Inicio Las niñas soldado, una realidad olvidada que debemos rescatar

Las niñas soldado, una realidad olvidada que debemos rescatar

Por Argelia Villegas López

China Keitetsi tiene una mirada reflexiva y una sonrisa, siempre ante cualquier pregunta, a pesar de haber vivido nueve años como niña soldado en el Ejército Nacional de Resistencia (NRA) de Mussevi en Uganda. siembra esperanza en su andar.

China actualmente vive con sus dos hijos en Dinamarca y ha venido a España con motivo del Día Mundial contra la Utilización de Niñas y Niños Soldado, celebrado el mes pasado. Su principal preocupación son las niñas soldado “las grandes olvidadas”. Keitetsi habla de su historia de vida y su lucha en la siguiente entrevista.

— ¿Por qué debemos poner especial atención en la situación de las niñas soldado?, le pregunto.

— He venido a Madrid a evidenciar la grave situación de vulnerabilidad que viven las niñas soldado, y a poner especial atención a ellas, las grandes olvidadas, pues su situación es muy grave porque estamos hablando de abusos sexuales, de que les arrebatan su identidad a las niñas, no las dejan usar vestidos, ni usar pendientes o collares, se les elimina totalmente su libertad para ser ellas mismas como ellas quieran serlo.

“Las niñas soldados perdemos nuestra infancia, adolescencia, nos tenemos que convertir en mujeres de forma brutalmente rápida, las niñas soldado nos quedamos embarazadas muy jóvenes. A una niña que fuerzan a participar en guerras se las elimina todo tipo de libertad sobre su cuerpo e identidad, tienen que llevar una apariencia de hombre, luego de ello les es muy difícil retornar a una concepción femenina, tras años ser sometida a ser y actuar como hombre, como un soldado, con botas y trajes gruesos…”.

Al recordar, China baja la mirada, pues los nueve años como niña soldado fueron “brutales, de miedo, y de gran brutalidad”. En 1995, China logró escapar del ejército, dejó atrás todo y llegó a Sudáfrica para salvarse, en 1999, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados la envió a Dinamarca, país que la acogió y donde actualmente reside.

COSA QUE TE HACEN FUERTE… O DÉBIL

— Desde su experiencia personal, ¿qué es lo más difícil de superar tras ser una niña soldado?

— Yo viví 9 años como niña soldado, y he visto todo. Lo más duro es haber estado separada durante diez años de mis dos hijos, una niña que ahora tiene 12 años, y un niño de 16, eso me afectó mucho. Ahora todo es estupendo pues los dos están conmigo, después de diez años lo logramos.

“Los dos son muy altos, algunas veces nos dicen que somos hermanos, pues yo tengo 31 años ahora, pero he tratado de enseñarles lo positivo de ser una madre joven, juego con ellos fUtbol, play station, una madre joven que juega con sus hijos…”

— Acabas de bajar del avión, y empezamos a charlar y cuentas que nunca estás cansada, que en un día diste catorce entrevistas…

— Cuando veo todo lo que he pasado, tanto de lo que he hecho como lo que he sufrido, niñas y niños están sufriendo ahora, sentirme cansada es un lujo, ahora vivo en Dinamarca, tengo suerte en mi situación actual, tengo la gran responsabilidad de seguir luchando y ayudando desde donde estoy ahora…

“Hay cosas en la vida que te pasan que te hacen más fuerte o más débil, yo he pagado un precio muy caro por recuperarme, a los 18 años dejé el ejército, pero algunos días parece que fue ayer, hay cosas que no tienen vuelta atrás, he perdido todo, me borraron mi vida, no tengo amigos de niñez, siempre trato de ser feliz como puedo.

“Cuando no tenía a mis hijos me daban unos dolores de estómago muy fuertes, ¡me desmayaba del dolor! fue una etapa muy dura, pero he ido curando ahora que vivo con mis hijos va todo mucho mejor, son la energía para seguir aquí…”.

— ¿Qué mensaje tienes que decir hoy que es el Día Mundial contra la Utilización de Niñas y Niños Soldados?

— Todas las personas del mundo deberíamos tomar este problema como nuestra propia responsabilidad, recientemente estuve en Malta, parece que la única solución de vida de las personas está en Europa, ¡y no es así!, se trata de dar ayuda a las y los que están allá, sin esa ayuda sólo piensan en migrar, los gobiernos deben involucrarse en este tipo de problemáticas también, millones de niñas y niños ahora mismo están participando en guerras, cada mujer, cada hombre debería dedicar un porcentaje de su tiempo para luchar y erradicar esta situación…

“Principalmente debemos invertir en educación, millones de jóvenes pierden a sus familias y son traumatizados pues muy jóvenes se tienen que hacer responsables de hermanas o hermanos pequeños que deben cuidar, y no saben cómo contribuir, debemos apoyarles desde programas educativos por ejemplo…”.

— ¿Qué mensaje deseas enviar a las mujeres que deseen contribuir a la eliminación de niñas y niños soldados?

— Cada mujer debería dedicar por lo menos una hora de su tiempo, toda mujer en libertad debe procurar libertad a las que no lo tienen. Me da alegría que mis hijos me digan; “mamá tengo hambre” y que yo pueda darles algo de comida, y pienso en los millones de mujeres que no tienen que darle a sus pequeños. Debemos buscar respuestas y soluciones juntas, crear pactos entre mujeres.

ALGUNAS CIFRAS

Según la Coalición para acabar con la Utilización de Niños Soldado en el mundo hay cerca de 500 mil niños y niñas soldados combatiendo en casi todos los principales conflictos armados del mundo. En la mayoría de los casos, son secuestrados o arrancados de sus familias, de sus propios colegios, o son captados cuando huyen de situaciones familiares difíciles y de la miseria.

Muchos niños, niñas y adolescentes entre 14 y 18 años se han alistado voluntariamente. A pesar de ello, las investigaciones demuestran que no contaban con muchas otras opciones. El conflicto armado, la falta de educación y trabajo, y el deseo de escapar de situaciones de violencia doméstica o de explotación sexual, son solo algunas de las razones que llevan a ese reclutamiento voluntario.

En febrero de 2002 entró en vigor el Protocolo relativo a la participación de los niños en conflictos armados, ratificado por 86 países, que prohíbe el uso directo de todos los menores de 18 años en conflictos armados.

Aunque existe este Protocolo, organizaciones y la Coalición para acabar con la utilización de niñas y niños soldados han denunciado que por lo menos 60 gobiernos, entre los que destacan Austria, Alemania, Reino Unido y Estados Unidos, continúan reclutando legalmente niños y niñas de 16 y 17 años.

08/AR/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content