Inicio Más de 50 años para que las mujeres en el mundo logren la equidad

Más de 50 años para que las mujeres en el mundo logren la equidad

Por Soledad Jarquín

Para lograr la equidad de las mexicanas, como se acordó hace una década en la Cuarta Conferencia Mundial de la Mujer en Pekín, tendrán que pasar mas de 100 años y ningún país en el mundo conocerá la igualdad entre hombres y mujeres en menos de 50 años.

Aunque en casi todas las escalas de índices de equidad de género, México se encuentra entre los países medios, el gobierno apenas ha cumplido el 26.4 por ciento de las metas acordadas por más de 180 naciones en 1994, para el avance de las mujeres.

De acuerdo con el Índice de Compromiso Cumplido Latinoamericano (ICC), presentado aquí en la Organización de las Naciones Unidas (ONU) por el Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas para la Mujer (Unifem) y la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), entre 1995 y 2003, hubo un retroceso en el área de salud sexual y reproductiva.

Sin embargo, con esta medición en la que participó la organización no gubernamental Equidad de Género: Ciudadanía, Trabajo y Familia, México reportó 75 por ciento de las metas acordadas en el tema de mujeres y pobreza.

Entrevistada en Nueva York durante los trabajos de la 49 Sesión de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer (CJSW), donde se evaluaron los logros en una década desde los compromisos hechos en Pekín, Lucía Pérez Fragoso, coordinadora del ICC en México, abundó sobre los resultados.

Dijo que para la medición de avances, en 18 países de América Latina y el Caribe, se acordó analizar únicamente datos oficiales, por lo que un programa como Oportunidades “salta” en los índices de medición de pobreza.

De mantenerse el mismo paso, abundó la economista y feminista, no se logrará la equidad económica para las mexicanas antes de 65 años ni la equidad política en 107 años.

COMPARACIONES ODIOSAS

Mientras que Chile avanzó en seis puntos porcentuales desde 1995 en el cumplimiento de las metas adquiridas en Pekín, al pasar del 69 por ciento al 75.2 por ciento y ubicarse como el país con los mayores logros para la población femenina, México se estancó con un avance de 66 por ciento entre la última administración priísta y la primera panista.

Delante de México se ubicaron en el ICC general, República Dominicana con el 72 por ciento de metas avanzadas, Panamá con 69 por ciento, Paraguay y Venezuela con 68 por ciento. El Salvador, con las heridas frescas de la guerra civil, tiene al igual que nuestro país un avance de 66 por ciento.

La República Dominicana logró 97 por ciento de la meta de salud sexual y reproductiva, mientras que los mayores avances en el acceso al poder son de Costa Rica con 46 por ciento de metas cumplidas.

Cabe señalar que para medir la participación femenina y acceso al poder se toman en cuenta el número de mujeres en los parlamentos, ministerios y posiciones ejecutivas en los gobiernos de todos los niveles, así como su participación para dirigir partidos o instancias como el Instituto Federal Electoral (IFE).


OTRAS ODIOSAS COMPARACIONES

Por otra parte, México tampoco obtiene “estrellita” en el Monitoreo Global llevado a cabo por la Organización de Mujeres para el Ambiente y el Desarrollo (WEDO), fundada por la legendaria Bella Abzbug por promover la participación de más mujeres de países pobres en el ámbito de las Naciones Unidas.

De acuerdo con el Monitoreo Global, el reporte oficial de las mexicanas indica que conforman el 22 por ciento del poder legislativo mientras que Costa Rica y Argentina tienen un 35 por ciento de legisladoras en sus congresos,

Igualmente, la WEDO compara a México, El Salvador y Panamá en cuanto a la brecha de analfabetismo en las mujeres. Y nos compara con Guatemala a la hora de medir la brecha campo-ciudad en lo que toca a la fertilidad, por arriba de Brasil.

En tanto que la publicación de la Encuesta Mundial de Mujeres preparada por la Oficina de Estadística de la ONU sitúa la legislación sobre licencia de maternidad en México (12 semanas con sueldo) a la altura de Angola, Gambia o Marruecos, mientras que Noruega otorga 18 semanas a la madre y 26 semanas extra a la madre o padre que esté a cargo del recién nacido.

Este atlas estadístico detalla también un salto positivo en México para equiparar los sueldos para mujeres con los de los hombres al pasar de una diferencia hasta de 50 por ciento entre unos y otras hasta “solamente” 30 por ciento.

Pero al mismo tiempo, la ONU advierte sobre el creciente fenómeno de mujeres trabajadoras en el sector informal urbano de un 55 por ciento en México frente a 30 por ciento en Sudáfrica.

Mientras que Hong Kong y las dos Coreas –por mencionar dos países todavía considerados en desarrollo—todas las mujeres reciben atención prenatal, la ONU reporta que en México solamente 71 por ciento tienen acceso a este servicio básico de salud.

Como consuelo, quedan algunos datos: en el africano Benin 97 por ciento de mujeres están en el sector informal, en Nepal 66.9 por ciento de las jóvenes no saben leer y hasta 89.2 por ciento de las mujeres mayores tampoco. Y en Afganistán solamente ocho por ciento de las mujeres recibe atención en el embarazo.

EL INFORME DE KOFI ANNAN

Más tolerante con los estados-miembro aparece el informe del secretario general Kofi Annan sobre el Examen de la Plataforma de Acción de la Mujer (PAM), que es una recopilación de los cuestionarios enviados a los países para esta evaluación que inició el 28 de febrero y culmina el 11 de marzo.

El secretario general destaca la creación de cuotas para promover más mujeres en puestos de elección en México, los apoyos monetarios para mujeres pobres con Oportunidades, los presupuestos desagregados por sexo de la federación y la tipificación de la violación conyugal como un delito.

APARECEN LAS MUJERES EN CIFRAS

Uno de los grandes compromisos adquiridos por las naciones hace una década en Pekín fue hacer visible la problemática entre hombres y mujeres mediante el uso de las estadísticas.
Todas las personas que se han dedicado a esa tarea coinciden en que es pesada y requiere constantes ajustes, pero se han podido generar las llamadas estadísticas desagregadas por sexo.

Apenas hace 30 años, cuando se llevó al cabo la Primera Conferencia Mundial de la Mujer en la ciudad de México en 1975, ni siquiera se entendía que relación había entre el avance de las mujeres y la fecundidad, y tres décadas después la discriminación es un factor decisivo entre la vida y la muerte para las mujeres indígenas.

2005/MR-SJ/

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content