Inicio La medicina oriental da un lugar relevante a los ojos

La medicina oriental da un lugar relevante a los ojos

Por Carolina Velásquez

Todo está en los ojos, sostiene Wataru Ohashi (Cómo Leer el Cuerpo, 1991), para demostrar esta afirmación un ejemplo: el pescado, al comprarlo hay que examinar primero los ojos, un pescado fresco siempre tendrá los ojos limpios y salientes. Lo mismo sucede con el ser humano –según el método de diagnosis oriental practicado por Ohashi–, los ojos darán el 60 por ciento del estado de salud de la persona.

En el taoismo son la puerta de la vida y las ventanas del espíritu, se relacionan con la energía yang que guía el flujo del chi (energía vital) por el cuerpo, es gracias a su conexión con todo el sistema nervioso –a través del nervio óptico— que pueden dar información de la salud de todo el cuerpo (Chia Mantak, Sistema Taoista de Rejuvenecimiento, 2000).

Para Ohashi, “ningún otro órgano puede decirnos tanto acerca del estado interior de la persona” como los ojos. ¿Cómo saberlo? Lo primero a observar es el tamaño, forma y ángulo. Este autor de origen japonés propone la siguiente lectura para aproximarnos desde los ojos a la personalidad humana:

Grandes y redondos: sensible, emotiva e intuitiva (talento artístico).

Pequeños: capacidad para ver y apreciar los detalles (naturaleza práctica).

Horizontales o en línea recta: pueden mostrar un mayor equilibrio entre ambición y sensibilidad.

Inclinados: según el nivel de la inclinación pueden revelar una fuerte tendencia a la ambición (poder)

Las bolsas bajo los ojos –hinchada u obscura– son un síntoma a tomarse en cuenta para un médico oriental. No es únicamente una señal de que falte sueño a la persona, como regularmente se cree, sino también de que existe algún problema en los riñones (almacén de la energía vital). Siempre que bebemos demasiado líquido, la zona bajo los ojos se hincha, señala Ohashi:

“El consumo excesivo de líquido implica una sobrecarga de trabajo a los riñones y, a medida que éstos se cansan, la zona bajo los ojos se va obscureciendo cada vez más. El organismo da señales de cansancio. Los riñones necesitan descanso y menos líquido”.

Cada organismo (persona) es diferente, la cantidad de agua que consuma dependerá del estilo de vida, del tipo de trabajo que realiza, la cantidad de sal que consuma, la estación del año y del lugar donde habite.

Observa tus ojos frente a un espejo –en forma, tamaño e inclinación–, ¿qué ves?, ¿algo llama tu atención?, revisa la zona debajo de los ojos, ¿encuentras alguna relación de lo que encuentras con tu forma de vida?, anota las observaciones en tu Diario del Cuerpo.

[email protected]

*Periodista mexicana

2004/CV/LR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content