Inicio La desigualdad de género es lo que hace vulnerable a las mujeres

La desigualdad de género es lo que hace vulnerable a las mujeres

Por Socorro Chablé, corresponsal

La brecha entre géneros, y la desigualdad en las condiciones de vida de las mujeres, afecta sus oportunidades de desarrollo e impacta en sus habilidades para enfrentar el riesgo, factor que realmente las hace vulnerables, coincidieron aquí expertos en el foro regional Género y Cambio Climático.

Con la participación de instituciones de gobierno y Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC), como parte de los encuentros “Género y Cambio Climático”, que se realizan en el país para proponer acciones ciudadanas a presentarse en la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de la ONU sobre Cambio Climático (COP-16) de diciembre en Cancún, se reconoció que la vulnerabilidad y el riesgo se vive de manera diferenciada entre hombres y mujeres, del campo y/o de la ciudad.

Para la maestra Teresa Munguía del Colectivo Sinergia, es fundamental que la sociedad y los gobiernos trabajen en conjunto para obtener resultados positivos a favor de las mujeres y su desarrollo en el medio ambiente, así como la posibilidad de obtener presupuesto para alcanzar resultados más tangibles en la temática.

El titular de la secretaría de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente, Eduardo Batllori Sanpedro hizo un recuento sobre la manera en que el cambio climático afecta a la sociedad y subrayó que de no adoptar medidas que conlleven un respeto y cuidado significativo del medio ambiente, el resultado puede ser catastrófico.

Coincidieron en que las desigualdades de género incrementan la vulnerabilidad y el riesgo de mujeres y hombres frente a los impactos de la crisis ambiental, y que al ser este, un asunto de derechos y seguridad social, se requiere de la intervención del Estado con políticas incluyentes tanto para la adaptación como para la mitigación y el fortalecimiento de habilidades y capacidades frente a los riesgos del cambio climático.

En el aspecto social-humano las y los participantes destacaron un incremento en la migración masculina, así como las enfermedades en la familia, y una mayor pobreza para las mujeres. Se profundizan las desigualdades sociales, la división por clases sociales, y hay un abuso del ejercicio de poder. Las amenazas se vuelven desastres por no tener habilidades y capacidades para enfrentarlas.

En lo económico-productivo señalaron que los impactos del cambio climático se originan desde el uso de agroquímicos, la explosión demográfica y la desvalorización de las actividades productivas tradicionales, que se agudiza con el uso de tecnologías “sucias”, el creciente individualismo social, y la pérdida de prácticas tradicionales sustentables, pero principalmente por un modelo de desarrollo que no se cuestiona y que solo sirve de paliativo.

En el Físico-Ambiental señalaron la pérdida de playas, incremento en los fenómenos naturales como huracanes, incendios y sequías, y un mayor deterioro de la biodiversidad y su contaminación.

En el eje de Derechos humanos, destacaron una mayor discriminación hacia las mujeres, conflictos sociales en la defensa de la tierra y despojo de las mismas.

Respecto al eje de Políticas públicas, concluyeron que los organismos de gobierno están en un proceso de aprendizaje para incluir la perspectiva de género.

Afirmaron que se carece de políticas con perspectiva de género, lo que se refleja en la atención de desastres, donde se prioriza a los sectores turísticos y urbanos, por encima de los sectores rurales y la población más vulnerada. Se percibe un desarrollo urbano inequitativo, y la perspectiva de género se maneja en el discurso pero no en la práctica.

Coincidieron en que hay desinformación de los proyectos gubernamentales, y cuando hay políticas ambientales que sientan las bases para adaptarse y mitigar, las clases en el poder son quienes no las cumplen.

Concluyeron que el cambio climático provoca un incremento de enfermedades asociadas al estrés, como es el caso de las mujeres que desempeñan triples jornadas de trabajo para enfrentar la crisis alimentaria.

Aún cuando reconocieron que hay políticas adecuadas y decretos como el 801 (POETCY) y el 285 de ciénagas y manglares, y se intenta un mejor manejo de residuos, los gobiernos no están preparados para impulsar y construir junto con la ciudadanía, estrategias de adaptación y mitigación al cambio climático para minimizar la vulnerabilidad y el riesgo de desastres, precisaron.

10/SCH/LR/LGL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content