Inicio ¿Hacia dónde voy?

¿Hacia dónde voy?

Por Juana Eugenia Olvera*

Mientras transcurría mi psicoterapia, Alejandra Buggs me preguntaba sobre lo que me gustaría hacer en un futuro cercano. Lo que comentaba -porque así lo sentía- era dedicarme de alguna manera a ayudar a mujeres que estuvieran pasando por una crisis similar a la que me tocó vivir. Llevarlas a entender que la vida no se acaba por un divorcio y esto no es un fracaso, sino todo un proceso que, si lo sabemos aprovechar, nos lleva a un crecimiento.

Cada caso es diferente, pero creo que básicamente es la actitud que tenemos ante la vida misma la que nos llevará a esa búsqueda que hará renovarnos, recrearnos y dar servicio.
Creo en la utilidad de la vida y en que cada persona que se cruza en nuestro destino viene a darnos una enseñanza o a pedirnos algo para crecer.

Por ahí de 1996, cuando estaba montando mi clínica -mediante una compañera que trabajaba en Novedades- conocí a un muy joven licenciado en Administración Pública que se dedicaba a inventar placas para curar con energía que se dirigía a personas, casas, terrenos, lugares. Yo había leído sobre las "líneas Ley" que se encuentran en Europa, pero él tenía nuevos conceptos para crear ambientes sanos, energéticos y armónicos, al grado de que, cuando se armonizaban casas, negocios, espacios, las situaciones que se desarrollaban en esos lugares iban para bien.

Las líneas que se encuentran en nuestros espacios son las Hartman y Currie. Nos enseñó que vivimos en una especie de enrejado electromagnético y cuando estamos durmiendo sobre un cruce de líneas, podemos padecer desde dolores de cabeza, insomnio y hasta tumoraciones. Aprendí con él cómo los colores influyen en la salud y el exceso de color rosa es propicio para el desarrollo del cáncer, así como el amarillo de las discusiones y que el negro o colores obscuros, nutren la depresión.

La técnica que me enseñó es parte de la Geobiología, el estudio del terreno donde construimos casas, escuelas, hospitales, etc. Su nombre: Guillermo Montfort Guillén. A partir de aquel año, empezamos a colaborar y a él le canalizaron muchos instrumentos para curación, sin provocar dolor, ya que una de sus premisas es precisamente la de curar sin dolor. Entre todo lo que ha creado, hay unas lajas de cuarzo a las cuales les incorpora unos circuitos que le proporcionaron los maestros con los que se conecta a veces en meditación y otras sin necesidad de ella.

Estos cuarzos, además de curar el cuerpo físico de dolores que nunca fueron eliminados en los pacientes por la medicina alopática, permiten equilibrar los cuerpos energéticos que todo ser humano tiene, integrándolo y permitiendo que se restaure la conexión con el mundo espiritual.

A través de estas placas he visto curaciones maravillosas. De las más recientes, fue la de una psicóloga que estaba desarrollando una enfermedad que le restaba fuerza a los músculos de las piernas y que la llevaría a una parálisis.

Cuando llegó a mi consulta empleaba una especie de arneses y bastones para caminar.

Mediante el diagnóstico le enviaron siete sesiones con los cuarzos, pero como a los tres empezó a fortalecerse; para la sexta sesión se movía perfectamente y faltó a la última. Cuando regresó sintiéndose de maravilla, le expliqué que estos tratamientos tienen que cumplirse totalmente, y con toda su responsabilidad los volvió a tomar, concluyendo con las sesiones diagnosticadas. Las últimas veces que la he visto no camina sino corre con la seguridad saludable que le muestra su cuerpo.

Sigo estudiando diferentes técnicas de sanación y, conforme avanzo, descubro más maravillas que me amplían el campo de acción. No todo es visible y lo que he descubierto es que la medicina alopática probablemente es la más primitiva de las medicinas. Si bien cura algunas dolencias físicas, no puede hacer nada en lo que se genera por medio de los pensamientos y los sentimientos. Los médicos empastillan (sic) a sus pacientes y pocos son los que se han acercado a las llamadas medicinas alternativas para ayudarse con sus técnicas.

* Narradora oral, astróloga y terapeuta.

12/JEO/PBC/LGL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content