Inicio » Mala atención médica arriesga la vida de activista sonorense

Mala atención médica arriesga la vida de activista sonorense

Originaria de Toluca, Estado de México, Gabriela Garatachía Colín, recientemente se debatió entre la vida y la muerte a causa de una neumonía atípica que la atacó, motivo por el que fue internada de urgencia en el Hospital General de Sonora.
 
La maestra universitaria, que radica en Hermosillo desde hace 20 años, ingresó al nosocomio muy grave de salud. En los 10 días que lleva atendida en el área de terapia intensiva conectada a un respirador y en coma inducido, no se ha percatado de todo lo que han pasado sus familiares más cercanas: su madre, Anatalia Guadalupe Colín, y su hermana, Dulce Cristina Garatachía Colín.
 
Su problema de salud empezó con una aparente gripa que trató de curar con reposo. Ante la persistencia, acudió al Hospital General donde le dijeron que tenía un cuadro de influenza, pero que no estaba grave por lo que debía cuidarse e ir a reposar a su casa y tomar el medicamento Tamiflú, para que estuviera protegida si al correr de los días sus exámenes resultaban positivos al virus de la influenza AH1N1.
 
La advertencia fue que las molestias continuarían mientras pasaba el virus, pero que si experimentaba cambios drásticos en la temperatura debería ir de urgencia al hospital.
 
Gabriela siguió sintiéndose mal, sobre todo cuando venían los accesos de tos seca, pues el dolor y el malestar eran intensos. Sólo inmóvil y acostada boca arriba paraba la tos, así que junto con sus familiares decidió consultar a un médico particular.
 
El médico la visitó en su casa, desestimó los síntomas y le recetó erróneamente antibióticos y antigripales.
 
Al consumir jarabe para la tos cada dos horas –como le indicó el doctor–, Gabriela empezó a permanecer dormida y sólo cuando le preguntaban ‘¿cómo te sientes?’, ella apenas podía pronunciar: “Muy mal”.
 
El pasado miércoles 29 de enero por la noche Gabriela se puso en estado crítico con todos los signos de alarma que advirtieron en el Hospital General, por lo que su hermana la ingresó de urgencia a la sala de terapia intensiva de este nosocomio.
 
El diagnóstico: neumonía atípica con posible cuadro de influenza AH1N1. Fue inducida al coma y se le conectó a un respirador. Su condición de salud era grave y el pronóstico reservado. A casi dos semanas de tratamiento, Gabriela continúa inconsciente.
 
Desde que ella ingresó a terapia intensiva, varios pacientes con diagnóstico de AH1N1 han fallecido, pues llegaron demasiado graves.
 
Las cifras oficiales de la Secretaría de Salud confirman 176 casos de influenza estacional en Sonora, de los cuales 128 son del tipo A H1N1, 29 del AH3N2, 17 del tipo B y dos del A no subtipificado.  En los últimos días se reportaron tres nuevo decesos.
 
Una de las fallas detectadas en la atención de casos de neumonía e incluso de influenza AH1N1, es que el Seguro Popular (SP) sólo cubre 10 días de hospitalización, algunos medicamentos y las radiografías.
 
Tomografías de los pulmones, días extra de hospitalización o artículos que en algunos casos son necesarios, como sondas, catéter, pañales y toda clase de complementos que requieran algunos pacientes, deben ser cubiertos por la familia pues el SP no los contempla. El gasto oscila en 5 mil pesos diarios.
 
Gabriela es licenciada en Administración Pública, reconocida como el promedio más alto de su generación. Estudiante de la Maestría en Políticas y Gestión del Desarrollo Social. Es profesora de (muy pocas) horas sueltas, por lo que no cuenta con servicio médico permanente.
 
Contratada cada semestre, su estatus laboral es tan inestable como lo son ahora sus signos vitales. Sin la seguridad de ser de nuevo contratada, cada inicio de semestre debe “reportarse” para ver qué asignaturas quedaron disponibles tras la repartición entre las otras maestras y asignárselas en caso de que cumpla el perfil requerido.
 
Esta profesora ha orientado su vida al activismo ciudadano por las causas sociales. La congruencia de su pensar con su actuar, la ha llevado a ganarse el respeto y cariño de sus alumnas de Trabajo Social, de la Universidad de Sonora, licenciatura en donde imparte algunas materias.
 
Quienes deseen apoyar su tratamiento pueden hacerlo con algún donativo en la cuenta Bancomer 0184221400, a nombre de Dulce Cristina Garatachía Colín, y al número de tarjeta 4152312228737760 para depósito en las tiendas OXXO.
 
14/SNE/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: