Inicio » Lo que le debemos a Peña Nieto

Lo que le debemos a Peña Nieto

Por Lydia Cacho*

Está claro que la mayoría de colegas este #1D harán un largo y minucioso recuento de lo que no hizo, no cumplió o dejó a medias el presidente durante su primer año de mandato. De allí que yo haya decidido hacer un breve recuento de lo que sí hizo por las y los mexicanos durante 2013.
 
Me parece que resulta fundamental hacer notar la capacidad de convocatoria de Enrique Peña Nieto. En 12 meses logró unir casi a la misma cantidad de ciudadanas y ciudadanos que votaron a su favor, pero ahora se han articulado en su contra.
 
Esto es notable ya que como sabemos duró casi tres años en precampaña extraoficial y en campaña oficial. Lo cuál nos hace saber que su capacidad de convocatoria es 200 por ciento mejor como presidente en funciones que como aspirante. México salió a las calles como nunca en la historia del priísmo gobernante.
 
Carlos Fuentes dijo alguna vez que resulta imposible escribir ficción sin haber pasado una vida dedicado a la lectura de buena literatura. Nuestro presidente contradijo con hechos la locución del gran escritor.
 
A pesar de haber confesado que no es muy afecto a la literatura, particularmente a la novela, el premier mexicano ha tenido logros extraordinarios en la elaboración y promoción de los cuentos más grandes respecto a la violencia social, gracias en gran medida a la colaboración de su co-autor, el secretario de Gobernación. 
 
En campaña Peña Nieto aseguró, tanto en México como en España (a donde gusta ir a compartir su ficción narrativa), que durante su mandato él favorecería la libertad de expresión; prometió mantener una sana relación con los medios de comunicación. Efectivamente ha cumplido a cabalidad.
 
Durante este año las portadas de los periódicos de mayor circulación publicaron en un espacio promedio del 60 por ciento, comunicados de prensa enviados por Presidencia que se refieren a declaraciones de Peña, viajes o planes futuros.
 
El mandatario ha defendido durante 12 meses su libertad de expresión y la de su Gabinete gracias a un intercambio de favores y compromisos entre su partido y los propietarios de los medios de comunicación.
 
Para las y los activistas y periodistas que disienten y cubren marchas, las detenciones arbitrarias, los arrestos y las golpizas se han convertido en una suerte de daño colateral de su campaña de promoción del nuevo PRI, apoyado por el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, en la capital del país.
 
La nueva democracia llegó para quedarse y quien se oponga puede argumentar libremente desde los separos de alguna delegación o cárcel en diferentes puntos de la hermosa República Mexicana.
 
Prometió justicia social y excarcelar a quienes él consideraba purgaban penas injustamente. De allí que luego de otorgar el perdón al profesor Alberto Patishtán, ya encarrerado y creyendo que la sociedad no se daría cuenta, decidiera aprobar los trámites necesarios para la liberación de Raúl Salinas de Gortari, así como la inmediata devolución de los miles de millones de pesos, propiedades múltiples y varios pasaportes falsos que le fueron confiscados injustamente durante su detención.
 
Prometió mejores servicios de salud para los mexicanos, sobre todo para aquellos que sufrieran de enfermedades graves y carecieran de recursos. De allí que sentara precedente con el ejemplo de ayuda incondicional al gobernador de Michoacán, Fausto Vallejo.
 
La Presidencia le dio el apoyo necesario para que tomara una ausencia por enfermedad de más de un año sin perder su trabajo. Con este gesto magnánimo envió un mensaje para que se sepa que nadie perderá su puesto de trabajo por enfermedad; el narco también le apoyó solidariamente tomando las riendas en su ausencia.
 
En la reunión “México en Paz”, Peña prometió que nos convertiríamos en un país pacífico. Dijo: “Para ello trabajaremos con estrategia con una coordinación entre los órdenes de gobierno a fin de combatir la impunidad. No habrá seguridad mientras no haya justicia”.
 
Ahora todo parece indicar que la estrategia nueva se llama “México Déjame en Paz”. El resultado de esta postura es el silencio absoluto del presidente respecto a la violencia que asola diferentes regiones del país.
 
El vocero de esta nueva campaña es el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, promotor de cifras ocultas (no son los delitos que no se ven, sino los que eligen esconder).
 
Un priista de cepa me dijo hace unos meses que a partir de los gazapos lingüísticos de Peña, del tipo “infraschuchur”, varios jóvenes priistas se metieron a estudiar inglés. Sin duda las cosas han cambiado, quien lo niegue se equivoca.
 
Twitter: @lydiacachosi
 
*Plan b es una columna publicada lunes y jueves en CIMAC, El Universal y varios diarios de México. Su nombre se inspira en la creencia de que siempre hay otra manera de ver las cosas y otros temas que muy probablemente el discurso tradicional, o el Plan A, no cubrirá.
 
13/LCR/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: