Inicio Las mujeres, más vulnerables ante desastres naturales: Inmujeres

Las mujeres, más vulnerables ante desastres naturales: Inmujeres

Por la Redacción

Aunque los desastres naturales afectan principalmente a mujeres, niñas, niños y ancianos, por el lugar que ocupan en la sociedad, también podrían representar una oportunidad para cambiar los estereotipos en torno a ellas, considera el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres) en su publicación “Desastres Naturales y Vulnerabilidad de las Mujeres en México”.

El documento pretende, según el Inmujeres, ser una guía de estrategias y propuestas de acción para incorporar la perspectiva de género en las actividades de protección civil y de la gestión integral de riesgos de desastre, tanto en municipios como en diferentes regiones del país.

También contribuir a comprender la importancia de incluir el enfoque de género en las políticas y programas gubernamentales de protección civil y de atención a las mujeres.

Algunas condiciones que hacen a las mujeres más vulnerables a los desastres naturales son: vivir en zonas de alto riesgo por amenaza natural o social, ser jefas de hogar y vivir en situación económica precaria, no tener empleo remunerado económicamente, ni recursos para ellas y sus familias.

Asimismo, tener dependientes familiares a los que no puedan dejar solos, lo que limita su movilidad y libertad de acción para realizar otras actividades como estudiar o trabajar; el embarazo o la lactancia sin contar con apoyo familiar, médico o institucional, dice el documento.

Otras mujeres con esta vulnerabilidad son: las que padecen alguna discapacidad visual, auditiva, psicomotora o mental, si se toma en cuenta que “tendrán menos posibilidades de reponerse por sí mismas y enfrentar las consecuencias derivadas de un desastre”.

Sin embargo, reconoce el texto que son las mujeres quienes tienen una participación más importante en sus comunidades tanto en la búsqueda de soluciones, como en la atención de las necesidades de las familias y de sus comunidades.

Pese a ello, señala el documento, su trabajo es poco reconocido y valorado por la sociedad, por lo que sugiere que estas actividades sean consideradas valiosas y por lo tanto, reciban apoyos.

El libro está dividido en dos partes, la primera es un manual autodidacta que consta de tres módulos, donde se manejan propuestas y estrategias para incluir la perspectiva de género en las políticas de protección civil.

La segunda parte contiene material didáctico y metodologías para impartir talleres con perspectiva de género y dinámicas. Al final de la publicación se anexan trípticos informativos sobre la inclusión de la perspectiva de género para funcionarias y funcionarios vinculados con el tema de protección civil y también para la protección de mujeres de comunidades en situación de riesgo de desastres.

06/LGL/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más