Inicio » Mala atención en salud provoca incontinencia urinaria

Mala atención en salud provoca incontinencia urinaria

La pérdida involuntaria de orina o incontinencia urinaria (IU), que afecta hasta al 45 por ciento de las mujeres, se puede presentar luego de un embarazo, en la menopausia o en la posmenopausia.

Aun cuando es posible que exista desde la niñez, como una consecuencia de la obesidad o cuando empieza a haber un déficit estrogénico, la IU es también una lesión que se presenta luego del parto, una causa de la que se habla poco y que la medicina obstétrica define como morbilidad materna.

Actualmente, se le llama morbilidad materna a todas aquellas lesiones o incapacidades que ocurren a las mujeres durante el embarazo, el parto o dentro de los 42 días posteriores al parto.

El parto vaginal ocurre en una zona del cuerpo de las mujeres que se caracteriza por tener una anatomía y fisiología compleja, en ella se encuentran estructuras que participan tanto en las funciones sexuales (vagina, cérvix, útero), como en las no sexuales (recto, vejiga urinaria, uretra y musculatura estriada pélvica y perineal).

La función de la musculatura estriada pélvica y perineal es muy importante para el momento de la micción, es decir, cuando la vejiga se vacía de orina al estar llena.

/

La importancia de esta zona y las consecuencias cuando las mujeres tienen una lesión, la explican Dora Luz Corona Quintanilla y Margarita Martínez-Gómez en el artículo –publicado en 2008– que lleva por título “Músculos perineales y su participación en la micción femenina”.

“En mujeres, muchas de las patologías urinarias son ocasionadas por la disfunción de dicha musculatura estriada; entre tales patologías se encuentran el vaginismo, el prolapso genital y la incontinencia urinaria y fecal, que tienen efectos sociales y económicos”.

Disfunciones que se han relacionado con el trauma del parto y/o con el envejecimiento, señalan las expertas luego de realizar distintos estudios sobre este tema en el Departamento de Biología Celular y Fisiología, en la Unidad Periférica Tlaxcala IIB, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

En el parto vaginal esta zona también se puede afectar en las mujeres debido al uso de fórceps o cuando una o un recién nacido tienen un gran tamaño.

La falta de información y mala atención de los servicios de salud, al no tomar en cuenta las consecuencias en las mujeres cuando hay una lesión en la musculatura estriada pélvica y perineal luego de un parto, puede hacer que esta afectación pase de leve a aguda y se agrave en la edad madura al empezar a presentarse un déficit estrogénico.

Otra de las conclusiones de las especialistas es que en la región perineal de las mujeres existen otros músculos como el isquiocavernoso (Isc) y el bulboesponjoso (Be).

“Los pocos estudios que hay sobre estos músculos describen que debido a su posición anatómica funcionan como soporte de la vagina y la uretra, pero existe la posibilidad de que también participen en el proceso de micción y su disfunción contribuya a alguna de las patologías ya mencionadas”, advierten.

Un problema puede resolverse y prevenirse si se le da la suficiente importancia y se atiende a tiempo.

Para Dora Luz Corona Quintanilla y Margarita Martínez-Gómez, el control nervioso de la micción es muy complejo y participan además el sistema nervioso autonómico (simpático y parasimpático) como el somático.

Exponen que “el sistema nervioso somático se encarga de regular la actividad de músculos estriados que presentan una estrecha relación anatómica con la vejiga urinaria y la uretra, como el esfínter externo de la uretra y los del piso pélvico (iliococcígeo y pubococcígeo)”.

Y proponen: “Se ha descrito en mujeres que la contracción constante de estos músculos durante el almacenamiento de orina evita sus salidas repentinas cuando se realiza un esfuerzo al estornudar, reír o cargar un objeto pesado”.

Como ya lo reportamos en esta columna para saber si padeces o no IU es importante que al menos respondas de manera positiva a las siguientes tres preguntas: ¿Se le escapa la orina al toser, reír, estornudar o levantar pesos? ¿Alguna vez se le escapa la orina cuando nota una sensación repentina de ganas de orinar? ¿Alguna vez siente un deseo repentino e incontrolable de ganas de orinar?

Y para atenderla puedes realizar ejercicios en esta zona: inicia con contracciones lentas subiendo los músculos hacia dentro tan fuerte como puedas, aguanta la tensión durante cinco segundos y relaja a los 10 segundos; repite esta secuencia 10 veces en la mañana, tarde y noche; y aumenta de manera progresiva a 15 contracciones (unas lentas y otras rápidas) tres veces al día, pasa a 20 contracciones tres veces al día, para continuar con 20 contracciones cuatro veces por día más 20 extra cuando sea posible.

Acerca de otros ejercicios en la musculatura estriada pélvica y perineal hablaremos en la próxima entrega.

henavv@yahoo.com.mx

* Periodista mexicana, narradora oral, facilitadora de grupos, terapeuta con Enfoque Centrado en la Persona y Gestalt e instructora asociada del Sistema Tao Curativo.

11/CV/RMB/LGL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: