Inicio » La violencia contra las mujeres se ejerce como “correctivo”

La violencia contra las mujeres se ejerce como “correctivo”

Por la Redacción

Jimena tenía seis meses de embarazo cuando su esposo la golpeó. Los días siguientes, sus padres vieron que caminaba jorobada por el dolor en el vientre y la llevaron al doctor: el niño tenía ya tres días de muerto, por lo que le hicieron un legrado, relata Josefina, hermana de la víctima.

Luego de la experiencia de una vida con violencia, Jimena no puede aún dar testimonio de lo que vivió con su esposo y con sus suegra, informa Visión Mundial México, pues no sólo tenía que enfrentar el abuso de él, sino también el de la señora.

“Cuando mi hermana no se apuraba a hacer el quehacer su suegra agarraba una pala chiquita, con ella agarraba el carbón prendido y se lo metía entre las piernas”, dice Josefina.

Según un diagnóstico sobre violencia realizado por Visión Mundial en las comunidades mazahuas, el 2.5 por ciento de las abuelas o suegras son las que imponen castigos, pues consideran que cada insulto, humillación, palabra hiriente, golpe, nalgada o cachetada es una medida correctiva.

En estos casos, es muy probable que las agresiones provengan de personas que a su vez sufrieron abusos. Y la violencia se vuelve un círculo vicioso donde el adulto que vivió en su infancia manifestaciones de abuso, violencia y/o maltrato, tiende a reproducir esas conductas en su familia actual.

En los hogares donde se ha vivido violencia, 46.2 por ciento de agresores son los padres y en el 20 por ciento las madres, según lo muestra el diagnóstico de Visión Mundial.

SEIS AÑOS DE VIOLENCIA

Durante seis años, Jimena vivió cosas terribles. Una vez trató de escapar, pero su esposo se dio cuenta y con su caballo la alcanzó por las milpas, la lazó y la regresó arrastrando por el camino de terracería a la casa de sus suegros.

“Mi hermana llegó con toda la ropa desgarrada, ensangrentada y todavía la golpeó. Ella tiene tres niñas, pero las dos últimas fueron producto de violación de parte de su esposo. Las niñas apenas se están recuperando de la fuerte desnutrición con que venían”, relata doña Josefina que sufrió indirectamente la violencia familiar.

La violación en el matrimonio no es un abuso que ocurra raramente, pues según el diagnóstico sobre violencia que desarrolló Visión Mundial, en el 18 por ciento de encuestados, son los hombres los que deciden cuándo tener relaciones sexuales con las esposas, pudiendo incluso obligarlas.

“Jimena tuvo un niño que murió al mes de nacido, pues su esposo no le daba dinero para alimentarse y no tenía leche, solo le daba a su bebe té de hierbas. El niño murió de hambre”, recuerda Josefina.

“Nosotros, las dos hermanas y los dos hermanos nos armamos de valor y fuimos a la presidencia municipal a denunciar los hechos y cuando las autoridades corroboraron lo dicho nos dieron una orden para irla a sacar de la casa de sus suegros en la que viven todos. Fuimos todos a rescatarla con dos patrullas”.

– Ahora ella tiene muchos cambios de carácter, llora mucho y otras veces está muy callada, pero le echa ganas para salir adelante aunque vive con el miedo, comenta Josefina.

El hacinamiento, dice Visión Mundial, es un factor activo de conductas violentas y de maltrato como lo comprobó el estudio que muestra que el 57.8 por ciento de las familias que tienen 5 hijos duermen en dos habitaciones provocando una tensión y contacto físico mayor.

El pasado mes de enero Jimena cumplió 3 años de haber sido rescatada y se encuentra a salvo con su familia, pues una orden judicial impide al esposo acercarse.

Ella, como otras mujeres que han padecido la violencia, cuenta su historia para cambiar su vida y asisten a los talleres de prevención de la violencia que lleva a cabo Visión Mundial en su comunidad, organización civil fundada en 1950 y que actualmente tiene presencia en más de 94 países y cuyo trabajo se establece en tres líneas básicas: desarrollo transformador, promoción de la justicia y prevención, emergencia y rehabilitación para responder ante desastres y conflictos en las regiones que así lo requieran.

Lo anterior es lo que justifica nuestra estancia en países como Indonesia, Irak, Liberia y Chad, entre otros, dice Carmen Pérez, directora de Promoción de Justicia de Visión Mundial de México, a través de un boletín.

07/GG/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: