Inicio Liberan a las voluntarias italianas Simona Pari y Simona Torreta

Liberan a las voluntarias italianas Simona Pari y Simona Torreta

Por la Redacción

Simona Pari y Simona Torreta, las dos voluntarias italianas que fueron secuestradas en Irak hace tres semanas, llegaron sanas y salvas a su país, donde el primer ministro, Silvio Berlusconi destacó la tarea de la Cruz Roja para su liberación y negó que haya habido un pago por el rescate.

Las dos mujeres italianas de la organización no gubernamental (ONG) “Un Puente para Bagdad”, viajaron a Roma inmediatamente después de ser liberadas por el grupo armado iraquí que las mantuvo secuestradas 21 días.

El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, afirmó que la liberación se debió sólo a razones humanitarias y al rol de la Cruz Roja, mientras que el diario kuwaití Al Rai al Am dio a conocer que se había pagado un rescate de un millón de dólares, indica hoy una nota del portal Mujereshoy.

Las dos mujeres, ambas de 29 años de edad, bautizadas por los italianos como las dos Simonas, fueron entregadas ayer por la tarde al presidente de la Cruz Roja italiana, Maurizio Scelli, en un barrio de Bagdad.

La televisión Al Jazeera emitió horas después la escena de la liberación en las que se ve a las dos jóvenes a la luz del ocaso, sonrientes y serenas. Las muchachas aparecen primero con un velo islámico que les cubre la cara y luego se descubren.

Tras ser liberadas, las dos Simonas fueron conducidas al aeropuerto de Bagdag donde tomaron un avión que voló rumbo a Roma tras una breve escala en Kuwait.

Silvio Berlusconi confirmó la noticia ante el Parlamento, cuyas dos Cámaras interrumpieron sus trabajos para estallar en un largo aplauso. El primer ministro italiano alabó el “papel clave” de los servicios secretos italianos, de Jordania y del subsecretario de la presidencia, Gianni Leta, en el desenlace del secuestro.

También destacó la tarea llevada a cabo por la Cruz Roja italiana, a cuyos “méritos humanitarios” atribuyó de forma “exclusiva” la liberación de las dos cooperantes.

Las dos jóvenes italianas fueron secuestradas el 7 de septiembre en el centro de Bagdad, cuando una veintena de hombres armados irrumpieron en la oficina de la ONG para la que trabajaban.

El secuestro se lo atribuyó tres días después el grupo Ansar Al Zawahiri –cuyo nombre hace referencia al hombre considerado número dos de Al Qaeda, el egipcio Ayman Zawahiri– que exigió la retirada inmediata del contingente militar italiano de Irak.

Atrás quedan tres semanas de angustia y tensión, que llegaron a su punto culminante hace seis días, cuando dos grupos extremistas diferentes anunciaron por internet que las dos jóvenes habían sido ejecutadas.

Pese a que esas informaciones fueron consideradas poco creíbles por el gobierno de Roma, el que habló de “terrorismo mediático”, un inevitable pesimismo se apoderó de Italia, al tiempo que se multiplicaban las muestras de solidaridad y apoyo a los familiares.

Anoche, una ola de júbilo recorrió toda Italia. El Coliseo se iluminó para celebrar la liberación. “Estamos contentísimos, veamos en qué condiciones se encuentran (las chicas) y después afrontemos seriamente la cuestión de la permanencia de las tropas italianas en Irak”, declaró sin dar tregua al gobierno Luciano Violante, presidente de los diputados del partido de los Demócratas de Izquierdas (DS), el mayor de Italia.

Al mismo tiempo que las dos italianas, también recuperaron su libertad las dos personas iraquíes que fueron secuestradas junto con ellas hace tres semanas en la sede de Puente para Bagdad, una organización pacifista italiana, según indicó Paolo Bonaiuti, portavoz de Berlusconi.

Permanecen en cautiverio los dos periodistas franceses, Christian Chesnot y Georges Malbrunot, desaparecidos hace 41 días, así como el británico Kenneth Bigley, secuestrado el 16 de septiembre.

El grupo extremista Al Tawhid al Yihad, dirigido por el jordano Abu Musab al Zarqawi, anunció ayer que ha tomado como rehenes a tres presuntos agentes de inteligencia iraquíes y que había ejecutado a una mujer colega de los anteriores.

En un mensaje distribuido por Internet, el grupo indicó que la ejecución de Nadia Abdel Wahab se debió a un “juicio divino”, pero no precisó el modo de ejecución. En cuanto a la toma de rehenes, ésta tuvo lugar el martes por la mañana en una calle comercial.

2004/LR/SM

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content