Inicio » La ocupación pacifica se convirtió en una feroz llegada a Oaxaca

La ocupación pacifica se convirtió en una feroz llegada a Oaxaca

Por la Redacción

Nada los detuvo. Nada detuvo la orden que 24 horas antes dio el presidente Vicente Fox. Nada, ninguna súplica del pueblo fue escuchada, la mujer con el rosario en mano que les pedía no más violencia, ni los ruegos de la valla que hicieron desde niñas hasta mujeres adultas a cientos de policías, menos caso le hicieron a “la virgen de Fox” –la de Guadalupe–, la orden había sido dada.

La resistencia de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO) y del magisterio empezó a “ceder” para evitar un derramamiento inútil de sangre y el zócalo, el espacio de batalla, la manzana de la discordia desde el 22 de mayo pasado fue ocupado por los policías. Hoy, la disidencia que busca la salida de Ulises Ruiz, gobernador de Oaxaca, volverá al sitio en tres marchas simultáneas.

La “ocupación pacífica” del presidente de México se volvió con el tiempo una “ocupación feroz”.

Después de las 20:00 horas el panorama cambió. Pasó de un día lleno de incertidumbre a los primeros datos y resultados. Empezó el recuento: al menos tres muertos, varios heridos, más de 60 detenidos y alrededor de 20 desaparecidos, entre ellos dos mujeres: Rosa Anastasia Martínez, quien fue vista por última vez en el zócalo a las 20:00 horas y Elibeth Saba Vásquez, integrante de las sección 35 de la Secretaría de Salud, quien desapareció a las 15:00 horas.

Las malas noticias se convirtieron en una cascada. Casi todas fueron canalizadas a través de Radio Universidad. Alberto López, de 25 años y de oficio enfermero, era una de las víctimas, Fidel Sánchez García la segunda y una tercera se trata de un menor cuya identidad se desconoce. Son las víctimas del gobierno federal, decía la noche del domingo una mujer angustiada y a quien la voz se le escapaba, a través de radio universitaria.

La otra mala noticia es la larga lista de personas desaparecidas: Isidro Ramírez Ilescas, José Manuel Ramírez, Antonio Castellanos, Elisa Hernández Hernández, Alejandro Reyes Gutiérrez, Pedro Hernández Aguilar, Israel Velásquez y Rosa Anastasia Martínez, todos ellos fueron levantados” en diferentes puntos de la ciudad, como el Parque del Amor y la colonia Miguel Alemán.

También se reportó la ausencia del estudiante de Derecho, Esteban López Reyes y la realización de cateos en algunas viviendas de dirigentes del movimiento popular en la colonia Miguel Alemán.

Una maestra que logró escapar, llamó a la redacción de Cimacnoticias para denunciar que unas 20 personas fueron subidas a un helicóptero. “Yo escapé de milagro”, dice entre lágrimas y el nerviosismo, recuerda algunos de los nombres Isaac Zárate Pérez, Rey Adrián Feria Reyes, Uriel Carmona Cruz y Daniel Luna? El miedo está en ella, prefiere que no digamos su nombre.

La angustia se reflejó en la voz de todas las voces que durante el día se habían expresado a través de Radio Universidad (1400 AM).

El recuento vino poco a poco, surge de una serie de pequeñas redes ciudadanas, de mujeres que previamente se habían organizado, para correr la información a través de celulares y concentrarla en algún lugar, para luego enviarla a los organismos de Derechos Humanos, se habían concentrado en un hotel de San Felipe del Agua y una guardia en la comisión estatal, “para que actúen”.

NADA DETIENE A LA PFP

Frente a los rostros de más de cuatro mil hombres uniformados, con tolete y escudo, y elementos de la AFI armados, 14 tanquetas de agua, trascabos que se emplearon en el operativo Ciclón Cinco estaban las mujeres.

En la carretera Oaxaca-México, a la altura de San Lorenzo Cacaotepec, barricada tras barricada por el lado poniente de la ciudad de Oaxaca; en el Sur, procedentes de la base aérea militar ubicada a un costado del aeropuerto, en la marcha que vino del oriente, por el acceso a la ciudad desde la carretera que comunica a esta ciudad con el istmo, en todos lados había mujeres.

Desde minutos antes de las 07:00 horas del domingo los elementos de la PFP hicieron una línea en la carretera Oaxaca-México, muy cerca de Etla, detrás de ellos trascabos y 14 tanquetas lanza agua, ahí permanecieron por siete horas continuas, sin moverse ni inmutarse ante nada, mucho menos el pedido de las mujeres para que no entraran a Oaxaca.

De frente, sin parar de gritar estaba una línea hecha por mujeres de todas las edades, desde niñas hasta ancianas que llevaron flores, banderas y hasta un cuadro con la Virgen de Guadalupe, “la Virgen de Fox”, gritó una de las manifestantes.

No había ninguna clase de respuesta. Un niño de no más de cinco años se paró frente a ellos y cantó el Himno Nacional mientras ondeaba una bandera, les colocó flores blancas.

Vestida de blanco, una doctora fue con cada uno de los policías para pedirles su mano. Ninguno se la dio. Les enseñó las que dijo eran sus armas: un baumanómetro y un estetoscopio.

Las horas pasaron, vinieron dos mujeres más para extraerse sangre. Más sangre para Oaxaca. Pero, el olor de esa sangre trajo consigo los primeros pasos de los elementos de la PFP, que finalmente y sólo faltando unos minutos antes de las 14:00 horas habían recibido la orden de avanzar.

La gente no quería moverse, pero fue retrocediendo. Angustia y tensión se mezclaron con gritos e intentos desesperados tratando de detener la marcha. Vinieron las primeras acciones de las tanquetas lanza agua aderezados con “chile” decía la gente.

Algunos hombres y mujeres se tiraban al suelo, pero tenían que ser retirados para evitar desgracias, algunos más se sentaron en las palas de los trascabos y salían lanzados con un ligero movimiento del maquinista.

A paso lento, muy lento y tras dos horas de camino, enfrentamientos verbales, baños de agua con químicos y la dispersión de gases lacrimógenos los elementos de la PFP que salieron de la zona poniente de Oaxaca llegaban al centro, ahí estaban ya otros grupos.

DE TODOS LOS FRENTES

Desde el aeropuerto, por la avenida Símbolos Patrios el viaje tuvo menos resistencia. La más grande era la indignación de la gente que les gritaba que se fueran, que les pedía que “un obrero uniformado era igualmente explotado”, “alumno que saca cero, seguro será granadero”.

En ese lugar, los policías hicieron varios amagues. Corretearon a algunos jóvenes que utilizaban su voz y silbidos para hacer los recordatorios familiares y luego volvieron a subir a los camiones, mientras los elementos de la AFI seguían sobre las vagonetas y de vez en cuando las abrían para mostrar sus armas largas.

Atravesaron la calzada Eduardo Mata. La gente seguía lo que sucedía desde radios portátiles. Otras miraban el avance de la corporación policiaca como “una solución al problema”. Nada más lejos de la realidad contradecía Azucena, maestra de primaria.

Por avenida Juárez, avanzaba una marcha ciudadana. La bandera mexicana se desplegaba al sol. Las consignas eran las mismas de siempre, la exigencia de la salida de Ulises Ruiz.

LLEGARON AL ZÓCALO

Llegaron al zócalo, la plaza de la resistencia desde hace cinco meses. Al mismo tiempo lo hicieron los elementos de la PFP que rodeaban por el sur, este y oeste el centro histórico, muchos ya los esperaban. Seguían los gritos y los cantos. Algunos empujones, algunos conatos de violencia, fue breve la espera.

La PFP lanzó gases lacrimógenos y el pánico cundió, era el recuerdo del 14 de junio pasado(cuando la policía trató con violencia de desalojar el plantón de las y los maestros de la sección 22 del SNTE). Entonces se tomó la decisión, ¡todos a Radio Universidad! Y la PFP ocupó la plaza.

La voz de todas las voces, la radio universitaria pretendió ser silenciada cuando empezaba el recuento de los daños. La energía eléctrica fue suspendida en una amplia zona de la ciudad. Los helicópteros sobrevolaban el cielo ya oscuro. Solo salió del aire por unos minutos. Volvió pronto y la gente tuvo como seguir denunciando la existencia de tres muertos, dos con nombre y un joven desconocido.

Se alertó también para que empezaran a dar a conocer los nombres de las personas desaparecidas y se hablaba de las y los detenidos. La noche se volvió fría y despertó fría este lunes donde la resistencia volverá al centro, señalaron los dirigentes de la APPO al anunciar marchas e invitando a la población a formar un cordón humano en los alrededores de Ciudad Universitaria ante el avance de la PFP.

El rostro de las mujeres frente a la PFP se quedó para siempre en miles de fotografías y videos, su voz no llegó a los oídos del Presidente Fox, como la carta que una madre de familia de edad avanzada le pidió “no mancharse las manos por defender a un delincuente”.

La resistencia anunciada sigue en Oaxaca que se indigna por la respuesta de Fox, el Fox de la virgen de Guadalupe.

06/SJ/LR/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: