Inicio La patria de las hermanas Mirabal exalta el valor de las heroínas

La patria de las hermanas Mirabal exalta el valor de las heroínas

Por Mirta Rodríguez Calderón *

A 50 años del crimen del tirano Rafael Leónidas Trujillo, quien mandó asesinar a garrotazos a tres mujeres opositoras a su política, (Minerva, María Teresa y Patria Mirabal), República Dominicana, les rinde homenaje y reconocimiento.

La fecha del asesinato, perpetrado el 25 de noviembre de 1960, fue declarado por la Asamblea General de la ONU en 1999 mediante la Resolución 54-134, como el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres.

En un país que este año lleva 148 feminicidios, los esfuerzos por detener la violencia de género todavía no son suficientes y tanto jueces, como policías y personal de salud, se hacen “de la vista gorda” con las mujeres violentadas que llegan a los servicios de emergencias.

Tampoco las autoridades de otras áreas oficiales parecen tomar en serio el grave problema y el Congreso de la República se muestra adverso al bienestar y los derechos de las mujeres, al haber aprobado un artículo de la nueva Constitución, promulgada este enero, que las obliga a parir, no importa cuáles sean las consecuencias de mantener un embarazo a toda costa, ni los perjuicios que les cause a ellas.

La pasada semana, la médica y periodista Lilliam Fondeur dedicó un artículo al caso de una mujer atendida en un hospital, cuyos médicos, temerosos de las sanciones, no hicieron una interrupción.

La mujer, de nombre Yandi, que padecía de aplasia medular enmascarada en una anemia, murió. Es presumible que las cifras de mortalidad materna también aumentarán este año por esta causa, junto a otras causales.

Tampoco los medios de comunicación dan prioridad, de la manera necesaria, al tratamiento de la epidemia de violencia que envuelve a toda la sociedad, donde se producen asesinatos extrajudiciales por parte de la policía y enfrentamientos entre pandilleros, una parte narcotraficantes.

En medio de ese panorama, una parte de las fuerzas sociales dominicanas están pugnando por traer a primer plano el problema de la violencia contra la mujer. Un concurso periodístico, Igualdad de género para una vida sin violencia, debe ofrecer estímulos en la semana que comienza a por lo menos tres reporteras o reporteros concursantes. Una exposición sobre las Hermanas Mirabal fue montada en las rejas del parque más importante de la ciudad.

El Centro de Investigaciones para la Acción Femenina, paradigmática institución en defensa de los intereses de las mujeres, dedicó una edición de su revista “Quehaceres” a una muy documentada y abarcadora retrospectiva de la vida de las hermanas Mirabal.

La personalidad y las luchas de la valiosísima líder que fue Minerva Mirabal, figura principal en el surgimiento del Movimiento Revolucionario 14 de Junio, que aportó numerosos mártires a la lucha contra Trujillo entre 1930 y 1961, también será una vez más exaltada por la reposición en escena de la obra teatral Minerva.

Su nombre es Patria

La menos conocida de las tres hermanas es Patria Mirabal, la mayor de las cuatro. Dedé fue la única sobrevivente y quien crió a la descendencia de todas ellas. Un libro sobre Patria está ya listo para imprenta, gracias a la pluma de la historiadora y periodista cubana Mercedes Alonso, a quien SEMlac le preguntó sobre los motivos principales de su inspiración.

Cómo no admirar a quien escribe en esa época cosas como estas: ‘Esta no es sólo una causa para hombres, sino también para mujeres’. Eso, y el hecho de que su vida y su pensamiento son, ciertamente, menos conocidos, unido a la petición que me hizo Violeta Martínez, gran amiga de las muchachas, fueron decisivos para acometer esta labor, refiere Alonso.

Autora, entre otras obras, de un libro sobre el dominicano Máximo Gómez, mayor general de las Guerras de Independencia en Cuba; y de una colección de entrevistas a historiadores cubanos Casados con la verdad, Mercedes Alonso ejerce el periodismo en el digital Dominicanos HOY, muy seguido también en Estados Unidos.

Entre sus hallazgos historiográficos más recientes, en función de este libro, titulado Su nombre es Patria, Alonso precisa que la heroína añadió a la profundidad de su pensamiento una decisión irrevocable: No podemos dejar que nuestros hijos crezcan en este régimen corrupto y tiránico, tenemos que luchar en su contra, y yo estoy dispuesta a darlo todo, aún mi propia vida si es necesario.

De manera que Patria Mirabal no murió asesinada junto a sus hermanas por una fortuita situación. Ella, como afirman las personas que la conocieron, apoyó las ideas de Minerva y fue sostén en la lucha, subraya la escritora.

Y en el plano cultural, tiene lugar otro acontecimiento en estos días de homenaje a las mariposas, como las calificara el poeta nacional dominicano Pedro Mir: el Instituto de Género de la Universidad Autónoma de Santo Domingo tiene en marcha un Festival de Cine de filmes hechos por mujeres.

Hay que cuidar la democracia

La frase corresponde a Michelle Bachelet, ex presidenta de Chile y ahora Secretaria General Adjunta de la ONU y primera figura de la recién creada agencia ONU MUJER, en un discurso pronunciado luego de su investidura como doctora Honoris Causa por la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD).

Aunque fueron pocas sus actividades en esta ciudad, Bachelet pronunció tres discursos que podrían ser interpretados como alusivos a situaciones concretas que vive República Dominicana.

Uno fue el de UASD y los otros, al ser condecorada con una orden estatal por el Presidente de la República Leonel Fernández, y con un pergamino por la Cámara de Diputados del Congreso.

En la Universidad, Bachelet dijo que los pueblos tienen que conocer su historia para que no se repitan dictaduras como la de Rafael Leónidas Trujillo: Hay que estar alerta, la democracia hay que cuidarla, subrayó.

La afirmación podría pasar inadvertida si no fuera por una reciente discusión que envolvió a la opinión pública por la pretensión de un diputado y del nieto de Trujillo de hacer aprobar una ley para crear un Museo consagrado al dictador. El asunto fue finalmente rechazado, pero provocó numerosas protestas de parte de personas víctimas y de buena parte de la sociedad.

En la Cámara de Diputados, Bachelet tocó el epicentro de otro punto neurálgico en el debate político actual. La Constitución promulgada en enero prohíbe la reelección sucesiva, pero en los rejuegos políticos gubernamentales se está alimentando la idea de que Fernández se postule nuevamente. El mandatario coquetea con la propuesta y no la niega.

La directora de ONU Mujer dijo en el Congreso que la Constitución no es una ley, que no debe modificarse para complacer a alguien en particular. La democracia fija el procedimiento o reglamento de cómo elegir a los representantes y ella misma plantea que cumplamos con aquellos procedimientos y formas que nos hemos fijado, señaló.
Allí, la ex presidenta chilena recibió el pasador de una mariposa de manos de la diputada Minou Tabares Mirabal, hija de Minerva, y Magda Rodríguez, presidenta de la Comisión de Equidad Género del Congreso.

En otra de sus intervenciones, esta vez la conferencia magistral durante la apertura de una reunión del Consejo de Ministras de la Mujer de Centroamérica, que sesionará aquí esta semana, la Secretaria General Adjunta de la ONU dijo que no se puede hablar de crecimiento económico sin programas que promuevan el desarrollo social.

Eso, en un país con crecimiento económico por encima de siete e índices escandalosamente bajos en la calidad de la educación, lo que actualmente tiene a la sociedad movilizada para reclamar que se cumpla con el cuatro por ciento del PIB para la educación, como establece la Constitución.

Pobreza, carencia de agua potable e insalubridad son problemas preocupantes en el panorama del país que ahora se aboca a enfrentar la epidemia de cólera que ya registra cuatro casos aquí.

La ruta de las Mirabal

Como parte del 50 aniversario del asesinato de las tres hermanas, se realizó el recorrido denominado: La Ruta de las Mirabal que fue desde la fortaleza de San Felipe, en Puerto Plata, a unos 300 kilómetros al norte de Santo Domingo -donde las muchachas iniciaron el regreso a sus casas, después de visitar a los esposos presos de Minerva y de María Teresa- hasta el paraje de La Cumbre, donde Trujillo tenía una residencia veraniega, en la carretera que conecta con Salcedo, el sitio de residencia de la familia.

Allí las interceptaron los verdugos, quienes las arrastraron a los cañaverales, como también al chofer, Rufino de la Cruz, para asesinarlos a garrotazos. Hasta hace poco había en La Cumbre un cuartel militar.

Con el peregrinaje por La Ruta de las Mirabal se recordó aquel 25 de noviembre de 1960, la noche en que Trujillo quiso apagar los fuegos de lucha de las jóvenes de Salcedo.

Por la tarde, se habían despedido de sus esposos como lo ha descrito Leandro Guzmán, viudo de María Teresa: las muchachas se veían radiantes, lindísimas. María Teresa, en particular, ese día…lucía… ese día… Aquella noche fue de luna llena, espléndida, refulgente.

* Periodista dominicana, colaboradora de SEMlac

10/MRC/LR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content