Inicio » Las mujeres podríamos aspirar a ser mayoría y no un 50-50

Las mujeres podríamos aspirar a ser mayoría y no un 50-50

Por Anayeli García Martínez

La Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), rechazó incluir la paridad de género en el nuevo Código Electoral capitalino, sin embargo aceptó que los partidos políticos estén obligados a destinar al menos el 3 por ciento de su financiamiento público para generar y fortalecer liderazgos femeninos.

Durante la larga discusión que ayer sostuvieron las y los legisladores locales, se aprobó en lo general el nuevo Código de Instituciones y Procedimientos Electorales con 50 votos a favor y ocho en contra, sin embargo el debate se prolongó hasta altas horas de la noche porque se hicieron reservas a más de 90 artículos, entre ellos los referentes a las cuotas de género.

Luego de que la ALDF se tomara un receso para que la comisión dictaminadora analizara las reservas y los cambios necesarios, la sesión continuó hasta cerca de las 16:30 horas.

Fue entonces que las diputadas Maricela Contreras Julián, Beatriz Rojas Martínez, Valentina Batres y Horacio Martínez Meza expusieron sus razones en defensa de la equidad.

Durante su intervención en tribuna, la diputada Beatriz Rojas Martínez, señaló que mientras se llevaba a cabo el proceso de dictaminación del Código Electoral, la Comisión de Equidad y Género hizo llegar a la Comisión de Asuntos Político Electorales las observaciones relativas al tema de equidad, mismas que no “fueron atendidas”.

Afirmó que era preocupante que la nueva legislación electoral no contemplara la implementación de mecanismos que promovieran la participación equilibrada entre mujeres y hombres en los cargos de elección popular, como lo señala el artículo 25 de la fracción III de la Ley de Igualdad Sustantiva entre Mujeres y Hombres del Distrito Federal.

Fue así que propuso la modificación al artículo 296, párrafo primero y segundo para que por cada candidato propietario para ocupar el cargo de diputado se eligiera un suplente del mismo sexo. Esta reforma, que a decir del diputado panista Fernando Rodríguez Doval fue una iniciativa de su partido, fue rechazada con 30 votos en contra, 22 a favor y una abstención.

Dos de las legisladoras que votaron en contra, fueron las perredistas Karen Quiroga Anguiano y Alejandra Barrales, quienes más tarde fueron cuestionadas de mantener dicha posición pese a que en muchas ocasiones se dicen promotoras de los derechos de las mujeres.

¿50-50 ES UNA VISIÓN LIMITADA?

Al tomar la palabra, la diputada Maricela Contreras Julián dijo que el discurso del 60-40 era una falacia, porque en la pasada legislatura ?dijo? “cuando yo presidí la Comisión de Equidad y Género en la Cámara, dimos la batalla por el 50-50, y se aprobó el 60-40, ¿y eso en qué ha cambiado la posibilidad de incrementar el número de mujeres en la Cámara de Diputados? Ninguna”, enfatizó.

Por tal razón volvió a insistir en que el Código Electoral debería establecer la paridad de género en las candidaturas, una propuesta que no fue apoyada por el resto de legisladores, por lo que se desechó. En opinión de la diputada Karen Quiroga Anguiano estar a favor del 50-50 era una visión limitada porque las mujeres podían aspirar a ser mayoría.

Otra de las demandas de las legisladoras era que se aumentara el presupuesto para la capacitación política de las mujeres en las partidas electorales ya que en la legislación vigente es de 1.5 por ciento; aunque las diputadas querían hacer esta propuesta en tribuna, el Partido Acción Nacional se adelantó.

El diputado panista Armando Jiménez Hernández propuso modificar la fracción XVIII del artículo 222, el cual se refiere al porcentaje del financiamiento público de los partidos políticos que se debe destinar para fortalecer y generar los liderazgos femeninos, una reforma que fue aprobada en votación económica por la ALDF.

Antes de este cambio en la redacción del dictamen, se consideraba el 3 por ciento para liderazgos femeninos y juveniles; sin embargo el nuevo Código Electoral establece que se debe destinar 3 por ciento sólo para la capacitación política de las mujeres, mientras que para fomentar la participación política de las y los jóvenes se destinará un 2 por ciento.

Con esta reforma, el Código de la Ciudad de México supera al Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales, el cual establece que el financiamiento para la formación política de mujeres y para participación política de jóvenes será en total del 3 por ciento: 2 para el primer caso, y uno para el segundo.

10/AGM/LR/LGL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: