Inicio » Hermelinda Hurtado, militante contra todas las injusticias

Hermelinda Hurtado, militante contra todas las injusticias

Por Guadalupe Cruz Jaimes

Un ambiente “sumamente hostil”, violencia física y psicológica ha padecido en el comité de huelga del Sindicato Independiente de Trabajadores de la Universidad Autónoma Metropolitana (SITUAM) Hermelinda Hurtado Guzmán, secretaria general de esa agrupación.

En entrevista con Cimacnoticias, la lidereza sindical denunció que incluso ha recibido golpes por parte de integrantes del grupo encabezado por el ex secretario general, Jorge Ramos.

“El codazo de Jorge Ramos en el comité de huelga, el golpe de la señora Maximina Gómez en el hombro son de las cosas que me tengo que aguantar si quiero seguir aquí, si no van a decir que soy una chillona, que no aguanto nada”, señaló Hermelinda Hurtado, licenciada en Ciencias de la Comunicación por la UAM, unidad Xochimilco.

Esta mujer de 45 años, originaria de Acatlán, Hidalgo, advierte, sin embargo, “a mis compañeras nadie las va a tocar mientras yo esté aquí al frente”.

La militante del SITUAM desde hace 26 años, se cuestiona con indignación “hasta qué grado tiene una que aguantar para permanecer aquí, a costa de qué y a cambio de qué tenemos que abrirnos espacio”.

Hermelinda, quien asegura no haber aspirado a la Secretaría que actualmente ocupa, considera que cuando las mujeres tienen objetivos comunes no importa la ideología de cada una, se pueden unir para alcanzarlos.

“Soy la segunda mujer que dirige este sindicato y soy la primera que tiene una huelga con tantos días. A pesar de que ya llevamos 54 días, no han podido destituirnos, aunque en cada comité de huelga es lo mismo”, les gritan a ella y al Comité Ejecutivo del sindicato independiente que las destituirán, las descalifican diciéndoles que no funcionan, asegura.

MUJERES “DE LUCHA”

La dirigente, delgada y de tez morena, además de ser docente, laborar como administrativa y dirigir el SITUAM, se encarga de la educación de sus hijos Santiago, Emiliano y Rodrigo de 5, 12 y 14 años de edad, respectivamente. Opina que con la actitud despectiva de algunos de sus compañeros –“los menos”, dice– “están violando nuestras ideas, nuestra militancia política, lo están intentando, pero no nos hacen mella”.

“La primera vez que intenté hablar hubo un compañero que dijo ya va hablar la vieja pendeja esa, me marcó para muchos años”. Sin embargo, Hermelinda persistió en la lucha, siempre en busca de mejorar las condiciones laborales para las y los trabajadores de la UAM, ella era “de las de la brocha, la pintura y el papel kraft”, trazando en papel las consignas de la lucha sindical, afirma.

“Fui caballito de batalla, de estar en las huelgas día y noche”. Por ello, asevera, “yo quiero mucho a mi Sindicato y me duele lo que le pasa”. El ejemplo de su madre, quien sufrió “por muchos años” violencia por parte de su esposo, quedó indeleblemente marcado en su memoria hasta que “la señora se rebeló” y no permitió que la violentaran una vez más, comenta Hermelinda.

Otra mujer a la que admira la dirigente es a Auxilio Heredia, quien ocupa el mismo cargo que ella, pero en el Sindicato de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, porque “sin perder la postura de género podía enfrentarse a todos estos compañeros”.

MILITANCIA Y SINDICALISMO

Hermelinda, vestida de colores tenues, con su saco a cuadros, recuerda su primer acercamiento “con un movimiento democrático”. A finales de los años setentas, cuando tenía 15 años y estudiaba en el Plantel 7 del Colegio de Bachilleres, ubicado en Iztapalapa, formó parte de un movimiento estudiantil que peleó “para impedir que se nos dejará en nivel técnico”, para que pudiéramos seguir hacia una licenciatura.

Dice Hermelinda, la mayor de cuatro hermanas, que siempre ha sido partícipe del cambio: “he militado todas las marchas, sea la Otra campaña, como la de Andrés Manuel, siempre he participado ante cualquier forma de injusticia”.

Desde el movimiento estudiantil apoyó el movimiento obrero y al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), apoyando a la Coordinadora Nacional del Magisterio, “durante varios años”. Sabe del tema, pues ha estudiado diplomados en tecnología educativa y educación superior. También se diplomó en cine, producción sonora, producción audiovisual, educación de la voz.

Su mayor logro profesional es trabajar gustosa en la docencia, “soy maestra de producción audiovisual y me encanta mi trabajo”, en tanto como militante lo es haber ganado el Comité Ejecutivo en un mundo masculinizado, y encabezar un sindicato donde el 56 por ciento somos mujeres.

Relata a Cimacnoticias que su hijo Santiago, de 5 años, le pide que renuncie, “que ya quiere a su mamá”. Pero, argumenta la también estudiante de maestría en Diseño, “sería frustrante no conseguir lo que quieres, sería frustrante que mis hijos vieran que su mamá declina seguir adelante cualquier principio. Yo digo que con mi militancia estoy educando y estoy enseñando que las cosas tienen que cambiar”.

Hermelinda, quien se considera obsesiva, opina “yo creo que una característica de las mujeres es la firmeza cuando tenemos una convicción de que lo que estamos haciendo es lo correcto”.

Relata que empezó a trabajar en la UAM como “temporal” y tres años más tarde de base, donde se encontró con una manera “más ligera” de hacer política, “distinta, sólo había que asistir a las asambleas”.

ESPACIO DE LA MUJER

El mayor logro de Hermelinda como mujer es “conservar todavía la sensibilidad para creer que nosotras juntas, podemos conseguir algo mejor”.

Hermelinda afirma que no se coloca en ninguna corriente política, “es por el colectivo de las mujeres por donde se puede avanzar, el espacio de la mujer, para combatir desde esa unión el hostigamiento y el acoso”, señala.

“Cada mes tenemos dos horas para discutir la problemática que necesitemos, por ejemplo el climaterio, los temas que les preocupa a las compañeras”. Acuden a algún especialista, de acuerdo a los temas que se necesiten.

“Aquí las compañeras deciden lo que queremos hacer”, en este espacio “nos encontramos con compañeras golpeadas en un área universitaria, profesionistas, algo se está haciendo mal”.

La última parte fuerte de su militancia sucedió, recuerda, cuando cerraron el Centro de Desarrollo Infantil número 3. “Santiago tenía un año y lo llevaba de oficina en oficina, me lo llevaba a trabajar. Lo dejé un año en mi área de trabajo y propuse a mis 150 compañeras que hicieran lo mismo, pero fui la única que lo hizo”.

Esa fue una de las luchas que encabecé, relata, es una lucha de resistencia, en la cual logré que la Cámara de Diputados realizara un exhorto a la Universidad. Sin embargo ésta se amparó en su autonomía para ignorar la recomendación. Y el Comité Ejecutivo del SITUAM, “la dirigencia sindical, encabezada por Rodolfo Pérez Ruiz, no nos apoyó, y al poco tiempo ganó las elecciones Jorge Ramos y fue lo mismo”, fue un enfrentamiento con las autoridades de la UAM y con la dirigencia sindical.

Para Hermelinda, la UAM “es el símbolo máximo de lo que deberían de ser las buenas ideas, la buena generación, es espacio que tendría que estar creando y recreando formas para poder vivir mejor en toda la sociedad, me duele mucho lo que está pasando en nuestra Universidad, creemos que tiene una gran responsabilidad y un sistemas político donde los presupuestos se reducen”.

54 DÍAS DE HUELGA

Desde la Casa de Cultura del SITUAM, Hermelinda aclaró la situación de las 7 trabajadoras, trabajadores y las y los estudiantes que desde el jueves pasado se encuentran en huelga de hambre, frente a las oficinas del Sindicato independiente.

Para la lidereza, al igual que para la mayoría de las y los sindicalizados, la huelga que llevan a cabo es de carácter laboral, por lo que no pueden apoyar una huelga hambre porque ésta es una decisión de vida.

“Esa decisión es individual, el Comité votó que no compartimos la idea de impulsar una huelga de hambre, porque el Sindicato emplaza una huelga de carácter laboral”, y afirmó que “el Sindicato no avala que los compañeros pongan en riesgo su vida, ellos decidieron que con o sin apoyo del Sindicato iban a hacer su huelga de hambre”.

Asimismo, la Secretaria denunció que tuvieron que mudarse a la Casa de Cultura porque fueron hostigadas y hostigados por personas no identificadas como trabajadores del SITUAM.

“La UAM sigue con el mismo planteamiento, no va a soltar nada sigue con el autoritarismo e inflexibilidad, que no nos permite buscar un mejor espacio”, señaló la Secretaria.

Espera que con la intervención de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social la huelga se levante lo más pronto posible, ya se tienen que empezar otro tipo de planteamientos “algunos que destraben y que den otro tipo de solución”.

08/GCJ/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: