Inicio La vida engendra vida: germinados en tu alimentación

La vida engendra vida: germinados en tu alimentación

Por Carolina Velásquez

En alimentación -quizá más que en cualquier otra cosa- hay que observarse y mirar hacia dentro luego de explorar afuera, sostiene el nutriólogo canadiense Claude Gélineau, quien considera que la experiencia demuestra que “lo que es bueno para una persona no lo es necesariamente para su vecino”.

En la armonización del cuerpo, agrega, es importante considerar las funciones del alma; así, cada persona decidirá qué comer según las actividades que realice con mayor frecuencia: materiales o espirituales.

Para quienes llevan una vida más espiritual, este autor, con base en su propia experiencia, propone una alimentación con germinados como una opción que puede hacernos independientes de las fuentes externas de nutrición; algo más difícil para las personas que vivimos en la ciudad, lejos de la producción agrícola.

“En una época de inestabilidad e inseguridad como la nuestra necesitamos instrumentos que nos pueden asegurar nuestra supervivencia frente a las convulsiones que pueden resquebrajar los fundamentos mismos del organismo social. Y aunque la germinación no es necesaria para asegurar nuestro porvenir, nos permite aprender ciertos problemas de supervivencia con más serenidad”, sostiene. (Los germinados en la alimentación, 1997).

Respecto a las posibilidades de la germinación de granos realizada desde nuestra casa, Gélineau es optimista. No propone ingerir germinados tres veces al día de manera obligada, sino una manera rápida de prescindir durante un tiempo de los productos que normalmente comemos para estar sanas/os. Para ello, se basa en dos elementos: la ciencia moderna y la búsqueda espiritual.

La recomienda sobre todo para quienes vivimos en la ciudad -no necesariamente para las y los deportistas- alentando la posibilidad de sanear realmente nuestro “yo soy corporal”.

“Al parecer, las diminutas germinaciones tienen la propiedad de combatir eficazmente los efectos de la contaminación, regenerando y rejuveneciendo nuestros tejidos a un ritmo que la alimentación madura no permite. En lugar de sucumbir poco a poco bajo el peso de la contaminación, las germinaciones permiten fortalecer todas las funciones importantes del cuerpo y combatir la anemia y la falta de energía y de vitalidad que nos aqueja”.

Desde esta óptica, la germinación es para Gélineau, una forma sencilla de observar cómo la vida engendra vida; ayuda a una mejor digestión y es fuente de autoabastecimiento y de supervivencia.

Sobre este tema hablaremos en las siguientes entregas, con algunas recetas fáciles para hacer germinados, si es tu decisión agregarlos en los usos y costumbres de tu alimentación diaria.

[email protected]

*Periodista mexicana con especialidad en terapia Gestalt

05/CV/YT

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content