Inicio Las pioneras de la UNAM siguen dando la batalla

Las pioneras de la UNAM siguen dando la batalla

Por la Redacción

Universitarias de la UNAM rompieron y siguen rompiendo tabúes, reglas sociales y barreras machistas para incursionar en carreras que hasta antes de ellas eran consideradas como exclusivas de los hombres. No les importó ni les importa ser vistas como “bichos raros”. Por el contrario.

Ellas son las vanguardistas cuyas acciones dejan claro que siempre habrá mujeres dispuestas a luchar por sus ideales y objetivos a pesar de la discriminación y los obstáculos a los que se puedan enfrentar.

A 60 años de haberse convertido en la pionera en el estudio de la acarología, la emérita Ana Hoffman es también la fundadora de dos laboratorios especializados en la materia en la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas del Instituto Politécnico Nacional (IPN), el cual es a su vez el primero en América Latina. El otro laboratorio lo fundó en la Facultad de Ciencias (FC) de la UNAM.

Hoffman, quien pertenece a la primera generación de la FC, no sólo tuvo el valor de especializarse en una ciencia inexistente en México en los años 40 y fundar los primeros centros especializados en la materia en el país, además fue capaz de convertirse en maestra emérita de la UNAM a pesar de las dificultades por el simple hecho de ser mujer.

Ella asegura que siempre fue considerada un bicho raro, de hecho tuvo que enfrentarse a cuestionamientos sociales de quienes pensaban que trabajaba porque su marido no ganaba lo suficiente. Hoy es emérita del Sistema Nacional de Investigadores y de la UNAM y es reconocida porque ha descrito géneros y especies nuevas para la ciencia.

Actualmente cuenta con 84 años de edad, 60 años como profesora, un sinnúmero de tesis que ella misma ha dirigido, conferencia en todo el mundo y próximamente publicará un libro.

Otra académica considerada como pionera en la carrera de Ingeniería Civil es la profesora Leda Speziale San Vicente, quien además participó en la construcción de Ciudad Universitaria.

A sus 85 años de edad, Speziale, quien se autodefine como convencida de la igualdad entre sexos, fue la única mujer en el área Físico- Matemática de la Escuela Nacional Preparatoria y en la carrera de Ingeniería Civil impartida entonces en la Escuela Nacional de Ingeniería de la UNAM, hoy Facultad de Ingeniería (FI).

Orgullosa de ser mujer, Speziale narra que el hecho de que “picó piedra” y algunos trabajos le fueron negados por su condición de género, sólo consiguieron obstinarla más en una época en la cual las ingenierías eran un asunto masculino y quienes se atrevían a transgredir dicha norma eran mal vistas.

En la FI fue la primera mujer en ocupar múltiples cargos: Consejera Técnica; coordinadora de materia; jefa del Departamento de Matemáticas Aplicadas y de la División de Ciencias Básicas, además de impartir clases.

Separadas por más de medio siglo, pero unidas por la discriminación por motivos de género que aún existe en la UNAM, en la cual las mujeres sólo tienen amplia cabida en carreras tradicionalmente femeninas, dos jóvenes son hoy las únicas mujeres que integran la primera generación de la carrera de Ingeniería Mecanotrónica, creada en marzo pasado.

Estephanie Acevedo Cantú de 19 años de edad y Belén Viniegra Pérez de 20 reconocen que han sido objeto de burlas por acceder a carreras consideradas para hombres. Advierten que convivir con sus compañeros no es fácil.

No obstante Patricia Ríos Murillo del noveno semestre de Ingeniería Mecánica, Módulo de Mecatrónica, y con 24 años de edad, dice que “aprendes a manejarlo”. Ríos Murillo realiza una tesis basada en el diseño y fabricación de un prototipo de prótesis de antebrazo mecatrónico que podrá accionarse por medio de la voz.

Las estudiantes están concientes de las diferentes formas de discriminación que han afectado a las académicas a lo largo de los años, por lo que ninguna de las tres se detiene a pensar si procrearán hijos, lo ven como una posibilidad y dice que “todo a su tiempo”.

A 60 años de distancia, las estudiantes se pronuncian por la misma idea que sus antecesoras, que en los años 40 se convirtieron en pioneras. “Las mujeres no deben limitarse, deben fijarse un objetivo y luchar por él”.

2003/MM/MEL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más