Inicio Homicidios contra migrantes, ¿odio racial?

Homicidios contra migrantes, ¿odio racial?

Por la Redacción

La formación del grupo antiinmigrante Minuteman, que fomentan la intolerancia y el odio racial, y el muro que se pretende hacer a lo largo de nuestra frontera con Estados Unidos, alientan aún más el racismo contra los migrantes latinos que ingresan ilegalmente al vecino país. Recientemente se han registrado varios asesinatos “en defensa propia” por parte de diferentes autoridades estadounidenses.

Guillermo Martínez Domínguez, de 18 años de edad, murió a manos de elementos de la Patrulla Fronteriza a consecuencia de un balazo en la espalda al querer internarse en los Estados Unidos. El argumento del oficial que le disparó fue que estaba en riesgo su vida, ya que presuntamente lo habían agredido con “una piedra”.

Otro caso es el de Carlos Delgadillo Martínez, de 17 años de edad, quien pretendía cruzar el Río Bravo sobre una llanta. Desafortunadamente, lo descubrieron elementos de la Patrulla Fronteriza que viajaban en un helicóptero. Con el aire de las aspas fue arrastrado por la corriente, lo que le impidió nadar a la orilla del lado mexicano; la llanta en la que se trasladaba se volcó y falleció ahogado. Los hechos ocurrieron en Nuevo Laredo, Tamaulipas.

También podemos mencionar a Ismael Segura Méndez, un joven de 23 años de edad, padre de tres pequeños hijos, quien el pasado 14 de enero recibió un disparo en el abdomen que le provocó la muerte por parte de un agente del Departamento de Seguridad Pública (DPS) en Roma, Texas, población fronteriza con Miguel Alemán, Tamaulipas.

Segura Méndez era jardinero en Roma. Al salir de su trabajo fue interceptado por agentes del Departamento de Seguridad Pública, quienes sospecharon que conducía en estado de ebriedad. Por su calidad de indocumentado sintió temor y corrió a refugiarse en la casa donde hasta unos minutos antes había estado trabajando; ahí fue recapturado, esposado y, finalmente, el agente Patrick O`Connors le disparó en el pecho.

En sus primeras declaraciones el agente dijo que el occiso nunca había sido esposado. Un día después se contradijo al declarar que sí había sido esposado, después de recibir el disparo, para seguridad tanto de Ismael Segura como de los agentes, con el argumento de que los agentes están autorizados a disparar cuando crean que su vida esta en peligro.

A ya casi dos semanas de ocurridos tan lamentables hechos, las investigaciones continúan. Por lo pronto, hay que esperar los resultados de todas las demás investigaciones de homicidios ocurridos contra de nuestros connacionales sin que las autoridades mexicanas hagan nada para remediar o frenar lo que esta pasando.

*Centro de Estudios Fronterizos y de Promoción de los Derechos Humanos, AC. Reynosa, Tamaulipas.

06/FF/YT

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content