Inicio Limitan estigmas el derecho al placer femenino

Limitan estigmas el derecho al placer femenino

Por Martha Martínez

Las mujeres hemos heredado una tradición discriminatoria que nos divide entre “putas” o decentes y limita nuestro derecho al placer, a la sexualidad libre y responsable y a la maternidad voluntaria, advirtió hoy la historiadora Carmen Ramos Escandón.

En la mesa Cuerpo, Género y Erotismo Desde la Epoca Prehispánica a la Contemporánea, la también investigadora del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS), aseguró que la decencia y el pecado son espacios heredados a las mujeres como irreconciliables.

“La idea tradicional de que la mujer vino al mundo para tener hijos las convierte en cajas reproductoras, y tacha como prostitutas a aquellas que ejercen plenamente sus derechos sexuales” opinó la investigadora.

Estas concepciones, indicó, se crean, reproducen y perpetúan en las práctica cotidiana entre hombres y mujeres, los centros de trabajo y al hacer uso de los servicios públicos.

En este sentido, el investigador del Departamento de Historia y Filosofía de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Andrés Aranda denunció que incluso en los servicios de salud, las mujeres son consideradas objetos sexuales aptos sólo para la reproducción.

Aranda señaló que la falta de anticonceptivos en los servicios de salud, la negación del personal médico a practicar abortos en los casos en los que la ley lo permite y la falta de información sobre sus derechos sexuales y reproductivos, son ejemplos de que las mujeres son vistas como cajas reproductoras.

En su turno, la investigadora de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), Marcela Suárez, aseguró que históricamente desde el plano religioso y civil, los derechos sexuales de la población femenina han sido controlados, limitados y criticados.

“El intento por conquistar el cuerpo femenino, normar las conductas de las mujeres y establecer al placer como algo perverso, dañino y peligroso, es la constante de la Iglesia Católica, la política y las relaciones sociales”, señaló la académica.

No obstante, la investigadora advirtió que el discurso sobre la sexualidad femenina que las divide drásticamente en señoritas o prostitutas, ha sido imaginado, pensado y establecido por hombres, con el objetivo de dominar sus cuerpos y negar controlar sus derechos sexuales y reproductivos.

La investigadora advirtió que el gobierno tiene una deuda pendiente con la población femenina y “debe comenzar a pagar ahora” con políticas y acciones concretas para garantizar los derechos sexuales y reproductivos de la población femenina.

2003/MM/MEL

       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

El servicio informativo se realiza gracias al apoyo
brindado por las siguientes instituciones:
John D. and Catherine T. MacArthur Foundation, UNIFEM,
Partner of the Americas, Fundación Heinrich Böll,
GLAMS y The William and Flora Hewlett Foundation.

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más