Inicio La falta de transparencia presupuestal viola la ley

La falta de transparencia presupuestal viola la ley

Por Mónica Pérez

Los presupuestos sensibles al género resultan de una serie de iniciativas a nivel mundial que impulsaron organizaciones de la sociedad civil, en particular del movimiento de mujeres, interesadas en vigilar y transparentar el ejercicio de los recursos públicos.

De acuerdo con el documento Presupuestos Sensibles al Género, elaborado por la Secretaría de Salud y organizaciones de la sociedad civil en el 2002, estas iniciativas surgieron al darse cuenta de que la manera en que presupuestan los Estados no permite analizar los recursos que se destinan a hombres y mujeres, ni si éstos responden a sus necesidades reales.

El primer ejercicio de presupuesto con enfoque de género lo impulsó el gobierno de Australia entre 1984 y 1996. La segunda iniciativa a nivel internacional se llevó a cabo en Filipinas en 1994 y en 1995, después de la primeras elecciones democráticas, Sudáfrica promovió la Iniciativa de Presupuestos para las Mujeres.

Actualmente hay iniciativas sobre presupuestos sensibles al género en más de 50 países como Canadá, Reino Unido, Noruega, Brasil, Chile, Colombia, Perú, India, Uganda y México.

Los presupuestos sensibles al género buscan eliminar las desigualdades entre hombres y mujeres distribuyendo los recursos de una manera más adecuada y equitativa. Su objetivo es analizar cómo el gasto público obstaculiza o promueve la equidad de género y cómo afecta las oportunidades sociales y económicas para ambos grupos.

En este sentido es importante aclarar conceptos como sexo y género. Mientras el sexo se refiere a las diferencias biológicas entre hombres y mujeres, el género se refiere al conjunto de ideas, percepciones y valoraciones sociales sobre lo femenino y lo masculino.

Así, la perspectiva de género es una herramienta para analizar las diferencias sociales entre hombres y mujeres y busca una solución a las desigualdades que surgen de dichas diferencias.

Por lo tanto, los presupuestos sensibles al género no están dirigidos únicamente a las mujeres, sino que introducen la perspectiva de género en el diseño de programas, proyectos y estrategias dentro del presupuesto.

Este tipo de presupuestos sirven para que las y los encargados de diseñar políticas públicas tomen en cuenta su impacto sobre los distintos grupos sociales; incrementen la equidad de los recursos asignados a los programas de gobierno y para que exista un mecanismos a través del cual analizar las asignaciones de recursos.

Los presupuestos sensibles al género se incluyen en el Presupuesto de Egresos de la Federación que es un medio para alcanzar los objetivos planteados en las políticas públicas mediante la asignación de recursos.

Al respecto, el pasado 2 de diciembre organizaciones civiles denunciaron que el Proyecto de Egresos de la Federación (PEF) 2004 “burla la división de poderes y viola la ley” al carecer de transparencia en su información, e impedir con ello la fiscalización de los recursos.

Explicaron que a pesar de que el cáncer cervicouterino y mamario representan la segunda causa de muerte en mujeres mexicanas, el proyecto de presupuesto de Egresos de la Federación este año redujo en diez por ciento los recursos destinados a la salud de las mujeres.

03/MP/GMT

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content