Inicio » Lo cortés no quita lo valiente…

Lo cortés no quita lo valiente…

Por Teresa Morales Duke

Causó sorpresa y dejó buen sabor de boca que la gobernadora del estado Amalia García Medina, no dejara pasar la oportunidad este martes por la tarde, durante una teleconferencia con el presidente Vicente Fox y sus homólogos de Durango y Veracruz, para fijar su postura en torno a la violencia.

En este momento postelectoral, sin duda con una actitud encomiable y valiente, ante la que el destinatario no pudo eludir el planteamiento, la mandataria se dirigió al presidente en “un tono republicano, con civilidad política” y directo, “Quien gobierna no debe utilizar la violencia y en cambio, sí hacer todo lo posible para que se abran las vías del diálogo”, le dijo.

Según la agencia Notimex “lo que sería un diálogo entre los sectores productivos para el impulso de la competitividad, se convirtió en un foro de debate político, donde prácticamente todos los sectores pidieron no poner en riesgo la estabilidad y los avances democráticos alcanzados”.

Sin duda que es de admirarse la entereza mostrada, justo en el preciso momento en que se requiere poner los puntos sobre las íes y nada de que con silencios se ignore un hecho como el registrado la tarde del lunes afuera de la Cámara de Diputados en el Distrito Federal.

EL USO DE LA VIOLENCIA

Como es sabido, la Policía Federal Preventiva (PFP) y elementos del cuerpo de granaderos, irrumpieron con golpes y con gases lacrimógenos para desalojar y evitar la instalación del campamento de resistencia civil pacífica afuera del recinto de San Lázaro.

Arrasaron a golpes con los manifestantes de la coalición Por el Bien de Todos, entre los que estaban varios legisladores del Partido de la Revolución Democrática (PRD) y los echaron como animales en la caja de un camión, incluso habiéndoles causado lesiones a varios de ellos.

La evidencia quedó plasmada en imágenes que circularon en los medios de información y que no tienen otro nombre que el de la represión política, a través de robóticos cuerpos de seguridad a cargo del gobierno federal.

Cientos de ellos que, por si fuera poco, estaban apoyados por el Estado Mayor Presidencial y elementos del Ejército Mexicano, según las versiones de prensa. Francamente qué irresponsabilidad tan grande.

Mientras esto ocurrió, no es posible que Vicente Fox ande por el país sin que nadie le diga absolutamente nada sobre el uso de la fuerza pública en contra de mexicanos con derecho a manifestarse, reunirse y expresarse, es decir a ejercer derechos constitucionales y humanos.

Es más, no es justo que nadie le reclame que reprima a los que no están de acuerdo con las formas y resultados fraudulentos del reciente proceso electoral.

Sí, porque mientras las noticias difundían a un Fox sonriente codeándose en Tuxpan, Veracruz, con nada más ni nada menos que Carlos Slim Helú, en los patios de construcción de las plataformas marítimas de PEMEX, eran agredidos varios legisladores.

Eso ya no es posible en este país; que nos quedemos callados, pues como lo dijo la gobernadora con mejor léxico, claro, no se vale que quienes detentan el poder usen a las policías en contra de los que no coinciden con un proyecto derechista de nación que se lleva entre los pies cada vez a más y más millones de personas.

POR UNA DEMOCRACIA INCLUYENTE

“No queremos que se abra la ruta de la violencia, pues la democracia debe ser incluyente y debe concebirse como el conjunto de pluralidades y diversidades que deben tomarse en cuenta. Quien tiene el poder es más fuerte, y quien ocupa los espacios de decisión es el primer obligado al diálogo y a negociar”, señaló la gobernadora dirigiéndose al mandatario.

Había precisado también la necesidad de construir un país con estabilidad política y con gobernabilidad, es decir una democracia con contenido social que reconozca la pluralidad que se vive en nuestra nación, una democracia incluyente que no admita de modo alguno la violencia y que reconozca que todos tenemos cabida en este país.

Más adelante advirtió a Fox que es la hora de construir puentes con un diálogo reiniciado una y otra y otra vez con serenidad y con sensatez.

De esa forma expresó su deseo de que los hechos ocurridos el lunes sean la excepción y no se repitan.

Reconoció que la democracia es compleja, precisamente es la inclusión de lo diverso. Hoy más que nunca requerimos que sea concebida como un conjunto de diversidades y de pluralidades, dijo.

La violencia es el resultado de la pérdida del control y el camino seguro para lastimar a los demás. Es una fase de locura. Y Vicente Fox ya debe varias, antes y después de las elecciones.

06/TM/CV/LR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más