Inicio » Laboran enfermeras en condiciones precarias y de alto riesgo

Laboran enfermeras en condiciones precarias y de alto riesgo

Por Hypatia Velasco Ramírez

Martha Carrillo Escalona, quien trabajó como enfermera por 12 años en el Hospital de Petróleos Mexicanos (Pemex), fue despedida en 1996, año que sufrió un accidente de trabajo. En el 2000 le quitaron el servicio médico, que esta empresa paraestatal estaba obligada a darle, así como todas sus prestaciones sociales.

Luego de once años el juicio que Martha inició, en 1996, por reinstalación y el pago de salarios y prestaciones continúa, pese a las presiones del jurídico de la empresa para que acepte su liquidación

Martha Carrillo Escalona era enfermera en el Hospital de Petróleos Mexicanos, pero en 1996 sufrió un accidente de trabajo que afectó su hombro izquierdo y la incapacitó de manera permanente para desempeñar el puesto de enfermera de cuidados intensivos.

Y aún cuando Pemex tiene la obligación de atender a sus trabajadores mediante el servicio medico, según se establece en el Contrato Colectivo de Trabajo, la empresa le negó desde el 2000 dicho servicio, además que dejó de pagarle el salario y las prestaciones que le correspondía, por lo que Martha demandó y pedó la reinstalación en un puesto acorde a su ahora limitada capacidad física.

Relata a Cimacnoticias que desde que ingresó en 1984 al nosocomio, se dio cuenta de que las cosas no estaban bien y que faltaba mucho material para laborar correctamente. Comenzó como enfermera transitoria y a veces, cuenta, debía cubrir al mismo tiempo 4 áreas diferentes.

Además, dice, había trabajadoras que no conocían las labores de enfermera, sin embargo, las ascendían como asistente “lo que es más carga para una, porque no nos ayudan en nada”.

Y aunque les hacen exámenes físicos al momento de entrar al nosocomio –para verificar si no tienen alguna enfermedad y así asegurarse de que no la contrajeron en el hospital–, luego durante su estancia en el lugar no les realizaban ningún exámen.

Algunas enfermeras eran sometidas a la prueba de no gravidez y si el resultado era positivo y éstas eran transitorias, es decir, contratadas por periodos, ya no les extendían nuevamente el contrato, señala Martha, además de que no cuentan con el servicio médico.

LAS CONDICIONES DE TRABAJO

En el área de terapia intensiva, en donde Martha estaba asignada, había 6 pacientes, pero sólo 3 enfermeras. Es decir, tenían 2 pacientes cada una y “no les importaba si uno de ellos estaba contaminado y otro no”.

Y si algún día no asistía el relevo de alguna, en cualquiera de los tres turnos, las enfermeras que estaban tenían la obligación de duplicar o triplicar el tiempo de trabajo, que normalmente es de 8 horas cada uno.

Pero aunque les pagaban las horas laboradas fuera de su turno, el salario era menor a su salario base. En aquella época, éste era de 39.13 diarios ?alrededor de mil 200 al mes- mientras que el tiempo extra era remunerado con alrededor de 30 pesos.

Con las horas, recuerda Martha, aumentaba el desgaste físico y “como hay tanto estrés, nadie trabaja en equipo, cada quien trabaja con su paciente”.

Había días en que no teníamos camilleros, por lo que nosotras debíamos mover al paciente y bañarlo. Esto implicaba voltearlo de un lado a otro, es decir, “jalar al paciente”. A consecuencia de eso, muchas de las enfermeras llegan a tener graves lesiones de columna o ligamentos.

El Hospital de Pemex también ha dejado a sus enfermeras sin servicios básicos, como guantes, “las gasas no las daban contadas, al igual que las agujas”. Martha señala que ellas tenían una petaca en la que guardaban algo de material para trabajar, como bisturís, que en muchas ocasiones escaseaba, por lo se veían obligadas a tener algunos como reserva.

“Si llegaba un paciente para hacerle una venodisección, no podíamos decirle: espérese al otro turno a ver si ya hay bisturí”.

Tal resguardo se lo proporcionaban al médico en turno, para que pudiera realizar los procedimientos necesarios a las y los pacientes que lo requerían.

Además, dentro de su desempeño, las enfermeras corren ciertos riesgos: Martha recuerda que en el Hospital debían acomodar los sueros en cajas y cargarlas para ponerlas en su lugar o llevarlas a donde eran requeridas.

Tampoco protegen las paredes en el cuarto de rayos X, por lo que las enfermeras son radiadas, con lo pueden llegar a sufrir cáncer, según Martha. “Una compañera del hospital de Pemex murió hace un año de cáncer cerebral”.

“Las cosas no están bien. Todas las enfermeras que se jubilan antes lo hacen por algún daño. Una de ellas se jubiló porque se lastimó las cervicales y los pocos camilleros que hay también tienen mal la columna, pero todo lo quieren dejar como si no pasara nada”, denuncia.

EL ACCIDENTE

El tendón del hombro izquierdo de Martha se “empezó a deshilachar sin que me diera cuenta hasta que un día, luego de mover a un enfermo, se me rompió. Yo no sabía que estaba mal del brazo de tanto jalar a los pacientes”, dice.

El mismo hospital le diagnosticó la ruptura del ligamento, pero realizaron una operación en la que le colocaron un tornillo, sin su conocimiento, que le causó más daño del que ya tenía, asegura.

“No debieron ponerme el tornillo, en el expediente está asentado que no había material ni equipo para hacerme la cirugía, sin embargo el Hospital la hizo”.

Martha fue despedida en 1996, año que sufrió el accidente, y en el 2000 le quitaron el servicio médico, que Pemex estaba obligado a darle, así como todas sus prestaciones sociales.

Debido a que no cuenta con los recursos económicos suficientes, lleva ya un año sin atención médica a pesar de los fuertes dolores que sufre a diario.

Actualmente, su caso se encuentra en el desahogo de pruebas, lo que le implica a Martha peritajes y exámenes físicos sumamente dolorosos, pues aunque en un principio había ganado la demanda con la que Pemex estaba obligado revisar y atender los daños físicos de su hombro, la empresa ha evadido completamente su responsabilidad.

07HVR/GG/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más