Inicio La injusticia continúa en nuestro país, advierte Dora Ávila

La injusticia continúa en nuestro país, advierte Dora Ávila

Frente al antes y el después, la activista pro derechos humanos Dora Ávila Betancourt pone los pies firmes sobre la tierra. La semana pasada, gracias a la solidaridad de muchas mujeres y hombres del país, pudo pagar una fianza que le devuelve su libertad caucional, pero la vida no será la misma.

Ya no se vive igual, dice mientras reflexiona sus palabras. El 7 de febrero Dora Ávila Betancourt, integrante del Centro de Derechos de la Mujer “Naxwiin”, fue detenida por agentes de la Agencia Federal de Investigaciones, quienes le informan que su detención obedecía a su participación en un bloqueo carretero efectuado en el año 2006, el año del conflicto político-social que también marcó la vida de Oaxaca.

El mismo día, en la zona del Istmo de Tehuantepec, también fueron detenidos maestros de la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación. A Dora la llevaron de Matías Romero hacia Salina Cruz, pero durante varias horas su familia y compañeros en “Naxwiin” ignoraron su paradero.

“Las mujeres sabemos que lograr nuestra libertad, ser dueñas de nuestra libertad, es un bien preciadísimo y ver amenazada nuestra libertad es algo que te marca”, refiere mientras se vuelcan en su memoria las imágenes vividas el 7 de febrero, cuando se dirigía con su pequeña hija a la escuela.

— ¿Qué sientes ahora, qué sentimiento hay dentro de Dora cuando pones los pies en las calles?, le preguntamos. Su respuesta es casi inmediata. La sabe:

— Primero, que tengo el derecho de caminar libremente porque no debo nada, soy una mujer que ha actuado bajo la convicción de trabajar por la paz, por la libertad de todas y todos y tengo que recuperar nuevamente mi derecho a esa libertad”.

Tras un silencio casi imperceptible agrega:

“Pero también salgo a la calle con esa certeza de que la injusticia continúa en nuestro país, en nuestro estado, de que aquellos que luchamos por nuestros derechos ahora estamos cada vez más amenazados y también tenemos que cuidar nuestra seguridad”.

Cuando la noticia de la detención de Dora Ávila Betancourt se dio a conocer, cientos de mujeres habían sido informadas a través de las redes Nacional de Promotoras y Asesoras Rurales y de Género y Medio Ambiente, así como otras organizaciones solidarias. Las mismas que hoy la activista reconoce.

Su respaldo fue fundamental porque sentí lo que muchas veces decimos pero no siempre sentimos, esa frase de “no estoy sola”. Yo lo sentí, me he sentido acompañada todo este tiempo, añade con una voz que recobra alegría.

Al conocerse de la detención, las mismas organizaciones previeron la posibilidad de juntar dinero porque seguramente habría más adelante una fianza que le devolvería, al menos de manera condicional, su libertad. “La solidaridad empezó a llegar porque mucha gente ve claramente que es injusta (la detención) y apoya”, comenta.

Aunque también, señala, más adelante hubo que complementar con los ahorros. Con los amigos y amigas, las compañeras y con lo propio, el martes 18 de marzo, Dora Ávila pagó una fianza por 34 mil 600 pesos, por un delito que –apunta– no cometió.

Ahora el proceso sigue. No sabe aún sí tendrá que presentarse a firmar ni cuándo lo tendría que hacer, pues aún no ha sido notificada. Pero la vida, reitera, cambia, cambia para siempre.

“No estoy hablando sólo de mi vida personal no, alteras la vida de la organización y la vida de la familia”, aclara.

“La vida personal, cuando descubres que eres tratada como delincuente por defender el derecho de las demás personas, eso es criminalizar la actividad de las y los defensores de Derechos Humanos, cuando una lo que piensa es que estás aportando algo a la sociedad donde vives”, sostiene mientras un dejo de molestia le roba instantáneamente el entusiasmo.

Está preocupada porque se están cerrando los canales de expresión, “se están amenazando los canales de expresión en un país, un Estado que se dice democrático y donde la expresión de la gente es quizá lo más valioso para ellos y ellas”.

Y luego pregunta: “¿Entonces cuáles van a ser los canales de expresión, de qué manera se van a mostrar las inconformidades y cómo haremos como sociedad para hacer llegar nuestras voces?”.

Sus preguntas no tienen respuestas por ahora.

RETOMAR EL RUMBO

La región del Istmo de Tehuantepec transita de un instante a otro entre el bochornoso calor y el viento helado, sin motivo aparente, mientras Dora Ávila intenta retomar este lunes las actividades normales y los muchos pendientes que ahora muestra se han acumulado.

Desde la detención del 7 de febrero y su liberación provisional el mismo día, Dora Ávila y todas sus compañeras del Centro de Atención para los Derechos de la Mujer “Naxwiin” han tenido que “desviar su atención y hemos dejado de atender algunos casos de mujeres en situación de violencia”, uno de los trabajos fuertes y frecuentes en la región donde las mujeres pobres e indígenas no tienen ninguna alternativa ni institución de gobierno que las atienda.

Desde entonces, reitera, unas cuatro mujeres por día han dejado de atenderse en el “Naxwiin” y es que muchas de ellas necesitan incluso de la traducción (del zapoteco, zoque o mixe al castellano) para exponer sus casos, aunque no todas llegan ante un Ministerio Público, buscan primero asesoría, saber qué hacer frente a la violencia conyugal, así algunos de esos casos llegan ante las autoridades.

A partir de ahora y tras el corto periodo vacacional, casi obligatorio, porque todo se paraliza en Semana Santa en la zona, “Naxwiin” y Dora Ávila reintenta retomar el rumbo.

08/SJE/GG/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content