Inicio Más de 3 mil niñas truncan sus estudios por irse de jornaleras

Más de 3 mil niñas truncan sus estudios por irse de jornaleras

Por irse a trabajar con sus padres y madres a los campos agrícolas del norte del país, cerca de 6 mil niñas y niños indígenas del estado de Guerrero sólo cursan cuatro de los 10 meses que contempla el ciclo escolar de educación primaria.

El coordinador estatal del Programa Nacional de Educación Básica para las niñas y niños de familias jornaleras agrícolas migrantes de la Secretaría de Educación de Guerrero (SEG), Arturo Delgado Torres, detalló que 5 mil 875 niñas y niños indígenas resultan afectados por esa situación.

De esa cifra, 3 mil 551 (el 60 por ciento) son niñas de entre 6 y 12 años de edad, quienes al igual que los niños inician el ciclo escolar en agosto, pero lo suspenden el 3 de noviembre para irse a trabajar como jornaleros agrícolas y regresan en mayo a la escuela para después volver a sus comunidades de origen.

De acuerdo con el funcionario, la cifra de migrantes menores de edad que se quedan sin clases puede aumentar hasta 17 mil en todo el estado, de los que un 60 por ciento ?10 mil 200? son niñas.

Delgado Torres explicó que el subregistro obedece al ocultamiento de información de padres y madres de familia, que por desconocimiento o ignorancia consideran las horas de clase como un tiempo que "no me produce", y bajo ese parámetro se llevan a sus hijas e hijos a los campos de cultivo.

El manejo productivo con el que se mira a las niñas y niños deja lamentablemente "un relativo aprendizaje básico en ellas y ellos", abundó el coordinador estatal de Educación Básica.

Por tanto, el fenómeno de la migración no permite que el ciclo ordinario se cumpla y "que las y los niños asimilen los conocimientos de la educación básica".

Arturo Delgado apuntó que la SEG no aplica sanciones a los padres que "sacan" a sus hijas e hijos de la escuela, pero llevó a cabo por vez primera un programa piloto llamado "Ciclo Escolar Adaptado", durante el periodo vacacional, para extender un mes y medio más el ciclo escolar para 375 niñas y niños en tres comunidades de la Montaña Baja de Guerrero.

Ante el alto grado de pobreza que hace migrar a las familias, éstas ocultan información "porque temen ser obligadas a que sus hijas e hijos cursen el ciclo escolar en las zonas de destino de su migración", advirtió el funcionario estatal.

También dijo que un reto es corroborar que en las zonas de cultivos de los estados de Michoacán, Zacatecas, Sinaloa y Sonora, se exhorte a que las y los menores de edad estén en las aulas, que al inscribir a sus hijos los padres y madres informen que migrarán, pero que permitan a las y los niños continuar sus estudios.

12/IO/RMB/LGL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

Skip to content