Inicio Las 1000 Mujeres por la Paz han cambiado al mundo

Las 1000 Mujeres por la Paz han cambiado al mundo

Por Yolanda de la Torre

“1000 es un símbolo, un símbolo que dice: La paz no se logra en forma espectacular, se logra paso a paso. La paz no es un acto individual. Tú sola no podrás lograrla”. Con estas palabras, Kamla Bhasin, de India, reconoció la labor de las mil mujeres del mundo nominadas al Premio Nobel de la Paz.

Desde Suiza, la presidenta de la iniciativa 1000 Mujeres por la Paz e integrante del parlamento de su país, Ruth-Gaby Vermot-Mangold, envió también un mensaje a las candidatas: “Se habla de ustedes porque su trabajo, sus redes y sus visiones se han hecho visibles. Nos da mucha alegría ver que nosotras, las mujeres, juntas -con o sin Premio Nobel de la Paz- somos fuertes y podemos cambiar el mundo”.

Con estas palabras se rindió homenaje a las mil mujeres que fueron nominadas para obtener galardón, cuyos esfuerzos en favor de la paz mundial representan también los de otros tantos millones de mujeres comprometidas con la pacificación en todo el orbe.

De estas mil mujeres, 12 son mexicanas: Sara Lovera, periodista, feminista y fundadora de Comunicación e Información de la Mujer, AC (CIMAC); Sylvia Aguilera García, quien ha destacado en su lucha por los derechos humanos; Macedonia Blas, indígena otomí defensora de mujeres indígenas; Nuria Costa, quien ha realizado una notable labor en defensa de los derechos de las comunidades rurales mexicanas; y Guadalupe Hernández Dimas, indígena purépecha fundadora de la organización Uarhi, que impulsa las actividades productivas de mujeres.

A ellas se suman Rosario Ibarra de Piedra, fundadora del Comité Eureka; Patria Jiménez, quien trabaja contra la discriminación de lesbianas, homosexuales, mujeres y niñas; Sandra Jiménez, joven creadora del primer Parlamento Infantil y Juvenil de la Ciudad de México; Marta Lamas, feminista y militante de izquierda que ha contribuido al debate de los derechos de las mujeres; Marta Lucía Micher, quien ha defendido los derechos sexuales y reproductivos femeninos; Pilar Servitje, presidenta de la Cruz Roja Mexicana, y Teresa Ulloa, quien ha dedicado su vida a combatir la violencia de género.

Esta mañana, el Comité del Premio Nobel en Oslo dio a conocer a los ganadores del Premio Nobel de la Paz, reconocimiento que hoy comparten la Agencia Internacional de Energía Atómica (Internacional Atomic Energy Agency) y su director general, el egipcio Mohamed ElBaradei, por sus esfuerzos para evitar que la energía atómica sea usada con fines militares y para que sea empleada con adecuadas condiciones de seguridad en labores de paz.

Hoy Comunicación e información de la Mujer (CIMAC) fue la sede de reunión de las 12 mujeres mexicanas nominadas al Premio Nóbel de la Paz, donde se dieron a conocer los resultados de la votación. En entrevista con Cimacnoticias, Sara Lovera afirmó que con la nominación al Nobel de la Paz “las mujeres pudimos demostrar que hemos estado luchando por la paz todo el siglo XX de manera internacional”.

Y agregó: “El valor ha sido poner énfasis en eso, y ahora, quienes entiendan bien pueden hacer la comparación: qué pasó con un movimiento de ese tamaño, con mujeres extraordinarias, mientras que son otros los símbolos que usan las instituciones”.

Por su parte, Sylvia Aguilera resaltó que “el valor principal de esta nominación es que fue un desafío a una propuesta de Premio Nobel de la Paz que ha sido muy institucional, muy conservadora y, además, muy enfocada al trabajo de los hombres, que sobre todo han promovido la guerra”.

En su oportunidad, Nuria Acosta señaló que la candidatura tuvo “el alto valor de promover y hacer visibles a las miles de mujeres del mundo que no tienen un reconocimiento; otro gran logro fue la concepción de un colectivo a partir de las mil mujeres que representan a las mujeres de todo el mundo. La enseñanza que nos deja es que debemos buscar por más ejercicios colectivos que es lo único que nos puede hacer fuertes.”

Finalmente, Teresa Ulloa dijo que al nominación fue una oportunidad para hacer ver “cómo desde distintos espacios, de distintas maneras, en un mosaico increíble, las mujeres contribuimos cotidianamente a la construcción de la paz, pero entendida la paz no simplemente como un estado de ausencia de guerra, sino como la construcción de la democracia, de la tolerancia, de la no discriminación, de la no violencia, y de la búsqueda de la justicia”.

05/YT

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content