Inicio Inicia Cumbre Mundial en medio de profundas divisiones

Inicia Cumbre Mundial en medio de profundas divisiones

Por la Redacción

Profundas divisiones entre los miembros de la ONU en materia de terrorismo, crímenes de guerra, ayuda para el desarrollo, cambio climático y derechos humanos amenazan convertir en un fiasco la Cumbre Mundial a realizarse desde hoy 14 y hasta el 16 de este mes.

A lo que la Organización de las Naciones Unidas llamó “la mayor reunión de dirigentes mundiales de la historia”, que congrega a 170 jefes de Estado y de gobierno, varias organizaciones de la sociedad civil expresaron preocupación por la parálisis en las negociaciones sobre el plan de acción que deberá adoptar la cumbre, informa la agencia IPS.

El plan, llamado “proyecto de documento final”, debe proponer compromisos concretos para alcanzar los Objetivos de Desarrollo de la ONU para el Milenio acordados por los países miembros en 2000, entre ellos, el alivio de la pobreza extrema y el hambre y la educación primaria universal.

Además, debe recomendar decisiones en materia de seguridad, derechos humanos y reforma del sistema de la ONU, con base en un conjunto de propuestas esbozadas en marzo por el secretario general Kofi Annan, en su informe titulado “Un concepto más amplio de la libertad”.

Sin embargo, “las negociaciones están al borde del fracaso, porque los gobiernos no se ponen de acuerdo sobre medidas clave de reducción de la pobreza, control de armas ni su responsabilidad de proteger a civiles”, lamentó Caroline Green, de Oxfam Internacional, en declaraciones a IPS.

La cumbre debe adoptar el proyecto de documento final, descripto como un plan mundial de acción para la mejora de la comunidad internacional en el siglo XXI.

Pero el avance sobre el proyecto de 45 páginas ha sido muy lento. “Podríamos terminar con una declaración de buenas intenciones de dos o tres páginas”, dijo un diplomático asiático. “Si esto ocurre, la tan publicitada Cumbre Mundial no será más que un fiasco”, advirtió.

En una declaración conjunta esta semana, las organizaciones no gubernamentales (ONG) Human Rights Watch, Oxfam Internacional y Amnistía Internacional exhortaron a algunos países a dejar de tomar a la cumbre de rehén cuando están en juego medidas cruciales para la seguridad humana y la reducción de la pobreza.

“Esos gobiernos hundieron las negociaciones sobre el texto final en la crisis, cuando faltan pocos días para la mayor reunión de líderes de la historia”, declararon las tres organizaciones.

Las objeciones de esos países impiden acuerdos sobre la propuesta creación del Consejo de Derechos Humanos, reducción de la pobreza y prevención de genocidios, “pese al apoyo de la abrumadora mayoría de los gobiernos”.

Los países que las ONG identificaron como “arruinadores” del acuerdo son Estados Unidos, India, Egipto, Argelia, Pakistán, Venezuela, Cuba, Irán, Siria, Rusia, Birmania, Turkmenistán, Belarús y Vietnam.

“La posibilidad de que un pequeño número de países con preocupantes antecedentes en derechos humanos bloquee la creación de un órgano de derechos humanos más eficaz no sólo es paradójica, sino también desgraciada”, expresó Peggy Hicks, directora mundial de campaña de Human Rights Watch.

“Millones de mujeres, hombres y niños esperan de esta cumbre algo más que un foro de negociaciones sobre derechos humanos”, destacó Yvonne Terlingen, representante de Amnistía Internacional ante la ONU.

El viernes, trascendió que el embajador estadounidense John Bolton había retirado su exigencia de retirar del proyecto las 35 referencias a las metas del milenio. La revisión del avance de los países hacia esas metas, a cumplirse en su mayoría antes de 2015, es el mandato principal de la Cumbre Mundial.

Pero el Grupo de Control de Género de la Cumbre, una coalición de grupos de mujeres con sede en Nueva York, afirmó que Estados Unidos no hizo ninguna concesión significativa en las negociaciones.

“Lo que están haciendo es quitar piedras que ellos mismos pusieron”, comentó Françoise Girard, portavoz del Grupo de Control.

Green, de Oxfam, destacó que la cumbre debe necesariamente tomar medidas vitales para prevenir genocidios. “Los gobiernos deben acordar su responsabilidad de proteger a todas las personas de matanzas”, o de lo contrario dejarán en evidencia que no existe voluntad política para prevenir otro genocidio como el de Ruanda, en 1994, en que fueron asesinadas hasta un millón de personas.

Asimismo, “si el resultado de la cumbre no incluye medidas para el control de las armas pequeñas, que son las verdaderas armas de destrucción masiva, ni para que los países industrializados destinen 0,7 por ciento de su producto interno bruto a la ayuda al exterior, esta oportunidad histórica de reforma será un fracaso”, advirtió.

Green previno que este fin de semana sería vital para el resultado de las negociaciones. Estados Unidos debe esforzarse mucho más para llegar a un acuerdo con los otros países, y el Movimiento de Países No Alineados debe aceptar la responsabilidad de proteger a los civiles, exhortó.

2005/TD/SJ

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content