Inicio La pobreza femenina no es prioridad para el gobierno mexicano

La pobreza femenina no es prioridad para el gobierno mexicano

Por Guadalupe Cruz Jaimes

A 100 años de la Revolución Mexicana, el número de mujeres en pobreza sigue siendo el más alto, ello se debe a que para los gobiernos anteriores y actuales, este tema no es prioritario, sostuvieron especialistas en el tema durante la mesa de medios “La pobreza en México, deuda pendiente de la Revolución”.

Convocada, como cada mes, por la Fundación Friedrich Ebert (FES) y Comunicación e Información de la Mujer (CIMAC), expresaron que una prueba de ello es que este año el Legislativo destinó sólo el .12 por ciento del presupuesto total a los programas que buscan mejorar la calidad de vida de las mexicanas.

Alberto Serdán Rosales, de Participación Cívica, informó que el gasto que destinó el gobierno federal a todos los programas dirigidos al avance de las mujeres, fue de 2 mil 800 millones de pesos, 100 mil pesos menos del que otorgó para el festejo del “Bicentenario de la Independencia de México”, que conmemorará el próximo 15 de septiembre.

El secretario Ejecutivo de Propuesta Cívica, añadió que el total de los programas, entre ellos, Programa de la mujer en el sector agrario, Fideicomiso del fondo de microfinanciamiento a Mujeres Rurales, Atención de la salud reproductiva e igualdad de género en salud, entre otros, apenas reciben el .12 por ciento del Presupuesto de Egresos de la Federación, y eso es una muestra de “las prioridades”.

El especialista en políticas públicas con enfoque de derechos humanos, añadió que en este año la Organización Productiva para las Mujeres Indígenas, una de las poblaciones más empobrecidas y sin oportunidades de empleo, recibió 255 millones, ni siquiera el 10 por ciento del recurso destinado a la fiesta del “Bicentenario”.

La investigadora Ana Patricia Sosa Ferreira, académica del Instituto de Investigaciones Económicas, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), mencionó que las políticas del gobierno federal no brindan oportunidades de progreso a las mujeres.

Por el contrario, dijo, a las mujeres se les aumenta la carga de trabajo reproductivo a cambio de una transferencia monetaria, insuficiente para salir de la pobreza, en la que se encuentran alrededor de 25 millones de mexicanas.

La experta mencionó que los procesos de empobrecimiento son una deuda de la Revolución Mexicana, cuya marca es la desigualdad, que afecta sobre todo a las mujeres.

Muestra de dicha disparidad es el panorama laboral, en el que a pesar de que existe una mayor inserción de las mujeres en el mercado de trabajo, sus condiciones son “sumamente precarias”.

Sus salarios son los más bajos, 18.5 por ciento de ellas gana hasta un salario mínimo, 46 por ciento hasta dos. Mientras que 67.2 por ciento de ellas no tenía servicio médico en 2006, citó.

Entre 1994 y 2006, la proporción de mujeres que recibían un salario en actividades informales aumentó hasta alcanzar 15 por ciento, la proporción de hombres se mantuvo en 30 por ciento.

A ello, se le suma la brecha salarial, ya que hasta 2002, las mexicanas que habitaban en las urbes ganaban 78 por ciento de lo que perciben los hombres por la misma actividad. En el campo, las mujeres percibían 14 por ciento menos que ellos.

Resultado del deterioro laboral en el que se ocupan las mexicanas, es que en 2008, de un millón 922 mil personas que perdieron sus empleos, 71 por ciento fueron mujeres.

Explicó que para los patrones es más sencillo despedir a las trabajadoras porque persiste la idea de que su ingreso es complementario en el hogar, además de que por la “vulnerabilidad” de sus condiciones de trabajo “es más fácil correrlas, ya que no generan antigüedad y perciben salarios más bajos”.

Por lo anterior, se calcula que de los 300 mil empleos que se perderán en este año, 166 mil serán los ocupados por mujeres.

10/GCJ/LR/LGL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content