Inicio » Mantener el poder de decisión

Mantener el poder de decisión

Por Carolina Velázquez*

Con el título “Poder decidir”, el corporalista argentino Carlos Trosman narra los últimos días de su madre, poco antes de morir, relacionando su poder de decisión y la manera como se vivió desde el cuerpo.

En homenaje a ella, Tina, y a su manera sabia y amorosa de estar en esta Tierra, reproducimos el artículo escrito por Trosman, publicado en la revista Kiné de Argentina, que llegó a CIMAC vía Internet gracias a la difusión del Sistema de Río Abierto en México, lugar donde desde hace siete años Carlos da cursos, talleres y terapia Shiatzu.

PODER DECIDIR
Por Carlos Trosman

Hace muy poquito, días apenas, se murió mi mamá, la Abuela Tina. Hijos, nietas y nietos, bisnietas y bisnietos quedamos conmovidos y reubicados en nuestra posición en la escala generacional.

La Abuela Tina tenía 87 años y estaba en plena vida: vivía sola por convicción, hacía sus trámites y también tortas y berenjenas en escabeche y cuidaba a los niños. Tocaba el piano y le gustaba la música y bailar, aunque le dolían las rodillas hace algunos años, y tenía problemas en la vista. Siempre consultaba a sus médicos y se hacía los análisis y estudios requeridos para conocer su estado de salud, pero a la hora de decidir si operarse o no, ella tomaba las decisiones.

Decidió operarse de la vista y no operarse de las rodillas. Rechazó una segunda operación de sus ojos. Y se mantenía andando por la vida, consultando y decidiendo sobre su cuerpo. Sintiendo el desgaste de los años con integridad.

Ante la presión de los médicos especialistas para que se operara las rodillas gastadas, ella pidió y buscó alternativas, hasta que logró que PAMI le pagara unas inyecciones importadas muy caras que ayudaran a la recuperación de los cartílagos. Se sometió con buen resultado a ese tratamiento externo sin dejarse invadir.

Estaba feliz porque en los dos años de tratamiento habían mejorado los dolores al caminar y era ella quien había conseguido tanto esa alternativa a la operación como el subsidio para solventarla. La Abuela Tina seguía andando y el jueves le preparó una torta para el cumpleaños para que su nieto más chico, mi hijo Leopoldo, llevara al colegio, con 25 tiritas plateadas atadas a 25 regalitos ocultos en la torta.

El viernes habló con sus vecinos y prometió prepararle una torta al hijo de la señora del departamento de al lado y a su médico de cabecera que cumplía años la semana entrante. El sábado preparó la carne y la ensalada rusa que llevaría a la fiesta de cumpleaños familiar de su nieto y sintió que le dolía la cabeza. Tomó una aspirina, pero el dolor se hizo más fuerte.

Inmediatamente entendió la señal y se sentó a escribir. Escribió las instrucciones para después de su muerte y acomodó todos sus papeles legales sobre la mesa. Entonces escribió una carta amorosa despidiéndose de todos sus amores: hijos, nietos, bisnietos, hermanos… Regalaba bendiciones y consejos. “Los recordaré siempre”, decía. “No sé si llegaré a la mañana”. Y se acostó a dormir.

En algún momento intentó levantarse y cayó herida por un ACV que la dejó en coma. Así esperó hasta que pude llegar a despedirla y recién entonces exhaló su último aliento.

La Abuela Tina había elegido: no llamó pidiendo auxilio, arriesgándose a un declive lento y doloroso en un hospital. Había conseguido disfrutar de la vida y ante la muerte eligió aceptarla amorosamente y mantenerse dueña de su cuerpo. Mantener su poder de decisión. Mantener su poder. Expresar su amor por la vida. Recibió la muerte en plena vida.

* Periodista mexicana, narradora oral, facilitadora de grupos, terapeuta con Enfoque Centrado en la Persona y Gestalt e instructora asociada del Sistema Tao Curativo.

10/CV/LR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: