Inicio La violencia contra las mujeres erige nuevos mitos

La violencia contra las mujeres erige nuevos mitos

Por Sara Más

El tema de la violencia intrafamiliar, y especialmente contra la mujer, comenzó a investigarse en Cuba, de forma relevante, a partir de los años 90, se expuso en el curso del V Taller Internacional Mujeres en el Siglo XXI.

La creación del Grupo de Trabajo Nacional para la Atención y la Prevención de la Violencia Familiar, en 1997, contribuye desde entonces a unir disciplinas y esfuerzos en la atención del fenómeno.

Aunque no hay estudios representativos ni estadísticas generales, investigaciones de medicina legal reportan una comportamiento homicida contra el sexo femenino en el que 45 por ciento de las mujeres murió a manos de su pareja y 52 por ciento de los casos ocurrió en el hogar, en la capital cubana, entre 1990 y 1995.

En general, los trabajos realizados hasta ahora reconocen la existencia de la violencia contra la mujer en todas sus manifestaciones, desde las más sutiles hasta la muerte, pero subrayan un predominio del maltrato psicológico y verbal.

También identifican que ellas suelen desempeñarse como agresoras en menor medida, casi siempre como alternativa al maltrato que padecen.

Este fue un aspecto común encontrado por la criminalista Caridad Navarrete, una de las primeras investigadoras del tema en la isla caribeña, que estudió las historias de vida de 25 mujeres que cumplían sanción preventiva de libertad, de las cuales 23 habían ultimado a sus esposos.

“La mayoría lo hicieron en defensa propia, si puede decirse, no en el momento mismo en que fueron agredidas, sino por la acumulación de maltratos, y ésa fue la salida que encontraron”, comentó la estudiosa.

Y subrayó que “la mujer que ha cometido ese tipo de actos criminales contra su compañero o esposo por lo general ha sufrido violencia familiar y en las relaciones de pareja en todas las formas posibles”.

Sin dejar de ser válida como explicación psicológica y criminalística, también estas actitudes develan un asunto muy discutido y polémico, en tanto algunas personas y especialistas consideran que la violencia como respuesta a la violencia se erige en un nuevo mito que legitima y reproduce el ciclo del maltrato.

La revisión crítica de creencias, tratamientos y soluciones que antes y ahora se dan al fenómeno alcanza también a las casas de protección o refugios donde permanecen durante un tiempo las mujeres violentadas.

Al parecer, esas residencias encuentran defensores y detractores, y hay quienes les reconocen ventajas y limitaciones.

Para algunas personas se trata de un lugar útil para las mujeres maltratadas en su proceso de autorreflexión, denuncia y evasión de peligros reales y donde encuentran el apoyo necesario para recomponer sus vidas.

“Pero en esas casas las mujeres tienen que estar escondidas, huyen del problema, y entonces se convierten en un nuevo espacio donde se vuelve a victimizar a la mujer”, dijo en el encuentro de La Habana la española Isabel Carrillo Flores, de la Universidad de Vic.

Aunque reconoce cierta evolución en su país en cuanto al tratamiento legal y presentación de estos temas en los medios de comunicación, Carrillo lamenta que todavía en uno y otro campo “predominen expresiones llenas de prejuicios, de sensacionalismos, y las mujeres sigan desprotegidas jurídicamente, porque el tema se aborda con reformas parciales”.

La clave, en su opinión, sigue estando en la educación, en los modelos de dominación patriarcal que se trasmiten, y en la escasa preparación sobre el tema que poseen los profesionales jurídicos.

“Entre los propios juristas no hay un entendimiento de los procesos psicológios por los que transita la mujer maltratada”, sostiene.

03/SM/GMT

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más