Inicio Interés Superior

Interés Superior

Por Nashieli Ramírez*

La Convención sobre los Derechos de los Niños (1989) se sostiene en cuatro principios estructurales: no discriminación, autonomía y participación, protección e interés superior.

Este último obliga a que en todas las medidas que tomen las instituciones públicas o privadas, los tribunales, las instancias administrativas y los órganos legislativos, se les reconozca a las niñas, niños y adolescentes como sujetos de derechos y que prevalezcan las que promuevan y protejan sus derechos.

El interés superior es una garantía, ya que toda decisión que competa a las niñas y los niños debe considerar esencialmente sus derechos. No sólo obliga a las autoridades e instituciones públicas y privadas, sino también a sus madres y padres. Es una norma de interpretación jurídica y una directriz para la formulación de políticas públicas para la infancia.

En nuestro país este concepto es poco entendido y por lo tanto su aplicación es limitada. El presupuesto para las niñas, niños y adolescentes, que representan alrededor de tres de cada diez mexicanos, es limitado y se encuentra como un apéndice invisible de los presupuestos dirigidos a las mujeres y a las familias.

Y esta situación se extiende hacia las acciones gubernamentales y las decisiones judiciales que les competen.

Lo que ustedes encontrarán en esta columna es una mirada hacia las niñas, niños y adolescentes, con un acercamiento inspirado en su interés superior. Intentamos construir un espacio que aborde a la infancia desde sus derechos, muy alejado de los abordajes dominantes del enfoque comercial o de “recetas para la crianza”.

Semanalmente intentaremos colocar en la agenda pública lo que muchos sectores insisten en dejar en la arena de lo privado, en un esfuerzo por visibilizar a la infancia y la adolescencia, y sus derechos.

Intentaremos influir en la transformación de las representaciones sociales que dominan sobre este sector de la población. De contribuir a la modificación de estereotipos e imágenes negativas hacia representaciones que permitan ver a niños, niñas y adolescentes como ciudadanos y ciudadanas con derechos y como actores sociales valiosos y relevantes en el fortalecimiento de sus familias, el desarrollo de sus comunidades. Más que como promesas del futuro, como realidad del presente.

Intentaremos, siguiendo a Eduardo Galeano, contarles a nuestro modo y nuestra manera algunas historias de niños. Ya que día tras día se niega a los niños y niñas el derecho a su infancia. El mundo trata a los niños pobres como si fueran basura. El mundo trata a los niños ricos como si fueran dinero.

Y a los de en medio, a los que no son ni pobres ni ricos, el mundo los tiene bien ataditos a la pata del televisor para que desde muy temprano acepten como destino la vida prisionera.

Agradecemos este espacio a CIMAC, a las mujeres detrás de esta agencia aliada de las luchas sociales, aliada en la lucha por los derechos de la infancia en México.

*Directora de Ririki Intervención Social. Experta en infancia, adolescencia y sus derechos.

11/NR/RM/LGL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content