Inicio Lina Pohl, nueva viceministra salvadoreña de medio ambiente

Lina Pohl, nueva viceministra salvadoreña de medio ambiente

Por Redaccion

El 1 de junio de 2009 es una fecha histórica para El Salvador: la otrora organización guerrillera Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) asume por primera vez la presidencia en el pequeño país centroamericano, gobernado durante 20 años por el derechista partido ARENA.

Quien asume la presidencia es el ex periodista Mauricio Funes. Lina Pohl, hasta ahora directora de la oficina local de la Fundación Heinrich Böll en El Salvador, se integra al nuevo equipo de gobierno como viceministra de medio ambiente. Así, es una de las (probablemente) cinco mujeres que integrarán el gabinete de más de 30 personas. El Ministerio de Medio Ambiente estará dirigido por el científico Herman Rosa Chávez, ex director de la fundación salvadoreña Prisma.

La formación del gobierno no fue fácil; se trató de conciliar muchas exigencias e intereses. Mientras el FMLN quiso ocupar las posiciones claves con cuadros partidarios de mucho mérito, el presidente y su círculo liberal de asesores, “amigos de Mauricio Funes”, como ellos mismos se llaman, tuvieron otras prioridades. Una vez más, se mostró la amplitud del espectro político que el gobierno tiene que franquear.

Aunque el proceso de conciliación fue arduo, no dejó mayores heridas visibles hacia fuera. La crítica –sobre todo desde la izquierda– con respecto a los miembros del nuevo gobierno es moderada. Los “amigos de Mauricio Funes” lograron ganar sobre todo posiciones claves, que determinan la futura política financiera y económica.

Armando Flores, viejo socio que ha contribuido con la Fundación Heinrich Böll, presidirá la Defensoría del Consumidor desde el aparato gubernamental, y con ello desde el círculo interno del gobierno. Hasta ahora, Flores dirigió el Centro para la Defensa del Consumidor (CDC).

El nuevo gobierno enfrentará retos mayores. Las expectativas de la población son enormes, espera que el gobierno de izquierda finalmente adopte una política que se encargue de los problemas sociales del país; las arcas del Estado se encuentran vacías.

El Salvador sufre fuertemente la crisis mundial financiera y económica, y está en recesión. Se estima que para finales del año, el déficit presupuestal alcance 1.2 mil millones de dólares estadounidenses, debido a la caída de ingresos. Es decir, los ingresos del Estado se reducirán en un monto que corresponde aproximadamente a una tercera parte del presupuesto. Sobre todo las exportaciones y las remesas de los migrantes se vinieron abajo.

Desde que estalló la crisis económica, cerca de 40 mil personas perdieron su trabajo, la mayoría de ellas en el sector formal. Entre la población, 2.8 millones de los 5.7 millones de salvadoreños viven en la pobreza, y se calcula que esta cifra se incremente en 50 mil personas en lo que resta del año.

El nuevo ministro de medio ambiente, Herman Rosa, y su segunda de a bordo, Lina Pohl, enfrentarán tiempos difíciles. A final de cuentas, el gobierno anterior puso el medio ambiente al servicio de su política económica neoliberal. A la fecha, El Salvador es el país de América Latina con los mayores problemas ambientales, lo que se debe ante todo a la inmensa tasa de deforestación.

Desde 1960 ha desaparecido 85 por ciento de los bosques, con graves impactos ecológicos, económicos y sociales. La erosión es violenta, cerca de 70 por ciento de los suelos ya afectados y aproximadamente 50 por ciento de la superficie del campo inviable para el cultivo.

A ello se suma la pérdida de biodiversidad, 720 especies de flora y fauna se consideran amenazadas. Es decir, El Salvador de antaño, tan fértil, ya no es capaz de auto-alimentarse. La pérdida de los bosques impacta también el balance hídrico. A pesar de ser un país país rico en precipitaciones, el agua potable limpia escasea, lo que afecta a 41 por ciento de la población. Muchas familias tienen que gastar más de 20 por ciento de su ingreso en agua potable limpia. Una alta contaminación del aire en las áreas urbanas y problemas de la gestión de desechos sin resolver completan la lista de los problemas ambientales más agudos.

La escasez de recursos financieros para remediar estas deficiencias no será lo único que habrá de dificultar la vida al Ministerio de Medio Ambiente. También se trata de desarrollar una posición ante decisiones tan controvertidas como la autorización del uso de semillas transgénicas, aprobada hace un año. Las expectativas del movimiento ambiental son altas, y más porque el movimiento favoreció a otro candidato como futuro ministro, el activista Ángel Ibarra (director de la organización ambiental Unidad Ecológica Salvadoreña, UNES, y también contraparte de la Fundación Heinrich Böll).

La relevancia que el nuevo gobierno atribuye a la política ambiental, queda de manifiesto por el hecho de que la cartera forma parte del “gabinete económico” que Funes instaló para solucionar los problemas económicos y financieros. Ahí confluyen, entre otros, los ministros de Economía, Finanzas, Agricultura y de Construcción, el presidente de la comisión Portuaria, el director del Banco Central de Divisas y por supuesto Alex Segovia, la persona de más confianza del presidente, que fue nombrado secretario técnico de la Presidencia.

Para Lina Pohl, vieja colaboradora de la Fundación Heinrich Böll en El Salvador, su nuevo nombramiento significa un reconocimiento de los muchos años de trabajo en su país. El cambio de rol, que implica el traslado desde la sociedad civil al gobierno, no será fácil. Pero su instinto político así como su tenacidad y su capacidad de imponerse, la arman de la mejor manera para este reto.

09/RMR/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content