Inicio Inicia traslado de reclusas de Tepepan a Santa Martha Acatitla

Inicia traslado de reclusas de Tepepan a Santa Martha Acatitla

Por Román González

La mayoría de las mil 475 mujeres presas en los reclusorios Norte y Oriente, y el Centro de Readaptación Femenil Tepepan, que empezaron esta madrugada a ser trasladadas al nuevo penal femenil de Santa Martha Acatitla, purgan condenas por delitos contra la salud o robo, informó la asesora de la dirección y fomento y concertación de acciones del Instituto de las Mujeres del Distrito Federal (Inmujeres-DF), Angélica Martínez.

Además, destacó que muchas de ellas son solteras, separadas o abandonadas por su pareja. “La mayoría de las internas, son muy jóvenes, pues más del 30 por ciento tiene una edad entre los 21 y 30 años”.

Las primeras 326 internas del Centro Femenil de Tepepan, fueron reubicadas al nuevo complejo carcelario ubicado en Santa Martha Acatitla, delegación Iztapalapa, a pesar de que no está terminado en su totalidad.

Su capacidad es para mil 632 reclusas. A su ingreso, serán separadas primodelincuentes de reincidentes de baja y alta peligrosidad; procesadas de sentenciadas y ejecutoriadas. Al igual que las madres que conviven con sus hijos menores de edad y discapacitadas.

En fecha próxima se trasladará al resto de la población femenil de los penales Norte y Oriente. La construcción tuvo una inversión final de 323 millones de pesos.

Entrevistada en las instalaciones del Inmujeres-DF, Angélica Martínez explicó que cuando un hombre comete un delito es considerado como violador de la ley, en cambio si se trata de una mujer, se convierte en transgresora de la moral social; así, son tratadas como delincuentes porque hicieron algo que va en contra de lo socialmente aceptado como femenino.

En ese sentido, el rechazo social es mayor para ellas. De ahí, que se les abandone. “Mientras que las filas para la visita en los reclusorios de hombres, son enormes y se les lleva bolsas de comida. En el caso de las mujeres no es así”.

Podría parecer irrisorio pero hemos visto que en los días de visita, si hay cinco personas “ya es mucho”. Son abandonadas por los hijas y los hijos, quienes incluso se atreven a calificarlas como “mala madre o mala mujer”.

Lo mismo con los varones de su familia; su padre la rechaza y tiende a abandonarla. Sumado a ello, enfrentan la condena social y carcelaria.

La psicóloga dijo que la mayoría de las mujeres que cometen delitos, casi siempre están relacionadas con un hombre, es decir, no son ellas quienes lo planean, “sino que a partir del rol que hemos aprendido de dependencia, se juntan con un hombre para cometer un robo o delitos contra la salud”.

Por lo general, destacó ellas son quienes pasan la droga. Las utilizan para introducir a los penales o trasladarla de un lugar a otro. En el caso de los penales, llevan la droga al esposo, hermano, papá, incluso a su hijo; “las cachan” y son detenidas.

También existe una población de internas que viven con VIH que “en lugar de ser atendidas, las hacen a un lado, pensando que la convivencia con las demás mujeres puede ser un foco de infección”, resaltó.

Datos de la Dirección general de Readaptación Social del Gobierno del Distrito Federal (GDF), hasta agosto del 2003, revelan que 309 mujeres están recluidas por delitos contra la salud; 438 están internas por robo; 146 por homicidio; 87 por privación ilegal de la libertad y 57 por fraude.

2004/RG/GV/SM

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más