Inicio Más de 400 mil embarazos en adolescentes son no deseados

Más de 400 mil embarazos en adolescentes son no deseados

Por Gladis Torres Ruiz

Hoy como cada año en México se conmemora el Día Nacional para la Prevención del Embarazo no Planificado en Adolescentes sin que el panorama desde 2005 haya variado: altas tasas de menores de edad embarazadas, rezago en el acceso de anticonceptivos y una elevada demanda insatisfecha de métodos de control natal entre esa población.

Información del Centro Nacional para la Salud de la Infancia y la Adolescencia (CeNSIA), dependiente de la Secretaría de Salud (Ss), señala que entre el 30 y 60 por ciento de los embarazos en adolescentes no son deseados, por lo que la mayoría termina en abortos inducidos, complicación que representa la cuarta causa de muerte en las mujeres mexicanas.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2006, elaborada por la Ss, en ese año hubo 695 mil 100 embarazos en adolescentes. La tasa de embarazos en niñas y adolescentes para ese año fue de 79 por cada mil mujeres.

Con base en la cifra total de embarazos en adolescentes registrada en 2006 se infiere que hasta más de 400 mil son no deseados, según lo estimado por el CeNSIA.

Autoridades sanitarias nacionales e internacionales advierten que el embarazo en la adolescencia implica mayor riesgo de mortalidad materna, menores oportunidades de educación y en ocasiones, el abandono total de los estudios, así como el fortalecimiento del círculo de la pobreza y un mayor riesgo de daño y mortalidad infantil.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera como embarazo adolescente o temprano aquél que ocurre entre los 15 y 19 años de edad.

GRAVE PROBLEMA

Las cifras muestran la gravedad del problema en México: de las adolescentes que se embarazan, 80 por ciento abandona sus estudios; 33 por ciento ejerce su maternidad sin ningún apoyo del padre, y 50 por ciento recurre al aborto exponiendo su vida al asistir a lugares inseguros.

Según el programa de Acción de la Conferencia Internacional sobre Población y el Desarrollo (El Cairo, 1994), las madres adolescentes enfrentan un riesgo superior de perder la vida debido al embarazo y el parto, y sus hijas e hijos tienen niveles más altos de morbilidad y mortalidad.

De acuerdo con el Primer Informe de Ejecución del Programa Nacional de Población 2008-2012, del Consejo Nacional de Población (Conapo), son las adolescentes de estratos socioeconómicos bajo y medio bajo, las más vulnerables a presentar embarazos no planeados e infecciones de transmisión sexual (ITS). A pesar de ello, esta población sigue sin acceder a métodos de anticoncepción y servicios de salud amigables.

El Centro Latinoamericano Salud y Mujer (Celsam) señala que el derecho a la salud se garantiza con el acceso a información, educación y servicios de calidad para ejercer la sexualidad libre de riesgos de embarazos no planeados, ITS, violencia o cáncer cérvico uterino.

La organización documenta que sólo una de cada 10 adolescentes solteras y sexualmente activas en México usa métodos anticonceptivos.

En el artículo “35 años de planificación familiar en México”, el cual forma parte del informe La Situación Demográfica de México 2009, elaborado por el Conapo, se afirma que una de cada tres mexicanas se embaraza por primera vez antes de cumplir los 20 años, y en siete estados el embarazo en adolescentes ocurre con mayor frecuencia por la demanda insatisfecha de métodos anticonceptivos y la desinformación.

Para la especialista en derechos sexuales y reproductivos y directora de Ipas-México, Raffaela Schiavon, para disminuir el embarazo en adolescentes son necesarias políticas públicas muy claras y un frente común de todas las secretarías de Estado involucradas, así como terminar con los componentes ideológicos que impiden que las y los adolescentes accedan a los servicios de salud.

Conapo indica que en 35 años, el embarazo en adolescentes disminuyó tan sólo 2 por ciento, lo que demuestra un “estancamiento” en el uso de métodos anticonceptivos.

En el análisis “Evolución de la maternidad adolescente en México 1974-2009”, publicado en el informe Situación Demográfica de México 1910-2010, Conapo señala que en 1974 el 17 por ciento de los nacimientos en el país correspondía a madres adolescentes; en la década de los 80 la proporción creció tres puntos porcentuales, y en 2009 bajó a 15 por ciento.

El Día de la Prevención del Embarazo Adolescente fue instaurado por primera vez en México en 2005 con el objetivo de informar, orientar y educar a las y los adolescentes sobre la prevención de embarazos no planificados y las ITS, incluyendo VIH-Sida.

11/GTR/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content