Inicio Logran trabajadoras de gasolinera seguridad en el empleo

Logran trabajadoras de gasolinera seguridad en el empleo

Por Guadalupe Cruz Jaimes

Tras un año de organización, el personal de la gasolinería La Laguna, conformado 42 por ciento por mujeres, logró que la titularidad de su Contrato Colectivo de Trabajo (CCT) quedara en manos del Sindicato de Trabajadores de Casas Comerciales, Oficinas y Expendios, Similares y Conexos del Distrito Federal (Stracc).

Con este cambio, que se concretó mediante el recuento sindical, las y los trabajadores consiguieron derechos laborales mínimos, como un salario fijo y seguridad social, informó a Cimacnoticias Diana García Preciado, despachadora de gasolina La Laguna, ubicada en la colonia Morelos, en el centro del Distrito Federal (DF).

El recuento se llevó a cabo el pasado 29 de junio, en presencia de Ramón Muñoz Cuadra, presidente de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje.

El resultado de la votación favoreció al Stracc, lo cual significó “un gran paso en la lucha que las trabajadoras emprendieron por cambiar sus condiciones de trabajo”, señaló a Cimacnoticias Salvador Arellano, secretario general de dicha organización sindical.

Cabe recordar, que luego de que en noviembre de 2009, el Stracc demandó la titularidad del contrato de La Laguna, bajo el cual laboraban 28 personas, de las cuales 12 son mujeres, 4 trabajadoras fueron despedidas “injustificadamente” (Cimacnoticias 23 de febrero de 2010).

La organización del personal de La Laguna derivó de la violación constante de sus derechos laborales, los cuales “estaban secuestrados” por el sindicato de protección patronal denominado Unión Mexicana de Trabajadores de la Industria Automovilística, perteneciente a la Confederación de Trabajadores de México, refirió Arellano.

Al respecto, Diana García, una de las cuatro empleadas despedidas, relató que “hasta que decidimos afiliarnos al Stracc y éste demandó la titularidad, apareció el sindicato que se supone nos representaba, pero en realidad no contábamos con él, ni siquiera sabíamos que existía”.

Y en consecuencia, dijo, esa organización sindical no defendía sus derechos como trabajadoras, “al contrario, permitía que abusaran de nosotras: nos obligaban a vender productos, a cobrar la entrada al baño de la estación”, si no juntaban el dinero que les solicitaban por la venta de aceites y aditivos, así como por el cobro de la entrada al sanitario, ellas debían cubrirlo con su dinero.

Sus ingresos, como en la mayor parte de las gasolineras de la capital, dependían de las propinas de la clientela, a pesar de tener contratos en los que se establece un salario fijo, informó el líder del Stracc, organización que representa sindicalmente a 300 trabajadoras y trabajadores, de 10 estaciones de gasolina en la capital.

Además, de la carencia de derechos laborales mínimos, como el aguinaldo, las y los trabajadores desempeñaban su labor bajo la “presión” de sus supervisores, por lo que el cambio de titularidad representa “un gran alivio” para la despachadora, quien confía en que las condiciones de trabajo serán dignas.

García Preciado señaló que a la par de las mejoras contractuales y de trato, las y los empleados de La Laguna tendrán “seguridad en el empleo”, ya que antes, “estaba en manos del supervisor decir te quedas o te vas, sin importar la antigüedad, nada”.

10/GCJ/LR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más