Inicio La gira por Jaipur

La gira por Jaipur

Por Juana Eugenia Olvera*

Una vez terminado el intensivo que vino a dictar Gurumayi a Nueva Delhi, uno de los swamis nos dijo a Ada, una devota de Ponce, Puerto Rico, y a mí que aprovecháramos que estábamos en Delhi, que hiciéramos un recorrido por Jaipur, que era una reliquia que valía la pena conocer y que estaba relativamente cerca, que no sabíamos cuándo podríamos regresar o tener otra oportunidad como ahora.

Realmente no le costó mucho trabajo convencernos, así que nos encaminamos a buscar los autobuses que nos llevarían allá.

Dos o tres días después iniciábamos nuestra ida a Rajasthan, estado donde se encuentra la bella ciudad rosa llamada así, porque por ahí de 1905 fue pintada de este color para darle la bienvenida al esposo de la reina Victoria.

El camino no es de fácil acceso, pero los paisajes valen la pena, sobre todo por la cantidad de pavos reales silvestres que se ven.
Algo que impresiona es el resto de fachada del Palacio de los Vientos tanto por lo alto y ancho que sin duda en su momento debió ser algo maravillosa ya que era la entrada a la ciudad.

En las afueras de la ciudad hay también un templo exquisito, labrado en mármol blanco. En medio de verdes jardines se levanta un inmenso templo de este color con cristaleras multicolores representativas de los distintos dioses hindúes.

En el interior, una gran sala, también de mármol blanco, con columnas, y dos figuras centrales doradas. En el techo, arriba, en sus cúpulas, ni un solo espacio del mármol queda sin labrar.

El fuerte Amber es una de las visitas más típicas de la ciudad ya que es una impresionante fortificación que se eleva majestuosa sobre una colina junto a un lago. Las vistas desde cada una de sus ventanas son impresionantes.

La entrada del fuerte tiene unos bajorrelieves preciosos y una figura de Ganesh la domina. Pero si hay algo que destaca por todo el fuerte son sus celosías, desde donde las mujeres hindúes podían mirar sin ser vistas.

Los espejos que en su interior se pueden ver incrustados en las paredes le dan un toque brillante y al mismo tiempo oriental. Por ello lo conocen también como el Palacio de los Espejos.

Por cierto que nos tocó ver algo del llamado Boliwood, ya que en el Palacio de los Espejos estaban filmando una película y ciertamente no se veía que la disfrutaran del todo.

El observatorio de Jai Singh data del año 1757; está construido en unas semiesferas escavadas en el piso, donde se encuentran de un lado las constelaciones y del otro los planetas.

Situado en el centro de la ciudad, en él se pueden calcular con exactitud la hora solar, el día, la posición de los planetas, sus ascendentes y todo lo que los astrólogos hacemos.

Cuando llegamos al hotel el gerente nos informó que al día siguiente se celebraría un festival muy parecido al carnaval, sólo que no nos recomendaba que saliéramos porque una de las bromas que hacían era aventar unas bolsas de agua de colores y no importaba si las víctimas eran niños, jóvenes o personas mayores y que en ocasiones se prestaba a muchos abusos.

Así que salimos a comprar unos libros, para variar, a fin de pasárnosla leyendo. Ahí fue que leí el Ramayana, otra de las grandes epopeyas de la India.

Ese viaje me trajo muchas dudas, ya que durante los recorridos en el autobús, en lugar de ver las películas que transmitían, yo procuraba meditar y las visiones que tenía venían del pasado en donde me veía como un rajá montado en un elefante y a las multitudes saludándome.

Todo tan claro, nítido y creíble, vestido con un traje de seda blanca bordado con piedras preciosas y usando un turbante también blanco. Hasta los zapatos estaban bordados y eran los clásicos de punta enroscada.

No era galán, más bien bajito y gordo, casi como el papá de la princesa de Aladino pero por lo que recuerdo, muy querido por su pueblo. Esto me llevó a justificar la capacidad de sentirme en mi hogar y entender la facilidad para moverme en la India, sobre todo en Delhi, conociendo los lugares en donde debí haber tenido una vida como de película.

*Narradora oral, astróloga y terapeuta.

11/JEO/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content