Inicio La PAE no es solución única, falta educación

La PAE no es solución única, falta educación

Por Guadalupe Vallejo Mora

La Píldora Anticonceptiva de Emergencia (PAE), llamada coloquialmente “píldora del día siguiente”, fue ideada en 1960 e introducida como método contraceptivo en 1982 en todo el mundo.

La utilización de la PAE es una herramienta vital en caso de violaciones, y para evitar embarazos no deseados y enfermedades de transmisión sexual, opinó el doctor Rodolfo Campos Gómez, supervisor médico de Mexfam.

En entrevista con Cimacnoticias, el especialista reconoció que mientras en nuestro país no se imparta una educación sexual adecuada, la PAE por sí sola no es la solución a los embarazos no deseados.

Para el galeno, es vital que la Secretaría de Educación Pública (SEP) y la Secretaría de Salud (SS) coordinen esfuerzos para reforzar la educación sexual entre las y los jóvenes, toda vez que son la población más vulnerable si se toma en cuenta que el 25 por ciento de los embarazos en México tienen lugar entre la población de los 14 a los 19 años de edad.

Se calcula que en el mundo ocurren 200 millones de embarazos cada año, de los cuales 20 millones terminan en aborto en condiciones de riesgo, y se producen 600 mil muertes maternas. En América Latina, entre 20 y 30 por ciento de los embarazos son no deseados; 25 por ciento de ellos terminan en aborto y 21 por ciento de las muertes maternas son causadas por abortos en condiciones de riesgo.

La inclusión de la Píldora Anticonceptiva de Emergencia (PAE) en el Cuadro Básico de medicamentos del Sector Salud es una respuesta a la demanda de diferentes grupos de la sociedad civil. Dicha medida se hará efectiva en un plazo de 120 días, en las más de 19 mil unidades de atención y hospitales públicos de todos los niveles de gobierno que operan a nivel nacional.

SU USO

La PAE es un método que se utiliza para evitar el embarazo dentro de las 72 horas que siguen a un acto sexual no protegido. Se puede usar cuando se rompe el condón, cuando se ha sufrido una violación o en cualquier otra circunstancia en que hubo un coito no protegido.

El tratamiento consta de dos dosis (se debe utilizar sólo un tipo de píldora para las dos). La primera debe tomarse dentro de las 72 horas después de haber tenido relaciones sexuales sin protección. Y la segunda 12 horas después de haber tomado la primera.

La dosis varía según la fórmula y marca de la píldora que se utilice. Por ejemplo, con la Vika Postinor-2, en la primera y segunda dosis se toma una sola píldora, y con la Ovral son dos píldoras para la primera y segunda dosis. Este tipo de anticonceptivos se encuentran disponibles en cualquier farmacia.

En México existe una línea telefónica en la que se puede solicitar información sobre la anticoncepción de emergencia. El número para el Distrito Federal es 5523-2580; si se llama de fuera del área metropolitana de la ciudad de México se debe agregar la clave de larga distancia 01-55, y después marcar este número.

INEGI

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), a partir de 1997, el 96.6 por ciento de las mexicanas conocen los métodos anticonceptivos.

Nueve de cada 10 mujeres conocen, sobre todo, las píldoras y el condón, y le siguen el dispositivo intrauterino (DIU), la ligadura de trompas de Falopio, las inyecciones y la vasectomía, con porcentajes que fluctúan entre 81 y 90 por ciento.

En contraparte, una de cada 10 mujeres que viven en zonas rurales desconoce los métodos que existen para limitar o espaciar los embarazos, así como para evitar la transmisión de enfermedades venéreas.

Los embarazos no deseados continúan siendo un problema de salud pública no resuelto en el mundo entero, pero muy especialmente en los países del Tercer Mundo, donde la terminación de éstos, en gran parte, se lleva a cabo en condiciones inseguras, acarreando para la madre y la sociedad efectos devastadores tanto desde el punto de vista de salud personal como graves consecuencias sociales, reconoce el organismo.

En México, actualmente, el derecho a la salud sexual y reproductiva se fundamenta en el artículo 4° Constitucional, así como en la Ley General de Salud, en el Código Civil, en la Ley de las y los Jóvenes en el Distrito Federal y en la Ley de los Derechos de las Niñas y Niños del Distrito Federal.

El reconocimiento de los derechos sexuales y reproductivos ha sido una constante lucha del movimiento de mujeres en todo el mundo y para ejercerlos es necesario conocerlos, difundirlos, exigir que sean respetados, cumplidos y denunciar ante las autoridades competentes todas las irregularidades que se presenten.

2005/GV/GM

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content