Inicio Mariana Pineda

Mariana Pineda

Por Erika Cervantes

A las y los integrantes de la Red Nacional de Periodistas por el trabajo comprometido.

Cada día, los medios de comunicación reportan al menos un hecho sangriento relacionado con una mujer, miles de mujeres mueren a manos de sus compañeros, familiares o instituciones.

La causa puede ser diversa pero en la mayoría por atreverse a ser, a decir o a cambiar el rumbo, eso fue lo que hizo Mariana Pineda y por lo cual fue condenada a morir.

Mariana se atrevió a cuestionar la legitimidad de un poder absoluto y corrupto, a defender las libertades públicas y la igualdad entre los sexos. La mataron a palos a mediados del siglo.

Mariana nació el primero de septiembre de 1804 en Granada, España, segunda hija sobreviviente de María de los Dolores Muñoz y Bueno, de Lucena, Córdoba, plebeya, y de Mariano de Pineda y Ramírez, capitán de navío, retirado, de Guatemala, noble.

Nunca pudo ser reconocida por su padre por la condición plebeya de su madre.

Situación que no pudo evitar el activismo político de Mariana cuando en los mismos círculos liberales y masones no se aceptaba la presencia femenina.

Se casó a los 15 años de edad, y quedó viuda a los 18 con una hija y un hijo, la niña muere a los pocos meses de nacida y solo sobrevive el varón.

Ese hecho impulsó su participación en los círculos políticos liberales aunado a la transformación de actitudes Mariana se atrevió a tener dos amantes, y rechazar los avances amorosos de un hombre apellidado Pedrosa; que más tarde sería el juez que la condenaría a la muerte.

Mariana Pineda cambió el tradicional concepto de honor femenino basado en la pureza sexual, por el de la incorruptibilidad de los principios éticos y la lealtad ideológica, enfrentó a la Violencia Institucionalizada con la coherencia de sus actos.

La causa de su muerte fue la actividad que desarrolló a favor de la libertad, y la causa de su condena fue elaborar un estandarte con el lema Libertad, Igualdad y Ley. Compró para ello un tafetán morado en cuyo centro cosió un triángulo verde. Estos eran los colores del Oriente masónico.

Mariana sabía coser pero no bordar, encargó las letras y la labor a dos criadas, y ése fue el pórtico de su ruina. Cierto clérigo liberal tenía relaciones con una de las criadas y vio el bordado en cuestión.

Por ello, fue encarcelada en el Beaterio de Santa María Egipciaca, un convento con funciones de cárcel creado para rehabilitar prostitutas y que acabó albergando a mujeres condenadas por delitos comunes o políticos.

Mariana Pineda fue condenada y murió asesinada a garrotazos el 26 de mayo de 1831, por el verdugo José Campomonte, poco antes de cumplir 27 años, viuda, con dos niños pequeños. Heredándonos el derecho a la libertad y a transformar nuestra realidad aún a costa de la vida.

2004/EC/LR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content