Inicio Ignoró México alerta sobre pederastas en Cancún

Ignoró México alerta sobre pederastas en Cancún

Por Román González

El caso Succar Kuri, en alusión al empresario hotelero de origen libanés acusado de abusar sexualmente de al menos 23 menores en Cancún, Quintana Roo, puso en evidencia la falta de control o la complicidad de las autoridades mexicanas en el turismo sexual en destinos turísticos, pese a que desde 1997 Naciones Unidas (ONU) había llamado la atención al respecto.a

Hace seis años la Relatora Especial de la ONU Sobre Venta de Niños, Prostitución Infantil y Utilización de Niños en la Pornografía, Ofelia Calcetas-Santos, advirtió que “en Cancún no existe una legislación adecuada que proteja a los menores que son explotados sexualmente, lo cual hace que el problema se incremente de manera alarmante”.

Nada ha cambiado. El pederasta Jean Succar Kuri, empresario de origen libanés de 60 años de edad, es un violador de niñas y niños que en complicidad con su esposa los “compartía con amigos”. Hasta ahora se sabe de 23 menores víctimas del pederasta.

De este negocio ilícito las “ganancias” a nivel mundial alcanzan la cifra de siete mil millones de dólares anuales. La prostitución y pornografía infantil no respeta nada y los menores están indefensos ante este problema mundial.

En su informe sobre México, Calcetas-Santos externaba su preocupación por la existencia de noticias, según las cuales en ese centro turístico los casos de violencia sexual y violaciones de menores habían aumentado en 153 por ciento.

La ahora ex relatora, señalaba entonces que durante su visita a Estados Unidos en diciembre de 1996, fue informada de que había operadores de turismo que, al parecer, organizaban visitas a México para hombres que desean viajar especialmente para tener relaciones sexuales con muchachas de menor edad.

Calcetas- Santos se sintió defraudada por la actitud defensiva y hermética de la mayoría de los funcionarios de turismo, migración y aduanas, que niegan el problema, “lo que es de lamentar, especialmente en las zonas turísticas y fronterizas”, afirmaba entonces.

EL PROBLEMA SE EXTIENDE

Calcetas- Santos dio a conocer que este problema no sólo se presentaba en ese sitio turístico, también existía en el Distrito Federal, en las ciudades de Veracruz y Xalapa, en el estado de Veracruz, en Ciudad Juárez (Chihuahua), y Tijuana (Baja California).

Consideraba que los motivos fundamentales por lo que los menores son objeto de la explotación sexual comercial en las zonas metropolitanas, turísticas y fronterizas son en general muy semejantes: la pobreza y la migración.

La ex relatora revelaba que la falta de estadísticas y datos sobre el alcance de la explotación sexual comercial de menores no debería servir de excusa al gobierno mexicano para no aplicar medidas de prevención e intervención.

Calcetas-Santos confiaba en que el gobierno examinaría a fondo el informe a fin de prevenir y superar el problema de la explotación sexual comercial de menores en México. Sin embargo, el problema persiste y podría ser mayor de lo que suponemos.

2003/RO/MEL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más