Inicio Las sonorenses, vigilantes de que sus familias voten

Las sonorenses, vigilantes de que sus familias voten

Por Alma Angelina Gutiérrez

Con los resultados del 2 de julio de 2000 aún frescos en la memoria, las sonorenses tenían en su conciencia ayer sábado que hoy debían levantarse temprano para acudir a las urnas a sufragar por quien ellas consideran resulta su mejor opción.

En el estado de Sonora se vive hoy lo que le han llamado el proceso electoral más reñido de los últimos años. Están en juego la gubernatura del estado, así como el relevo de los 72 ayuntamientos y el Congreso local, además de las diputaciones federales.

“Ya les dije a los chamacos que se acuesten temprano para que no me den batalla en la mañana y me dan ‘chanza’ de ir a votar”, expresó un ama de casa que salía de uno de los centros comerciales, cargada con las bolsas del mandado sin que nadie más de su familia le acompañe y le ayude en estas faenas.

Ya le dije a mi marido, dijo otra, que no les dé permiso para irse al “antro” –como son llamadas ahora las que personas de nuestra generación conocíamos como “discos” o “night club”—”sí, porque no quiero que se me desvelen”.

Una más, incluso, llegó a decirnos que desde temprano por la tarde del mismo día sábado tendría ya limpiecito el menudo, “la pata” bien limpiecita, todo picado –la cebolla, el cilantro y hasta la hierbabuena– para ponerlo a cocer toda la noche “con la llama bajita” y que en la mañana esté en su punto “para que se levante mi marido, se bañe y saliendo le sirvo su plato para que la cure y vaya en sus cinco sentidos a votar”.

Y así, por el estilo, fueron la mayoría de las declaraciones obtenidas el día previo a las elecciones; nos encontramos a las mujeres preocupadas por acudir a cumplir con lo que también ellas saben es su derecho, pero… “primero tengo que dejar listas muchas cosas”.

Mujeres que ya saben, según dijeron, por quién van a votar. Mujeres que saben además que son ellas quienes “tienen” que levantar a la familia “pa’que también voten”.

Ya hoy domingo la afluencia de votantes ha estado caminando sin contratiempos a partir de la apertura de las casillas, después de las 8:00 en punto como lo estipula el reglamento “no, pues que esperaban”, dijo una joven en la fila; “si estamos en México”.

En una de las tiendas de autoservicio encontramos a varias mujeres con sus dedos pulgares limpios, señal de que no habían acudido a votar, sin embargo al preguntarles si lo harán más tarde recibimos de todas las de edad alrededor de 35 a 45 años un rotundo sí, aunque con porqués diversos:

“Porque es nuestro derecho”, “Porque tenemos que ir”, “Porque quiero”, “No sé por qué”. Incluso la cajera comentó que cerrarían más temprano para tener tiempo de sufragar y que lo hará con el mayor de los gustos y a pesar del cansancio de tantas horas de trabajo.

Y fue ella misma quien al escuchar la respuesta de una joven mujer con avanzado embarazo quien respondió que ella no va a votar la que le llamó la atención.

— Tienes que ir.

— ¿Para qué? Todo es puras mentiras.

— Pero, ¿por qué no vas a ir?

— Porque tengo un niño chiquito.

— ¿Y no tienes quien te lo cuide?

— Sí, pero no quiero ir.

— ¿No te importa el futuro de tu niño?

— Todo son mentiras.

Y se fue como llegó, con su pesado estómago, con las bolsas del mandado y con la desilusión reflejada en su rostro surcado ya a tan poca edad por un rictus de amargura.

2003/AAG/RGR

       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

El servicio informativo se realiza gracias al apoyo
brindado por las siguientes instituciones:
John D. and Catherine T. MacArthur Foundation, UNIFEM,
Partner of the Americas, Fundación Heinrich Böll,
GLAMS y The William and Flora Hewlett Foundation.

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más