Inicio » Hay más mujeres en los medios, pero no en cargos de decisión

Hay más mujeres en los medios, pero no en cargos de decisión

Por Carolina Velásquez/enviada

En la lógica actual del mundo informativo, donde se limita la diversidad de contenidos e ideas para responder a las exigencias de la publicidad y el poder político, las mujeres continúan siendo minoría en los cargos de decisión en los medios de comunicación, pese a que su presencia como informadoras se ha incrementado en las últimas décadas.

En ello coincidieron periodistas y comunicadoras de Ecuador y España reunidas en el Seminario sobre medios de comunicación y perspectiva de género que se lleva a cabo en esta ciudad.

Es sobre todo en las esferas de la dirección que las mujeres están prácticamente ausentes, afirmó Sally Burch, directora ejecutiva de la Agencia Latinoamericana de Información (ALAI) con sede en Quito, Ecuador.

Así lo demuestra, dijo, un estudio realizado en 2001 por la Federación Internacional de Periodistas (IFJ, por sus siglas en inglés) el cual “evidencia esta subrepresentación de las mujeres en los puestos de decisiones en los medios de comunicación, destacando el porcentaje de mujeres editoras, jefas de departamento o propietarias de los medios que no llega ni al 1 por ciento”.

Además, para Burch, existen otras dos brechas más recientes que limitan a las comunicadoras: la casi ausencia en los círculos de concepción y producción de conocimientos y tecnología, “cuyas reglas de integración están marcadas por los patrones de segregación sexista tradicional” y donde se encuentran en mayor número como procesadoras de datos o como anfitrionas de los ciber-cafés.

Datos del Instituto de la Mujer de España, donde los medios de comunicación jugaron un papel fundamental en la discusión y aprobación recientes de las leyes de igualdad y violencia, confirman lo expuesto por Sally Burch.

Al hablar de la representación de las mujeres en los medios de comunicación y la publicidad, María de Jesús Ortiz, jefa del servicio de comunicación de este organismo, informó que actualmente en los medios de comunicación española sólo hay entre el 16 y 17 por ciento de mujeres en cargos de decisión, 22 por ciento en puestos intermedios y, en orden de importancia, existe una mayor participación femenina en agencias de noticias, televisión, radio y prensa escrita.

Para Isabel Menéndez, directora ejecutiva de la Agencia de Comunicación de Género AmecoPress, ésta aún escasa influencia de las mujeres en la orientación de contenidos y estrategias informativos conlleva una serie de consecuencias en el momento de trasmitir las noticias.

“Los temas de las mujeres siguen ocupando espacios etiquetados o están dirigidos sólo a mujeres, esto aleja a los varones de su consumo y si lo hacen no lo confiesan públicamente. La prensa femenina no modifica estos estereotipos a pesar de su posición privilegiada respecto a la audiencia. Y el discurso continúa siendo androcéntrico, centrado fundamentalmente en los varones”, apuntó.

Al abordar el tema Alianzas de mujeres: impulso de la equidad desde las estructuras políticas y medios de comunicación, subrayó que no obstante esta realidad, la llegada de las mujeres a los cargos de dirección no garantiza una perspectiva de género en el manejo de la información.

“Muchas mujeres al llegar a los medios de comunicación y entrar a su estructura de poder prefieren dejar la etiqueta de feministas. A esto se agrega la poca formación en género que las y los periodistas tienen y que, al menos, en las revistas llamadas femeninas (dirigidas en su mayoría por mujeres) otros temas ?distintos al cuidado físico, dietas, consejos en el hogar y cuidado de la familia– no se tratan para no ofender a los publicistas”.

Para Isabel Menéndez, las feministas aparecen cuando tienen un problema entre ellas, al reclamar algún derecho o si llevan la contraria en algo. Con un agregado: los estereotipos. Somos feas, violentas, el fin de la especie si no hemos sido madres, violentas y lesbianas”.

Este panorama todavía coloca a las mujeres, en general, en el ámbito de la salud y la vida sana, concluye, “con una imagen que parte de la belleza y la estética”, dejando a la agenda feminista y sus temas no sólo invisible sino “demonizada”.

07/CV/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: