Inicio Letra muerta, resolución de ONU sobre mujeres en guerras

Letra muerta, resolución de ONU sobre mujeres en guerras

Por Miriam Ruiz

En el tercer aniversario de la Resolución 1325 sobre Mujeres, Paz y Seguridad del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (ONU), que se cumple este 31 de octubre, es poca la atención prestada a la población femenina en 30 conflictos armados en el planeta tanto en tiempos de guerra como en los caminos hacia la paz.

Iraq es el ejemplo más candente donde el estado de guerra y caos lleva a las mujeres hacia atrás. Ahora no pueden salir de sus casas, de acuerdo con el Observatorio del proyecto Codepink de la organización Global Exchange.

“Al revés de Afganistán, en Iraq, las mujeres eran médicas, ingenieras” explicó Medea Benjamin, cofundadora del proyecto en el que participan directamente mujeres iraquíes en su territorio.

Entrevistada en Washington durante las marchas para exigir la salida de las tropas estadounidenses de Iraq, Medea Benajmin dijo que a la fecha “por el caos existente ellas son prisioneras y tienen miedo de salir.”

El caos y las fuerzas de ocupación, abundó, dan mayor poder a los grupos fundamentalistas que refuerzan la idea que las mujeres deben estar en sus casas.

Aunque el naciente proyecto carece de cifras, ha documentado reportes de secuestros y violaciones cometidos por parte de los civiles dado que se desmantelaron las policías sin que las tropas norteamericanas sean garantes de la seguridad de las mujeres iraquíes.

LAS MUJERES DE IRAQ

Sin embargo, las mujeres en Iraq no son meras víctimas, sino también luchadoras desde el clima incierto por avanzar hacia la paz.

Recientemente un grupo de periodistas de Iraq pudo viajar fuera del país a una reunión con otras colegas en Medio Oriente bajo el auspicio del Fondo de Desarrollo de Naciones Unidas para la Mujer (Unifem) con el objeto de promover “una mejor imagen femenina en los medios de la región y hasta allí llegaron las mujeres de Iraq”.

Así lo informó la especialista palestina Maha Muna del Programa de Paz y Seguridad de Unifem quien destacó la ebullición del movimiento de mujeres activistas académicas y políticas en Iraq pese a las condiciones de seguridad, donde Unifem busca apoyar su papel destacado en la reconstrucción y todas las negociaciones de ese país.

Entrevistada en su oficina en Nueva York, Muna informó sobre el pospuesto encuentro nacional de mujeres iraquíes que estaba planeado para finales de agosto –antes del asesinato del alto comisionado de derechos humanos en Bagdad—y a donde llegarían 400 mujeres de todas las regiones.

A la fecha se realizan encuentros regionales para tener mayores garantías de seguridad, indicó la funcionaria de la ONU. A mediados de octubre, por ejemplo, se llevó a cabo una de estas reuniones en Gila, al norte de Iraq “donde las mujeres viven situaciones terribles pero saben que tienen que estar activas en la toma de decisiones.”

En Latinoamérica, aunque se han acabado las situaciones de “contextos tradicionales de la guerra, que no son afortunadamente tan prevalentes como hace 10 años, en Colombia tenemos situaciones bastante trágicas de violencia contra la mujer”, dijo a Cimacnoticias Marijke Velzeboer-Salcedo, nueva directora para América Latina y el Caribe de la oficina en Nueva York de Unifem.

“En Colombia la situación es supercomplicada no hay dos facciones, hay múltiples facciones pero sabemos que las mujeres están afectadas de una manera enorme”.

COLOMBIA, HERIDA QUE NO CIERRA

Ellas constituyen el mayor número de desplazadas en los campos sufriendo pobreza, abunda la funcionaria.

“Las desplazadas son madres, mujeres con chicos que no pueden trabajar, cuyos esposos no están allá o madres solteras sin recursos y no hay programas consistentes que aborden situaciones tan drásticas pero una gran parte son mujeres.”

Allí también hay bastantes ONG trabajando “para bajar el conflicto, involucrar a las mujeres, luchar por la justicia pero la información es poca y no tienen el reconocimiento que deberían.”

En este lado del mundo se vive la postguerra y se sufren todavía los efectos que duran más que la guerra, explica. Allí están Perú o Guatemala.

“Latinoamérica tiene las estadísticas de violencia más altas de todo el mundo”, dice Velzeboer, aunque esta violencia afecta en gran medida a los hombres por las construcciones de género, repercute en las mujeres, en la violencia doméstica.

Actualmente Unifem trabaja sobre situaciones de conflicto en Guatemala, Colombia, así como en 14 naciones de Africa y siete en Europa y otros siete países en Asia.

La resolución 1325 del Consejo de Seguridad fue adoptada el 31 de octubre del año 2000 para llamar al secretario general y los estados a impulsar el papel de las mujeres en la solución de conflictos, incorporar el interés de los cuerpos de paz en el trabajo femenino y acabar con la impunidad en todos los crímenes contra ellas.

La resolución es aplicable en el caso de los asesinatos de mujeres en la localidad mexicana de Ciudad Juárez, en la medida que hay interés de la ONU por la resoluciòn de los casos, por ello ha facilitado el trabajo con los diferentes cuerpos policiales y en algún momento con las familias de las víctimas, indicó Marijke Velzeboer a Cimacnoticias.

“Unifem tiene absolutamente un interés en la solución a los crímenes de mujeres” porque su misión es lograr el respeto a los derechos humanos femeninos y la contribución al mejoramiento de los derechos es crucial para nosotros”, destacó.

LA RESOLUCIÓN

Con la Resolución 1325 “es la primera vez que tenemos realmente el mandato del no tolerar los crímenes contra mujeres durante la guerra, darles medidas especiales de protección y a la vez reconocer y promover la participación de la mujer en las negociaciones y construcción de paz”, aseguró.

Ahora “tenemos un marco legal que nos permite enjuiciar a los violadores, ya que como lastimosamente sabemos, la violencia ha sido utilizada contra mujeres y niñas muy chiquitas”, dijo.

El tercer aniversario de la Resoluciòn 1325 se marca con el lanzamiento de la página http://www.womenwarpeace.com donde distintos actores políticos pueden hallar diagnósticos y herramientas para las mujeres en situaciones de conflicto.

Esta celebración ocurre en el marco del nuevo anuncio de retiro del personal de la ONU de Bagdad tras los atentados suicidas fuera de las oficinas de la Cruz Roja, donde perdieron la vida 12 personas.

“Siempre hemos identificado la falta de información sobre los casos de violación, sobre cómo afecta la guerra la vida, la salud y el bienestar de las mujeres y los niños y niñas y el rol que juegan las mujeres para mejorar las condiciones”, tenemos un hueco de información. dijo Marijke Velzeboer.

2003/MR/MEL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más