Inicio AgendaCuerpo La muerte materna, una cruda realidad en países árabes

La muerte materna, una cruda realidad en países árabes

Por Miriam Ruiz

En Afganistán, Sierra Leona y Somalia, tres naciones destrozadas por la guerra, una de cada siete mujeres murió este año por causas relacionadas con la maternidad.

Esa realidad contrasta con la de España y Hong Kong, donde una entre nueve mil 200 mujeres estuvo en riesgo de morir en el embarazo, parto o postparto, indica el nuevo informe “Derechos de nacimiento”, publicado por el Instituto Panos, con sede en Reino Unido.

Comparativamente, en México una mujer entre 220 se debatió entre la vida y la muerte por las mismas causas y una de 85 peruanas estuvo en la misma situación.

El informe destaca que por lo menos 525 mil mujeres murieron por causas maternas, 99 por ciento de ellas, en países en desarrollo. Y por cada madre que murió, otras más sufrieron daños permanentes a su salud.

La tragedia de una muerte por causas prevenibles perjudica a los bebés –muchos de los cuales no sobreviven–, a los demás hijos e hijas, al resto de la familia y al desarrollo de las comunidades, porque ellas mueren, generalmente, en su edad más productiva.

Las cifras de muerte materna, “más que cualquier otro indicador, revelan una brecha en el bienestar de las mujeres entre países ricos y países pobres y, dentro de los países, entre las más pobres y las más ricas.”

A pesar de las iniciativas mundiales por una maternidad sin riesgo, las estadísticas no han variado mayormente en una década, señala el informe. Más allá de los efectos negativos de los costos médicos, estimadas en dos dólares anuales por nacimiento en los países en desarrollo, son algunas prácticas enraizadas en la cultura que no permiten la reducción de las muertes maternas, de acuerdo con la investigación de la directora del programa de género y salud reproductiva en Panos, Judy Mirsky.

Algunas de esas causas son los matrimonios en edades tempranas o la falta de acceso a abortos legales y seguros, situación que se agudizó especialmente en el año 2001, después de que George W.Bush pusiera candados a la ayuda internacional de Estados Unidos en salud reproductiva al negar fondos a quienes practicaran o informaran sobre abortos.

Pero también existen prácticas médicas de rutina que influyen negativamente en la salud materna, entre ellas, el Instituto Panos menciona que a las mujeres se les pida estar acostadas durante todo el trabajo de parto, atarlas en el periodo de expulsión o, incluso, rasurar de manera rutinaria el vello púbico.

atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

 

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más